Hay un esfuerzo apasionado y creciente entre los inversionistas y filántropos en todo el mundo para centrarse menos en el cambio a corto plazo o sólo a nivel de proyecto o programa. Veo cómo, cada vez más, se están uniendo individuos y organizaciones de todas las áreas y están dirigiendo sus esfuerzos hacia un progreso más transformador en los desafíos que enfrentamos hoy.

El esfuerzo global, conocido como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), hace un llamamiento a todos los sectores para lograr un mundo “libre de pobreza, hambre, enfermedad y miseria, donde todas las formas de vida puedan prosperar. Un mundo libre de miedo y violencia”. Estas son sólo algunas de las aspiraciones descritas en la declaración de visión que precede a la lista de ODS.

Rosa Madera, fundadora y CEO de Empatthy.

Rosa Madera, fundadora y CEO de Empatthy.

Alcanzar los ODS requerirá muchos más recursos de los que se aplican actualmente. Para acabar con la pobreza, para combatir el cambio climático, para lograr la igualdad de género, para “no dejar a nadie atrás” y estar verdaderamente preocupados por las personas más olvidadas y desfavorecidas de cada sociedad. Las fundaciones familiares y las fundaciones corporativas deben contribuir a este esfuerzo cada vez mayor de muchas maneras.

Algunos están cambiando la forma en que otorgan donaciones o su cantidad. Otros apoyan ya la infraestructura de los ODS para que los financiadores puedan colaborar mejor. Muchos están haciendo coincidir sus áreas programáticas existentes con las metas de los ODS, en un proceso que llamamos "alineación".

"Alcanzar los ODS requerirá muchos más recursos de los que ahora se les están aplicando"

Pero trabajar juntos para usar los ODS nos permite a cada uno de nosotros, como inversionistas, filántropos u organizaciones con 'propósito social', como Empatthy, vincular ese trabajo diario cada vez más con la agenda global de ODS que encarna la ambición, la urgencia y las soluciones sistémicas para los desafíos apremiantes de nuestro tiempo.

Grandes Fundaciones siguen investigando cómo hacer más inversiones relacionadas con la misión. Se están desprendiendo de los combustibles fósiles y están tratando de ser inteligentes en términos del dónde y el cómo, haciendo análisis para entender qué se debe hacer y cómo cambiar el rumbo de este barco.

Todos tenemos que ser actores activos contra la injusticia social y el cambio climático. Es muy positivo cómo las empresas están cambiando las operaciones hacia estrategias "verdes". Convertirse a ESG significa que cada empresa debe elegir un área de enfoque y debe demostrárlo públicamente. En ESG, la transparencia es la clave.

ESG mide los factores ambientales, sociales y de gobierno para evaluar empresas e inversiones en su desempeño no financiero y el progreso en sustentabilidad.

La agenda global de ODS encarna la ambición, la urgencia y las soluciones sistémicas para los desafíos apremiantes de nuestro tiempo

Los inversores utilizan ESG para identificar el rendimiento financiero de una empresa en el futuro. De hecho, cuando una empresa decide invertir, debe tener en cuenta los llamados criterios ESG. Hoy en día, las inversiones ya no se consideran sólo como un asunto económico: son un asunto ambiental, social y de gobernanza. Debido a que los inversores están cuidando estos tres aspectos, las empresas, si quieren sobrevivir, deben lidiar con ellos y enfocar sus operaciones para asegurar que alcancen determinados resultados.

Las nuevas generaciones, en particular los millennials, son cada vez más conscientes de la importancia de estas operaciones para mantener vivo el planeta. Seguramente comprarán productos si saben que no contienen plástico o que el paquete es biodegradable. No olvides que ellos son los clientes del futuro.

Las empresas deben enfocar sus operaciones para asegurar que alcancen determinados resultados en términos Ambientales, Sociales y de Gobernanza

Yo, mujer, fundadora de Empatthy, veo además que las inversiones con foco en género son primordiales. Este tipo inversiones pueden reducir la inequidad de género de tres maneras: cerrando la brecha de financiación para las mujeres emprendedoras, mejorando la equidad en los lugares de trabajo haciendo hincapié en empresas con altos estándares de equidad y logrando que los servicios importantes estén más disponibles para mujeres y niñas.

En definitiva, la inversión de impacto no nos salvará. No es suficiente. La filantropía no nos salvará. La empresa social no nos salvará. Tenemos que conectar los puntos y utilizar todas las herramientas de capital social y financiero que tenemos. Los ODS son, de hecho, extremadamente ambiciosos, pero trabajar juntos con diferentes instrumentos y enfoques para alcanzarlos es nuestra responsabilidad compartida.

***Rosa Madera Nuñez es fundadora y CEO de Empatthy