Míriam Nogueras, nueva vicepresidenta del PDeCAT y diputada en el Congreso.

Míriam Nogueras, nueva vicepresidenta del PDeCAT y diputada en el Congreso. Efe

España RTVE

El PDeCAT, roto por Puigdemont, amenaza con tumbar la RTVE y el techo de gasto de Sánchez

  • Escena insólita en la votación de la nueva administradora de RTVE a dos días de votaciones cruciales en el Congreso.
  • Cuatro diputados, con Campuzano a la cabeza, entran a votar y los otros cuatro, incluida la nueva vicepresidenta del PDeCAT, se quedan fuera alegando "reuniones" de última hora.
  • Este viernes, cuando cada voto cuenta, el PDeCAT es imprescindible para que Rosa María Mateo dirija RTVE y Sánchez saque adelante sus objetivos de deuda y déficit. 

Acabó la votación y nadie se explicaba qué había pasado. Los ocho diputados del PDeCAT estaban en Madrid y se habían dirigido al hemiciclo para el pleno en el que se votaba a Rosa María Mateo, propuesta por el Gobierno como administradora única de RTVE.

Hasta la llegada fue muy estudiada. Carles Campuzano, portavoz del grupo y considerado uno de los diputados moderados y dispuestos a facilitar la gobernabilidad, caminaba junto a Miriam Nogueras, la nueva vicepresidenta del PDeCAT tras el congreso de este fin de semana en el que Carles Puigdemont tomó de nuevo las riendas del partido. ¿Quién dijo cisma? Estaban todos.

Sin embargo, a la hora de votar sólo había cuatro en el hemiciclo: Campuzano, Jordi Xuclá, Ferran Bel y Feliu Guillaumes, considerados los más moderados y pactistas. Los otros cuatro, liderados por Nogueras, y que incluyen a Sergi Miquel, Toni Postius y Lourdes Ciuró, más cercanos a Puigdemont, se quedaron fuera.

La votación de este miércoles tenía poco suspense. Ni de lejos iba a contar Mateo con los 234 votos (dos tercios de la cámara) necesarios, por lo que la votación determinante será la del viernes, en la que el Gobierno necesita tan solo la mayoría absoluta (176) y que no se equivoque nadie, como la última vez que se votó sobre RTVE

¿Y el viernes?

Pero el gesto dibuja un grupo partido en dos entre moderados y cercanos a Puigdemont. El portavoz, Campuzano, no era capaz de explicar tras el pleno las ausencias. Fuentes del grupo aseguraron que los cuatro que no entraron a votar tenían "reuniones", sin explicar su naturaleza. Los diputados se escabullían por los pasillos sin querer dar explicaciones. 

En el aire flota la pregunta. ¿Qué pasará el viernes, cuando cada voto cuenta? Campuzano asegura que de los ocho, siete asistirán y votarán "sí" a Rosa María Mateo para no brindarle una victoria política al PP a costa de la televisión y radio públicas. Faltará Postius, uno de los cercanos a Puigdemont, porque es concejal en Lleida y tiene un pleno al que prefier asistir.

Pero los tres diputados críticos restantes no aclaran su voto, que es clave, y en el PSOE podrían ponerse nerviosos, por más que Xuclá, uno de los moderados y un viejo conocido del Congreso, entrase al hemiciclo departiendo amigablemente con Adriana Lastra. 

Un voto "gratis" no, gracias

Si la votación de RTVE pende de un hilo, todavía es más incierto es el resultado de la votación de los objetivos de déficit y deuda, también el viernes, y que pende de la misma aritmética. El PDeCAT tiene aún menos incentivos para apoyar la propuesta del Gobierno, sobre todo teniendo en cuenta que en el Senado probablemente naufragará por la mayoría absoluta del PP.

Un voto "gratis" e "improductivo" no serviría de nada, según Campuzano, que pide más medidas al Gobierno a cambio de su voto a favor. EN el PDeCAT hay la sensación de que el Gobierno y el grupo socialista no está trabajando suficientemente sus apoyos. "Hay que currárselo un poquito más", reconocen fuentes del partido nacionalista.