Sánchez, ante miles de persones en la Fiesta de la Rosa de Gavá (Barcelona).

Sánchez, ante miles de persones en la Fiesta de la Rosa de Gavá (Barcelona). EFE

España INDEPENDENTISMO

El PSOE: "El choque de trenes en Cataluña es ya irreversible"

Sánchez sigue con "máxima preocupación" los últimos acontecimientos y piensa ya en la solución que tratará de abanderar a partir del 2-O.

Noticias relacionadas

"Máxima preocupación". El círculo más cercano a Pedro Sánchez sigue con consternación cada nuevo paso del independentismo en Cataluña hacia el referéndum de autodeterminación del 1 de octubre suspendido por los tribunales. Al mismo tiempo, compagina sus temores a un deterioro aún mayor de la situación política y social con un apoyo cerrado pero genérico al Gobierno

Fuentes del entorno de confianza del líder del PSOE explican a este diario que creen que el "choque de trenes" entre el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "es ya irreversible". Los actos de campaña protagonizados por Puigdemont y el independentismo no permiten a Sánchez pensar en ni el más mínimo paso atrás. Antes al contrario. Por otra parte, los socialistas asumen que a Rajoy no le queda otro remedio de aplicar la ley hasta impedir la independencia de Cataluña con las herramientas a su disposición, aunque le exigen una respuesta proporcionada. 

Según el día, el PSOE y el PSC, punta de lanza de Sánchez con Miquel Iceta a la cabeza, ponen el acento en un elemento u otro. Pero hay cosas que no cambian: su apoyo al Gobierno y el carácter genérico de ese respaldo.

Este domingo, sin ir más lejos, Sánchez no se refirió al control de pagos de la Generalitat decidido el viernes por el Consejo de Ministros, una decisión sin precedentes en la democracia española que implica la intervención de las cuentas catalanas y el abono directo de las nóminas de los funcionarios. 

"No vamos a jalear cada decisión que tome Rajoy", explica otro colaborador de Sánchez. Los socialistas creen que, por responsabilidad de Estado, deben estar al lado del Ejecutivo, pero son conscientes de que una excesiva cercanía puede chamuscar la imagen de líder de izquierdas antagónico a Rajoy que Sánchez se labró durante las primarias. Al mismo tiempo, aparecer siempre con el PP abriría espacio político a Pablo Iglesias en el conjunto de España y a Ada Colau en Cataluña. 

"Más claros no hemos podido ser en nuestro apoyo al Gobierno. Es imposible que nadie tenga dudas sobre nuestra postura", insiste otro miembro del equipo de confianza del líder socialista. 

Cinco días de gira internacional

Tanto es así que Sánchez abandonará Madrid este miércoles para iniciar una gira internacional que lo llevará a una reunión de la Internacional Socialista en Nueva York (EEUU), un foro internacional en Toronto (Canadá) y la conferencia anual del Partido Laborista británico, en Brighton, donde se reunirá con su líder, Jeremy Corbyn. En total serán al menos cinco días fuera de España en los que seguirá a través del teléfono móvil los acontecimientos. 

Sánchez no tiene esperanzas en que la creación de la comisión parlamentaria que ha propuesto para revisar el modelo territorial pueda relajar la tensión antes del 1 de octubre, aunque fuese levemente. Por ese motivo se conforma ya con que se cree, aunque sea después. Según Sánchez, lo importante es que se aborde la solución del problema. Si antes del 1 de octubre no se puede más que estar con el Gobierno e impedir el referéndum, a partir de ese día tocará buscar un pacto que necesariamente tendrá que contar con las fuerzas independentistas. 

Durante su intervención de este domingo, ante miles de socialistas en la Fiesta de la Rosa de Gavá (Barcelona), Sánchez criticó los años de Gobierno de Rajoy"No ha hecho antes lo que tenía que haber hecho, que es hablar y encontrar una solución política", dijo. "Si usted da ese paso y contribuye a una solución política que solucione esta crisis, va a contar con el apoyo sincero y leal del PSOE", añadió. En otras palabras, el apoyo del PSOE llega hasta la contención del independentismo en torno al 1-O. Luego, ya se verá. 

"Frente al fatalismo, tenemos que construir un mensaje de esperanza porque hay una salida sin necesidad de romper nada". Se trata de la reforma constitucional que él quiere abanderar y a la que el PP ya no se niega en redondo, como hasta hace muy poco tiempo.