El presidente de la Generalitat, durante la entrevista

El presidente de la Generalitat, durante la entrevista EP

España

Puigdemont acusa al Estado de "poner puertas al campo" al cerrar la web del 1-O

El presidente de la Generalitat afirma que la prohibición atañe a algo del siglo XXI "con legalidad del siglo XX y métodos del siglo XIX".

E.E.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha acusado  al Estado de intentar "poner puertas al campo" al cerrar la web del referéndum impulsada por el Govern.

La Guardia Civil ha cerrado por orden judicial la web oficial del referéndum sobre la independencia de Cataluña convocado para el próximo 1 de octubre en Cataluña y suspendido por el Tribunal Constitucional, aunque poco después Puigdemont ha difundido dos nuevos dominios para acceder a la página.

En declaraciones a TV3, Puigdemont ha comentado que "intentar poner puertas al campo, combatir lo que es una expresión muy propia del siglo XXI", como es internet, a base de "legislación del siglo XX y con métodos del siglo XIX, no funciona".

"Finalmente, la gente encuentra la manera de sortear estos muros virtuales", ha dicho Puigdemont, que ha señalado que "el mundo de comunicación electrónica no tiene fronteras".

Sobre la renuncia de numerosos medios de comunicación catalanes a publicar el anuncio de la Generalitat sobre el 1-O, ha asegurado que "los gobiernos deben respetar las decisiones de las empresas privadas", porque no pueden "obligarlas" a difundir esta campaña.

No obstante, ha quitado hierro a la decisión de estos medios, porque en realidad ya "se ha conseguido" que los ciudadanos sepan que el Govern convocó un referéndum para el 1 de octubre.

Puigdemont ha dicho sentirse "sereno, tranquilo, determinado" y "satisfecho de poder cumplir" el encargo de llevar a Cataluña hacia un referéndum, aunque ha reconocido que la situación impone "respeto", si bien es "exactamente" como había previsto.

Puigdemont ve una "barbaridad" investigar a alcaldes 

Puigdemont ha criticado  que es una "barbaridad" que la Fiscalía General del Estado haya ordenado investigar a los alcaldes catalanes que quieran colaborar con el referéndum del 1 de octubre.

"En el mundo occidental, ¿alguien puede pensar que deteniendo al 75% de los alcaldes está contribuyendo a solucionar el problema?", se ha preguntado, y ha avalado que la mayoría de alcaldes hayan decidido ir declarar porque no han cometido ningún delito, a su juicio.

Puigdemont asegura que todo estará listo para votar el 1 de octubre pese a trabas como esta: "Claro que se votará. Si no podemos contar con el mundo local no pasa nada. Saldremos adelante", y ha anunciado que asistirá al acto que han preparado los alcaldes para este sábado.

Las entidades municipalistas Associació de Municipis per la Independència (AMI) y Associació Catalana de Municipis (ACM) han llamado este miércoles a los alcaldes a que vayan a declarar y Puigdemont lo ha considerado que es una decisión "correcta".

"Nadie comete un delito poniendo urnas ni poniendo papeletas. Es un engaño --la decisión de la Fiscalía--. Es un otra maniobra del miedo, pero no tiene ningún fundamento legal ni jurídico", ha concluido el presidente de la Generalitat.