Pedro Sánchez, Felipe VI y otras autoridades este viernes en Barcelona.

Pedro Sánchez, Felipe VI y otras autoridades este viernes en Barcelona.

España ANIVERSARIO ATENTADOS 17-A

Gritos de "viva el Rey" y "no estás solo" a la llegada de Felipe VI a Plaza Cataluña

Claudia Marqués Alberto Lardiés

La llegada del Rey al acto del homenaje a las víctimas del 17-A en la Plaza de Cataluña ha sido distinta a la esperada. Contra todo pronóstico, Felipe VI ha sido recibido al grito "¡Viva el Rey!" y "¡No estás solo!". Una ovación lanzada por un grupo de los asistentes entre el silencio de la gran mayoría. Los Reyes han presidido el principal acto de unas emotivas y sobrias celebraciones en este aniversario de los fatídicos atentados.  

El citado apoyo al monarca mediante gritos de los asistentes llega horas después de la colocación de una pancarta en contra de Felipe VI en la misma plaza donde se celebra el homenaje. A raíz de lo ocurrido, numerosos independentistas han llenado Twitter de comentarios contra lo que consideran "una falta de respeto" a las víctimas por la politización de este acto. 

Lo más llamativo de lo sucedido es que los gritos a favor de Felipe VI se han escuchado a pocos metros de la pancarta colocada este jueves contra el Rey. En concreto, en la pancarta contra el monarca se podía leer este mensaje: 'The spanish King is not welcome in the catalan countries' (El Rey de España no es bienvenido en los países catalanes). Fue desplegada a última hora de la tarde del jueves y, sobre las 5.00 horas de la mañana, los Mossos hicieron un intento de retirarla pero después desistieron.

Actos sobrios y emotivos

Además del acto central de la Plaza de Cataluña, este viernes también se ha recordado a las víctimas de los atentados mediante una ofrenda floral ante el mosaico de Joan Miró en La Rambla. Allí han depositado flores tanto los familiares de los fallecidos como los representantes políticos.

La sobriedad y la emoción se han extendido durante los diversos actos de recuerdo a las víctimas. Se esperaban posibles gritos contra Felipe VI, más aún tras la aparición de la citada pancarta en su contra, pero finalmente se han impuesto el silencio y la calma, con la excepción de los gritos de respaldo al Rey.