Alisson, portero de la Roma, durante un entrenamiento. Imagen: Instagram (@officialasroma)

Alisson, portero de la Roma, durante un entrenamiento. Imagen: Instagram (@officialasroma)

Fútbol

El Liverpool da por perdido a Alisson y ya tiene sustituto

El conjunto británico ha puesto sus ojos en una de las revelaciones de la pasada Premier League. Se trata de Nick Pope, guardameta del Burnley e internacional con Inglaterra, cuyo precio rondaría los 17 millones de euros. Vía libre para que Alisson fiche por el Real Madrid.

Jürgen Klopp no quiere volver a sufrir lo vivido el pasado 26 de mayo en Kiev. En la final de Champions, cuando el partido marchaba 0-0, la igualdad era máxima y parecía que un mero detalle resolvería el encuentro, Loris Karius se erigió como protagonista insospechado. Le regaló un gol a Karim Benzema y falló, aunque no tan estrepitosamente, en el último de los goles merengues obra de Gareth Bale. Había decantado la final. Esa losa le acompañará para siempre. Y en Anfield tendrá complicado triunfar.

Por ello, el Liverpool está trabajando en hacerse con los servicios de un portero de garantías. En un primer momento, pusieron sus ojos en Alisson, cancerbero de la Roma por el que se pelea media Europa; sin embargo, ante la dura competencia que supone el Real Madrid, los reds parecen haber tirado la toalla.

Nick Pope, portero del Burnley. Foto: burnleyfootballclub.com

Nick Pope, portero del Burnley. Foto: burnleyfootballclub.com

NICK POPE, LA APUESTA DE KLOPP

El elegido, tal y como apunta The Sun, es un portero que ha explotado este curso: Nick Pope. A sus 26 años se ha consagrado como uno de los mejores de la liga inglesa y, en plenitud de facultades, parece estar en el momento perfecto para dar el salto a uno de los principales candidatos a luchar por el título, la próxima temporada. Gareth Southgate incluso le ha dado la oportunidad de estar en la lista de 23 convocados para competir por el Mundial de Rusia, un buen indicador de su nivel. Su fichaje se cifraría en torno a los 17 millones de euros y Pope llegaría con una clara misión al cuadro de Merseyside: hacer olvidar a Karius.