Llull, durante el partido de Liga Endesa entre el Real Madrid y el Bilbao Basket

Llull, durante el partido de Liga Endesa entre el Real Madrid y el Bilbao Basket

Baloncesto RETABET BILBAO 82-81 REAL MADRID

El Madrid hinca la rodilla en Bilbao y pierde la imbatibilidad por el fallo desde el perímetro

Por culpa de la obcecación con el triple, los de Laso pierden en la prórroga su primer partido liguero. Bouteille oposita para estrella.

Noticias relacionadas

El Real Madrid cae derrotado por primera vez en Liga Endesa. El buen hacer de Bilbao Basket, con Bouteille como protagonista, y el nefasto porcentaje de los blancos desde el perímetro, hacen que los merengues dejen atrás el cartel de invictos tras un partido igualadísimo que se definió en el prórroga. [Narración y estadísticas: RETAbet Bilbao 82-81 Real Madrid]

El primer lleno de la temporada en el Bilbao Arena no podía tener otro protagonista que no fuera el Real Madrid. El equipo blanco, con algunas bajas como Randolph, Mejri o Reyes, visitaba el feudo vasco para intentar mantenerse invicto a costa de una de las revelaciones de la temporada. 

Y contra los descubrimientos, veteranía. Jaycee Carroll, que no disputó ni un minuto contra el Barcelona, se encargaba de guiar al Madrid en lo ofensivo en los primeros minutos del partido. Si el norteamericano era el faro del equipo en ataque, Taylor, Garuba y Tavares mostraban los dientes en la zona merengue.

Poco a poco, el equipo de Mumbrú encontraba el hueco en la pintura, pese al esfuerzo de los ya citados, y se acercaban en el luminoso a los blancos. A pesar del inicio fallón de Llull, el balear se entonaba y Mumbrú decidía parar el partido para gestionar un giro en el mismo. El exjugador blanco provocó una reacción sobresaliente de los suyos, de la mano de Lammers y de Jaylon Brown, y Bilbao Basket se marchaba por delante en el marcador al término de los primeros diez minutos (23-21).

Vuelve Thompkins

El segundo acto comenzó con uno de los regresos más esperados. Trey Thompkins volvía a ponerse la elástica blanca, como consecuencia de las bajas de Deck y Randolph, y con tanto afán como desatino iniciaba su redebut. El quinteto inaudito (Laprovittola, Rudy, Nakic, Thompkins y Mickey) que el Madrid mostraba en pista no germinaba como Laso esperaba y el juego blanco continuaba opacándose. 

Con el Madrid grogui y RETAbet corriendo a placer (30-23, minuto 14), llegaban a la memoria las palabras del técnico blanco en la previa: "[...]después de partidos de Euroliga con tanta emoción y poco tiempo de recuperación, históricamente nos suele costar..." Laso conoce a su equipo y sabía lo que esta jornada iba a deparar. 

Bilbao marca el ritmo

Los minutos pasaban y la distancia en el marcador se incrementaba en favor de los hombres de Mumbrú. 14-7 era el parcial que imperaba en un segundo periodo al que le faltaban dos minutos para bajar el telón. Laso paraba entonces el tiempo, desesperado por la falta de juego de los suyos, e incitaba a una reacción basada en la intensidad.  

Cuando se habla intensidad, ahí aparece Usman Garuba para destapar el tarro del vigor. El canterano merengue se fajaba en cada acción en la pintura y evitaba que Bilbao ampliara distancias. Sin embargo, el esfuerzo merengue no fue suficiente para liderar el partido al descanso y RETAbet se marchaba al parón dando el do de pecho y poniendo contra las cuerdas al Madrid (41-37).

Al equipo blanco el descanso le llegaba en un buen momento para restablecer y aclarar ideas, a la par que para concienciarse de la necesidad de ser agresivos en ataque. Pero el Madrid daba una de cal y otra de arena. Si el equipo defendía de lujo, en ataque se obcecaba en triples abiertos que no hacían sonar las redes del aro bilbaíno. 

Taylor entra en cólera

Siete lanzamientos le costó al elenco blanco acertar desde el triple en el tercer periodo. Taylor rompía el mal fario justo antes de que una falta sobre Bouteille le hiciera entrar en cólera. Protestaba el alero, aplaudía al árbitro en la cara y, por lo tanto, su partido ponía punto y final. 

Laprovittola trata de lanzar a canasta en el Bilbao Basket - Real Madrid

Laprovittola trata de lanzar a canasta en el Bilbao Basket - Real Madrid EFE

Servía la expulsión del jugador sueco como acicate a un Real Madrid que comenzaba a pelear cada rebote como si fuera el último. Con Garuba como estrella, rozaba el doble-doble el canterano blanco a falta de 13 minutos para el término del partido, los merengues ponían una marcha más en defensa, pero seguían embarrándose en el lanzamiento de tres. El penúltimo cuarto llegaba a su fin con Bilbao por delante en el marcador (60-54) y con el Madrid con un paupérrimo 17% en tiros desde el perímetro.

Todo en el aire

Pese a los malos tiros desde la línea de 6,75; pese a los altibajos en defensa y pese al tremendo acierto de una futura estrella como Bouteille, el Madrid empataba el partido (60-60, minuto 32). La tranquilidad no duró mucho al cuadro blanco, que veía como todo el trabajo realizado para empatar el choque se desvanecía nuevamente de la mano de Jaylon Brown.

El Madrid se defendía como gato panza arriba pese a los errores desde el triple, pero cuando los blancos estaban con opciones de liderar el partido, el acierto de RETAbet volvía a poner tierra de por medio. Llull sostenía una y otra vez a los suyos, pero con 76-74 Campazzo decidía que una bandeja sencilla no venía bien al equipo, daba un pase en salto, perdía el balón y Rudy cometía una antideportiva que parecía ser el principio del fin. Pero este partido no podía acabar así y, posteriormente después de una gran defensa, tres tiros libres anotados por Llull empataban nuevamente el partido a falta de 30 segundos.

No se iba a mover el marcador del 77-77 y el choque se marchaba a la prórroga. Bilbao Basket es el equipo que más overtimes ha disputado en lo que va de temporada y siempre habían finalizado estos con derrota. Contra el Madrid ampliaba este número y esperaba acabar con su mal fario.

Comenzaba el tiempo extra con el Real rozando lo cómico desde el perímetro, pero sobreviviendo gracias al poderío de los interiores blancos en el rebote ofensivo. Garuba y Tavares, nueve capturas entre ambos, sostenían a un Madrid que seguía con miedo a liderar el partido y que entraba en el último minuto con opciones de victoria pese a todo lo vivido.

Con 82-81 tenían los blancos la última posesión. El balón fue de Llull a Rudy para, sin saber como, acabar en las manos de Trey Thompkins. El norteamericano se levantó forzado, logró soltar el balón con buena dirección, pero este se estrellaba contra el aro para poner punto y final al partido y a la racha como invicto del Real Madrid.

El equipo blanco, que no sabía lo que era perder esta temporada en liga, se hundió desde el perímetro, 6 triples anotados en 38 intentos, y no supo encontrar el camino adecuado para la victoria. La resaca del 'Clásico' fue más fuerte de lo esperado y el cuadro merengue, líder aún en solitario en el campeonato nacional, tendrá que quitarse esta espina a costa del Khimki ruso, el martes en el WiZink Center.

RETAbet Bilbao 82-81 Real Madrid

RETAbet Bilbao: Rouselle (9), Rafa Martínez (2), Bouteille (22), Sulejmanovic (4), Balvin (6) - quinteto inicial - Brown (21), Lammers (10), Schreiner (0), Rodríguez (2), Kulboka (6), Cruz (-), Rigo (-).

Entrenador: Álex Mumbrú.

Real Madrid: Llull (24), Carroll (20), Taylor (7), Garuba (9), Tavares (5) - quinteto inicial - Rudy (3), Campazzo (9), Laprovittola (0), Nakic (0), Thompkins (2), Mickey (2).

Entrenador: Pablo Laso.

Árbitros: Conde Ruiz, Martínez Silla, Bultó.

Parciales: 23-21| 18-16| 19-17| 17-23| 5-4|

Información: Partido correspondiente a la Jornada 9 de la Liga Endesa, disputado en el Bilbao Arena, Bilbao.