Gareth Bale

Gareth Bale EFE

Fútbol LA LIGA

Bale asume el liderazgo del Real Madrid

Noticias relacionadas

El Real Madrid abrió este domingo la temporada liguera y lo hizo con una convincente y plácida victoria frente al Getafe de José Bordalás. El conjunto blanco espantó fantasmas de la pasada temporada de golpe y porrazo y sumó tres puntos en el Santiago Bernabéu para comenzar con el pie derecho la reconquista del campeonato.

La victoria del Real Madrid tuvo un claro protagonista: Gareth Bale. El galés fue el jugador que se le pide ser y lideró el triunfo merengue de principio a fin. Fue el autor del segundo y definitivo gol de los de Lopetegui, pero pudo no ser el único de no ser por culpa del larguero.

Bale guió al Madrid en su estreno liguero

Bale entró enchufado al partido. En la primera mitad, insulsa a ratos del lado merengue, comandó cada ofensiva bien siendo la referencia en ataque o atacando indiferentemente por cada banda bien colgando el balón al área o internándose en ella. En los primeros 45 minutos mereció un gol que no llegó. Un potente cabezazo suyo se estrelló en el larguero de la portería de David Soria, pero poco tiempo después puso un centro que terminaría con el tanto de Carvajal.

Gareth Bale, controlando un balón con el pecho

Gareth Bale, controlando un balón con el pecho EFE

En la segunda parte fue más incisivo si cabe y la recompensa le llegaría en el minuto 51 de partido. Asensio aprovechó un error de Djené para poner un complicado pero preciso centro que Bale cazó para, por tercer año consecutivo, abrir su cuenta goleadora en la primera jornada de Liga.

Referencia en ataque y conexión entre la BBA

Bale fue el líder que tanto necesita el Real Madrid. Ese que tanto necesita el equipo en estos tiempos y que parece haber asimilado a la perfección. No solo fue el mejor del equipo individualmente sino que se centró siempre en el bien común, sin frenar su hambre. Su conexión con Benzema y, sobre todo, con Asensio fue letal y sacudieron al Getafe que trató de aguantar con una defensa bien plantada por Bordalás, pero ni con esas.

Ni mucho menos Bale está en su punto más álgido de su carrera. Apenas acaba de comenzar la temporada y aún tiene que coger más rodaje como el resto de sus compañeros, sin embargo, lo visto hasta ahora da para pensar que este puede ser por fin el año del '11' blanco.

La dinámica del jugador es la misma que adoptó en la final de Kiev, partido que, posiblemente, cambió su futuro. La continuidad del galés no estaba clara, ni él mismo estaba seguro, pero aquella actuación contra el Liverpool convenció en el club de que el galés aún tenía cuerda para rato para cumplir las altísimas expectativas puestas en su día con su fichaje. Un dato clarificador: en el momento de su gol al Getafe, el galés había marcado ocho goles en sus últimos once disparos a puerta en partido oficial.

Gareth Bale y Marco Asensio celebran un gol del Real Madrid

Gareth Bale y Marco Asensio celebran un gol del Real Madrid REUTERS

Su verano ha sido quizás el mejor que se le recuerda de blanco. No tuvo ninguna competición que le impidiera incorporarse el primer día de trabajo -Gales no se clasificó para el Mundial- y durante la gira por Estados Unidos fue de lo más destacado. Marcó contra Juventus, Roma y Milan. En la Supercopa de Europa dejó buenas sensaciones, pero no terminó de soltarse, al igual que el resto del equipo. Ahora toda duda que pudiera surgir de aquel partido -ya toca olvidar- ha quedado resuelto con su actuación en el debut liguero.

Cristiano ya es pasado del Madrid

La salida de Cristiano Ronaldo le abrió aún más las puertas al puesto por el que tanto llevaba aspirando. Ahora es el líder de todo un Real Madrid y está cumpliendo con el rol marcado desde la despedida del portugués. El '7' es pasado. Así insistieron Asensio o Ceballos al hablar después del partido. Cristiano ya se pelea con el gol en Italia -que se le resistió en su debut-, mientras que en Madrid Bale ya ha tomado el trono.