El guardia civil, cantando fandangos frente a una cacerolada en Calella.

El guardia civil, cantando fandangos frente a una cacerolada en Calella.

España

Fandangos contra caceroladas: la última 'lucha' de la Guardia Civil en Calella

Un agente sale al balcón de su hotel y canta un fandango para acallar la cacerolada independentista que se había organizado como protesta por su presencia para el 1-O.

La Guardia Civil y la Policía Nacional desplazada a Barcelona para garantizar la seguridad de cara a la celebración del referéndum del 1 de octubre está sufriendo escraches y pegadas de carteles por parte de los independentistas allá donde se encuentran.

La respuesta de un guardia civil de Sevilla ante un escrache en Cataluña

Su respuesta, hasta ahora, había sido la paciencia y la retirada de elementos independentistas en cuarteles. Pero ahora, se ha unido un arma más para luchar contra los que le increpan: la música.

Un guardia civil de Sevilla, alojado en un hotel de Calella (Barcelona) junto con su grupo, salió al balcón de su habitación y empezó a cantar un fandango con la esperanza de que parara la cacerolada que se había organizado en la puerta del establecimiento.

El cante levantó aplausos, olés y consiguió por un tiempo silenciar el ruido de la protesta.