Medina y Bruguera, durante su presentación como nuevos capitanes.

Medina y Bruguera, durante su presentación como nuevos capitanes. Efe

Tenis Nuevos capitanes

Bruguera y Medina ponen en marcha el sueño de la capitanía

Los nuevos seleccionadores nacionales llegan con el objetivo compartido de volver a hacer campeones a los equipos masculino y femenino.

Noticias relacionadas

Fin a la espera. El miércoles a mediodía, Sergi Bruguera y Anabel Medina fueron presentados oficialmente como nuevos capitanes de Copa Davis y Copa Federación en la sede del Consejo Superior de Deportes. Acompañados por Miguel Díaz (presidente de la Real Federación Española de Tenis) y José Ramón Lete (secretario de Estado para el Deporte), los nuevos seleccionadores tomaron posesión del cargo, de dos años de duración, y empezaron a construir su camino en los banquillos de los dos equipos. 

“Queremos agradecerles haber podido llegar a un acuerdo con nosotros”, se arrancó Díaz, el máximo mandatorio del organismo rector del tenis español. “Nuestras condiciones eran bastante peores que las que podían obtener por otro sitio, así que les agradecemos de corazón que hayan aceptado”, insistió el presidente, poniendo la diana en el tema económico y en el imposible que supone para la federación igualar lo que Bruguera ganaba entrenando a Richard Gasquet o Medina a Jelena Ostapenko. “Estamos muy ilusionados”, reiteró. 

“Es un día importante para nosotros porque afrontamos el reto de la capitanía”, le siguió Medina, vestida de rojo y con una sonrisa que no perdió en ningún momento. “Puede parecer un tópico, pero para mí es un sueño estar hoy aquí. Es impresionante ser la capitana del equipo de Copa Federación e intentar llegar lo más alto posible. Cuando Javier Soler me llamó para ofrecerme el puesto no tuve ninguna duda. He estado entrenando a Ostapenko esta temporada y cambiar de trabajo siempre es una decisión difícil, pero en mi caso no tuve ninguna duda. Estoy aquí para luchar por lo máximo”, cerró la valenciana, que actualmente sigue sin jugar el circuito de dobles por una lesión en su hombro derecho, pero que tiene la previsión de retirarse en la pista a lo largo de 2017. 

“Para mí es un orgullo ser seleccionador español”, coincidió Bruguera, doble campeón de Roland Garros (1993 y 1994). “He jugado mucho, he tenido victorias muy buenas, pero siempre me habían quedado dos cosas: ganar el Godó y la Copa Davis. Me encantaría poder ganarla siendo capitán de Copa Davis y espero tener la oportunidad de lograrlo ahora”.

Así, y tras el revuelo provocado por la decisión que tomó la federación de no renovar a Conchita Martínez, el tenis español abrió este miércoles una nueva etapa con un objetivo claro: hacer a los dos equipos campeones de nuevo.