Raúl Entrerríos, durante el partido

Raúl Entrerríos, durante el partido Twitter (@RFEBalonmano)

Otros Deportes ESPAÑA 34-32 ESLOVENIA

España tumba a Eslovenia y jugará contra Croacia su tercera final europea consecutiva

'Los Hispanos', que ya vencieron a sus rivales de este domingo, no dieron opción a la selección de Ljubomir Vranjes.

Tercera final consecutiva para los de Jordi Rivera. Partidazo de la selección española de balonmano que arrolló a Eslovenia por 34 a 32 y también se jugarán este domingo su presencia en los Juegos Olímpicos frente a Croacia.

España cambió el ritmo del encuentro antes del descanso para irse a vestuarios con distancia en el marcador. La selección eslovena recortó distancias a un minuto para el final donde se puso a un gol, pero los Hispanos aguantaron el tipo y se clasificaron para la gran final.

Un marcador que no reflejó la superioridad del equipo español, que demostró estar a día de hoy varios cuerpos por delante del conjunto balcánico, máxime si como este viernes el central Raúl Entrerríos saca a relucir su mejor versión.

Sarmiento, en un momento del partido

Sarmiento, en un momento del partido EFE

No obstante, España se empeño en sufrir en unos minutos finales en los que los de Jordi Ribera parecieron haber dado por concluido el partido antes de tiempo, y permitió que Eslovenia soñase con la gesta al situarse a tan sólo un tanto (33-32) a un minuto para la conclusión.

Un sueño con el que se encargó de acabar Alex Dujshebaev con uno de sus típicos lanzamientos de cadera que selló el triunfo (34-32) de un equipo español que peleará ante Croacia por revalidar el título continental que conquistó hace dos años, algo que sólo ha logrado Suecia.

Y es que el arranque no pudo ser más dubitativo. Pese a su experiencia, como atestiguan las cinco semifinales continentales consecutivas encadenadas por los Hispanos, al conjunto español le costó horrores meterse en el encuentro.

Casi cinco minutos tardó en anotar

Especialmente en ataque, donde los de Jordi Ribera se empeñaron de partida en estrellarse con el portero esloveno Klemen Ferlin, como atestiguan los casi cinco minutos que España tardó en anotar su primer gol (1-2).

Pero ni aún así perdió la calma el conjunto español, que tiene una fe inquebrantable en su propuesta de juego. En particular, en su defensa, la pieza donde se sustentan las aspiraciones de los "Hispanos" y que este vienes volvió a ser el pilar sobre el que construyeron su victoria los de Jordi Ribera.

Y es que a falta de acierto en ataque, el equipo español multiplicó su actividad de piernas y de brazos en defensa hasta ir poco a poco ahogando el ataque de la selección eslovena. Lo confirmó el contundente parcial de 7-2 que el conjunto español endosó a Eslovenia superado el ecuador del primera parte y que le permitió situarse con una renta de cuatro goles (13-9) a falta de diez minutos para el descanso.

Sarmiento y Entrerríos, letales en defensa

Una diferencia que, por fin, pareció soltar los brazos de los jugadores españoles, que no sólo comenzaron a martillear sin piedad la portería eslovena, sino que sumaron a su efectividad una dosis de estética.

Capítulo en el que jugaron un papel fundamental los centrales Dani Sarmiento y, sobre todo, Raúl Entrerríos, que no sólo volvió a dar una nueva lección de cómo se debe dirigir un equipo, sino que además demostró con los cinco goles que cerraron la primera parte que puede ser tan contundente como el más letal de los compañeros.

Bajo la batuta de un magistral Entrerríos, España no sólo supo conservar su ventaja, sino que logró ampliarla (20-15) al llegar al descanso. En la batalla que se presumía entre los centrales españoles y eslovenos no hubo color, ante la superioridad de Entrerríos y Sarmiento sobre Dean Bombac y Miha Zarabec.

De hecho, el mejor del conjunto balcánico fue el extremo Blaz Janc, próximo jugador del Barça, y que como advirtió en la previa Jordi Ribera, pese a su teórica posición de extremo, puede jugar perfectamente de primera línea.

Y de que manera, como dejó claro con sus pases al pivote Blaz Blagotinsek, que cerró el encuentro con 5 dianas, y que se convirtió en el único elemento del ataque esloveno que no acabó de controlar nunca la defensa española.

Cómoda ventaja en el marcador

Pero sólo con el gigantesto jugador del Veszprem húngaro no es suficiente para doblegar al conjunto español, máxime si, como ocurrió este viernes, los centrales no dejan de alimentar a los infalibles extremos españoles.

Con Ángel Fernández y Aleix Gómez como auténticos estiletes, la selección española logró siempre mantener una cómoda ventaja en el marcador, pese a la notable mayor relajación con la que los Hispanos afrontaron los segundos treinta minutos de juego.

Una circunstancia que no desaprovechó Eslovenia, gracias al acierto del barcelonista Jure Dolenec, para situarse a tan sólo tres goles (29-26) a menos de nueve minutos para la conclusión.

Diferencia que Eslovenia trató de reducir todavía más apostando por atacar con siete hombres, una fórmula que no ha funcionado a ninguno de los rivales que la ha empleado en este torneo contra el equipo español.

Como tampoco le funcionó a Eslovenia, pero cuando todo parecía encaminado hacia un plácido final para España, los de Jordi Ribera se empeñaron en dar emoción a su clasificación para la final con una sucesión de innecesarios errores en ataque que permitieron a Eslovenia situarse a tan sólo un tanto (33-32) a un minuto de la conclusión.

Tiempo en el que España tiró de experiencia y culminó un larguísimo ataque con un caderazo de Alex Dujshebaev que permitirá a España disputar su sexta final de un Europeo, la tercera de manera consecutiva.

España 34-32 Eslovenia

España: Pérez de Vargas; Solé (2), Alex Dujshebaev (6), Raúl Entrerríos (6), Cañellas (-), Ariño (-) y Aginagalde (2) -equipo inicial- Corrales (ps), Maqueda (2), Ángel Fernández (6), Sarmiento (3), Goñi (-), Figueras (-), Morros (1), Aleix Gómez (4) y Gedeón Guardiola (2)

Eslovenia: Ferlin; Janc (6), Dolenec (7), Blagotinsek (5), Mackovsek (3), Cingesar (4) y Bombac (2) -equipo inicial- Kastelic (ps), Henigman (1), Cehte (1), Kodrin (1), Zarabec (2), Sostaric (-), Horzen (-), Zabic (-) y Ovnicek (-)

Marcador cada cinco minutos: 2-2, 4-4, 7-7, 12-9, 16-13 y 20-15 (Descanso) 22-17, 25-20, 27-23, 29-25, 32-28 y 34-32 (Final)

Árbitros: Horacek y Novotny (CZE). Excluyeron dos minutos a Raúl Entrerríos, Gedeón Guardiola y Cañellas, por España; y a Mackovsek, Dolenec, Cehte y al entrenador Ljubomir Vranjes, por Eslovenia.

Incidencias: Segunda semifinal del Europeo de Suecia, Austria y Noruega disputada en el Tele2 Arena de Estocolmo ante 8.000 espectadores.