Un tenderete de los CDR en Figueres.

Un tenderete de los CDR en Figueres.

España

Los CDR rodean a un militar y a su familia en Figueras y le rompen el cristal del coche

El suceso se produjo en una barrera colocada en mitad de la vía por los CDR, que detectaron la presencia de una bandera española en el retrovisor; el militar iba de paisano.

Un centenar de miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) protagonizó este lunes un incidente en la localidad de Figueras al asaltar un vehículo en el que viajaban un militar del Ejército de Tierra destinado en la base de Sant Climent de Sescebes y su familia. Los radicales cortaron la vía y rompieron la luna delantera del coche al detectar la presencia de una bandera española que colgaba del espejo retrovisor. El militar iba de paisano.

El episodio tuvo lugar este lunes. Los CDR convocaron una jornada de actos en Figueras para pedir la liberación de los políticos encarcelados por su implicación en el procés independentistas.

Los actos incluían una marcha, a las 19.00, que debía alcanzar el cuartel de la Guardia Civil de la localidad.

Según apuntan fuentes castrenses a EL ESPAÑOL, el suceso se produjo en una barrera improvisada por los manifestantes, con la que cortaban el tráfico a los vehículos. Uno de ellos era el del militar, un cabo 1º destinado en la Base Militar Sant Climent de Sescebes, que viajaba con su familia a bordo de su vehículo. El militar viajaba vestido de paisano.

Los manifestantes detectaron una bandera española que colgaba del espejo retrovisor, en el interior del vehículo. El encuentro provocó momentos de tensión. Los manifestantes increparon al militar y a su familia, a la vez que proferían insultos contra ellos. Uno de los miembros de los CDR rompió la luna delantera del vehículo.

Ante esa tensión y con el ánimo de proteger a su familia, el militar abandonó rápidamente el lugar de los hechos a bordo de su propio coche, apunta a este diario un portavoz del Ejército.

Los Mossos d'Esquadra identificaron a los autores de los hechos. La víctima también requirió la intervención de la Guardia Civil.