Fútbol

Los motivos que retrasan el fichaje de Cristiano por la Juve

La oferta del club italiano no llega de modo formal y el Real Madrid exige pactar una salida a la altura de una leyenda. Estas dos razones han impedido que el portugués no sea todavía jugador bianconero. Jorge Mendes trabaja para cerrar todos los flecos lo antes posible y no alargar más en el tiempo el culebrón. 

7 julio, 2018 18:10

Noticias relacionadas

En los planes de Jorge Mendes estaba haber cerrado ya la operación del fichaje de Cristiano Ronaldo por la Juventus. De hecho, según informaban en Italia los medios afines a los bianconeri, la intención de la Vecchia Signora era presentar al portugués este mismo sábado. Sin embargo, ni la oferta ha llegado aún al Santiago Bernabéu ni la incorporación del actual Balón de Oro está completamente cerrada por su negativa a realizar un acto de despedida del Real Madrid. 

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo

LA OFERTA Y LA DESPEDIDA

El representante del futbolista anuló este viernes dos vuelos a Milán tras no haber terminado las negociaciones con el club blanco cómo se preveía. Para que el Real Madrid rebaje la cláusula de rescisión de 1.000 millones de euros a solo 100 ha exigido que Cristiano Ronaldo salga con los honores que merece y explicando que ha sido una decisión personal. La entidad merengue no está dispuesta a que se divulgue desde los medios antimadridistas que ha echado a su estrella y quiere controlar en todo momento la situación. 

De todas formas, en los próximos días se deberán concretar estos flecos. Lo primero de todo es que llegue la oferta de la Juventus, pero el equipo italiano quiere antes que Mendes asegure que el precio es de 100 'kilos'. Un bucle que debe solucionarse con la aceptación de parte de Cristiano de pactar la salida y la imagen pública que se dará a todo el mundo. Además, el Real Madrid está ganando tiempo para seguir perfilando su plan de ataque para sustituir al luso en la plantilla con la llegada de incluso dos estrellas. Neymar es el favorito, pero en las oficinas del Santiago Bernabéu se tiene un plan B con otros nombres sobre la mesa.