Quim Torra y Pere Aragonés, durante un pleno del Parlament.

Quim Torra y Pere Aragonés, durante un pleno del Parlament.

España INDEPENDENTISMO

Torra y Aragonès acusan al Estado de haber hecho "guerra sucia económica" contra el 1-O

El president, Quim Torra (PDeCAT), y su número dos, Pere Aragonès (ERC), tratan de mostrar unidad señalando al Estado como enemigo común.

El bloque independentista del Govern trata de dar imagen de unidad en plena crisis interna. Y para elo, nada mejor que mantener en todo lo alto al enemigo externo y común. Así, Quim Torra, presidente de la Generalitat (PDeCAT), y Pere Aragonès, vicepresidente (ERC), han señalado este sábado al unísono al Gobierno de Mariano Rajoy de haber hizo "guerra sucia económica contra el 1-O".

Esto lo afirma Aragonès en un tuit después de otro mensaje en la red social en que apunta el titular de este sábado del diario Ara según el cual "El Estado sacó miles de millones de depósitos de los bancos catalanes el 2-O'.

La información afirma que hubo una gran fuga de capitales de los grandes bancos catalanes, de los que administraciones y empresas públicas estatales sacaron dinero.

En otro tuit, el presidente Quim Torra tacha de escándalo gravísimo "cómo el Estado utilizó todos los medios a su alcance para abatir una causa justa".

"¡Incluso desestabilizar la economía! Exigiremos todas las explicaciones y las investigaciones que haga falta" y depurar responsabilidades, añade Torra.

Y Pere Aragonès ha avisado: "Iremos hasta el final para saber quién y cómo decidió jugar a la crisis financiera para salvar la unidad de España".

Ada Colau pide "transparencia"

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido "transparencia y explicaciones" al Estado porque los ciudadanos merecen saber la verdad, al ser preguntada en una rueda de prensa.

Ha añadido que muchos de los que hicieron movimientos en ese momento los efectuaron "al margen de las presiones o movimientos del Estado".

También ha considerado que el papel del Estado fue "lamentable" pero ha recordado que los grandes operadores financieros y económicos explicaron que los desplazamientos estaban relacionados con una cuestión jurídica y la inseguridad que generaba la declaración unilateral de independencia.