Los candidatos Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado en el Congreso de los Diputados.

Los candidatos Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado en el Congreso de los Diputados. Efe

España

Casado busca el pacto con Cospedal contra Soraya pero Maillo advierte: "En política, 1 más 1 no son 2"

El coordinador del PP no descarta una candidatura unitaria pero ve más probable que la decisión recaiga sobre los compromisarios. 

Después de una votación muy reñida en la que sólo al final de la noche se sabría con certeza quién había ganado la primera vuelta de las primarias en el PP, Soraya Sáenz de Santamaría (36,9%) y Pablo Casado (34,3%) son los dos candidatos elegidos para disputar el liderazgo del partido. Los dos se han impuesto a María Dolores de Cospedal que, pese a haber perdido la primera votación, puede ser clave en la elección del sucesor de Mariano Rajoy

Los resultados de este jueves.

Los resultados de este jueves.

El futuro presidente del partido se decidirá los próximos 20 y 21 de julio en el Congreso Extraordinario en el que solo votarán los 3.184 compromisarios elegidos en urna por los militantes este jueves. En su comparecencia tras asumir la derrota, reconoció que ahora abre un "período de reflexión" para que ese 25,92% de votos que ha obtenido su candidatura vaya a la candidatura que "sea lo mejor para el futuro del PP y de España"

Los pocos votos de diferencia entre los dos candidatos ganadores (tan sólo 1.500) hacen que la decisión dependa de los afines a Cospedal. Si estos ofrecen su apoyo a Pablo Casado, éste se haría con la presidencia del partido pese a la victoria de Santamaría entre la militancia. 

Pablo Casado competirá por presidir del PP en la segunda vuelta

En la noche del jueves, y tras conocer los resultados, Pablo Casado ha dejado claro que tiene intención de seguir adelante con su candidatura y que, para ello, quiere aglutinar los votos de las candidaturas que no han salido adelante. "He hablado con todos los candidatos que han participado en este Congreso, les he felicitado y he respetado las normas en todo momento. Los dos que pasamos a segunda vuelta vamos muy igualados y las candidaturas que se han quedado atrás cuentan con muchos apoyos y a mí me gustaría integrarlas. En mi candidatura cabe todo el partido, lo dije desde el primer día", insistió.

Ya este viernes, en declaraciones a los medios, reiteró su proposito: "Cumplimos las normas, pero también salimos a ganar hasta el final, y como salimos a ganar hasta el final con una candidatura integradora, en la que desde el principio hemos dicho que cabía todo el mundo y que garantizábamos que el partido no se fracturara, pues eso es lo que vamos a hacer". 

En este sentido, Casado confirmaba un primer contacto con la ganadora de la primera vuelta y asegura: "Yo creo que este proyecto es el que es ganador y que tiene que volver a convencer a todos. Nos echamos a la carretera, cuento con vuestro apoyo y os digo que vamos a ganar".

Sáenz de Santamaría, por su parte, tendió la mano a su opositor, en un discurso que buscaba un posible acuerdo entre los dos. "Quiero hablar con Pablo Casado. La gente me pedía unidad y desde esas peticiones me voy a dirigir a él para ofrecer juntos a los militantes integración y unidad", dijo.

Acuerdo difícil

Ante este escenario y las declaraciones de los candidatos, el coordinador del Partido Popular, Fernando Martínez Maillo, ve poco probable un acuerdo entre los dos ganadores y cree que el nuevo presidente del PP será elegido por los compromisarios, en el Congreso.

"No descarto una candidatura unitaria, pero es verdad que parece que no es la vía que se vaya a seguir, aunque ayer hayamos escuchado expresiones como "la mano tendida" e "integración"", ha dicho en declaraciones a RNE. "Tenemos 15 días para ver si es posible algún tipo de acuerdo y si no, pues el proceso sigue. Los compromisarios tienen la ultima palabra y no pasa nada", ha señalado. 

Maillo ha subrayado que las cuentas pueden no ser tan obvias como se pueda creer y que el resultado no está, de ninguna manera, asegurado. "Sabemos que uno más uno, a veces, no son dos. En política las cosas no funcionan así. Ahora es un nuevo proceso y los compromisarios pueden no pensar acorde con esas sumas que se están haciendo. Es un proceso distinto y la verdad es que a mí no me convence ninguna de las sumas que he visto hasta ahora".

El coordinador del PP ha rechazado también calificar a María Dolores de Cospedal como la principal derrotada de anoche. "Ha tenido una votación muy significativa. De hecho, entres los tres, [Santamaría, Casado y Cospedal] han conseguido casi el 100% de los votos así que la votación de todos es muy expresiva", ha considerado. Sobre si la llave de la elección podría estar en los compromisarios afines a Cospedal, Maíllo ha vuelto a subrayar que se trata "de un proceso complicado y que hay que esperar al final para poder hacer una valoración completa". 

Aznar, al margen

José María Aznar, que no ha expresado su apoyo público a ninguno de los candidatos, y ya había anunciado que no iba a participar en la votación, no ha querido comentar los resultados ni las posibles alianzas

El día después de las votaciones, el expresidente del Gobierno ha vuelto a recalcar su voluntad de mantenerse "al margen de todo el proceso", resaltando que "España necesita una renovación indispensable del centro-derecha". El expresidente ha precisado que un PP "fuerte" deberá desafiar los riesgos que el país tiene por delante y deberá ser capaz de enfrentarse a la "mayor amenaza" que tiene España: "el separatismo y un Gobierno cómplice de ese separatismo".