Un árbitro ata los cordones a un niño durante un partido. Foto: Unsplash (Adriá Crehuet Cano)

Un árbitro ata los cordones a un niño durante un partido. Foto: Unsplash (Adriá Crehuet Cano)

Otros Deportes OTROS DEPORTES

El partido de tu hijo corre peligro: 1.000 árbitros menores de 16 años tendrán que dejarlo

Si finalmente se aprueba la Ley del Deporte, ya no podrán ejercer la profesión de árbitro al no poder firmar contrato alguno con las federaciones. 

Actualmente un joven que sueña con dirigir un partido de Primera División comienza su actividad laboral a una edad muy temprana. Cuando estos niños y niñas cumplen los 13 o 14 años, muchos son los que dan el paso de colegiarse, con autorización paterna, y saltan cada fin de semana a los terrenos de juego con el silbato en la mano.

Pese a esta ilusión con la que los jóvenes afrontan cada partido, la nueva Ley del Deporte les puede dejar sin el sueño de dirigir partidos; al menos, hasta que cumplan los 16 años, lo que afectaría a las competiciones de las categorías del deporte base.

Aproximadamete, en España hay unos 1.000 árbitros menores de 16 que, por norma general, son los encargados de dirigir los partidos que disputan los jóvenes en edad escolar. La única federación territorial que ha dado cifras oficiales sobre los integrantes de su colectivo a EL ESPAÑOL ha sido el Comité de Árbitros de Cataluña que ha precisado que de los 1.921 árbitros que están colegiados, 72 lo hacen sin haber cumplido los 16 años.

Paul Urbano, a la derecha de la imagen, junto a un compañero. Foto: bizkaiabasket.com

Paul Urbano, a la derecha de la imagen, junto a un compañero. Foto: bizkaiabasket.com

"En el anteproyecto no han pensado en los menores"

La legislación en materia de trabajo vigente en nuestro país no permite tener una relación laboral con ninguna entidad a cualquier persona que no tenga los 16 años cumplidos. La existencia de árbitros menores de esta edad peligraría si se hace efectiva la norma, aunque "el texto legal que se está estudiando aprobar no está pensando en los árbitros y jueces de edades tan tempranas", señala Bernardo Bonet, abogado del bufete Abogados Bonet.

Por lo tanto, pese al intento del Ejecutivo de Pedro Sánchez de normalizar la situación de los árbitros, el anteproyecto de ley aprobado el pasado 3 de agosto, aún deja cuestiones por resolver, poniendo en peligro la juventud en el colectivo arbitral y con ello las competiciones de los niños y niñas en edad escolar. La mayoría de los colegiados menores de 16 años son jóvenes que están estudiando y obtienen un dinero mientras hacen ejercicio y están en contacto con el mundo del deporte, algo que podría tener los días contados si finalmente se aprueba la Ley del Deporte. 

Sonia Liñares Carmona, 24 años, pita encuentros en categoría masculina de la Primera y Segunda Andaluza Senior y puede ir de asistente a División de Honor Senior y femenino asistente en la Liga Iberdrola.

Sonia Liñares Carmona, 24 años, pita encuentros en categoría masculina de la Primera y Segunda Andaluza Senior y puede ir de asistente a División de Honor Senior y femenino asistente en la Liga Iberdrola. Fernando Ruso

Si finalmente se aprueba la Ley del Deporte, ya no podrán ejercer la profesión de árbitro aquellas personas menores de 16 años, al no poder firmar contrato alguno con una entidad, en este caso, las respectivas federaciones. Para Antonio Gea, presidente de la Asociación de Árbitros Españoles, "nos preocupa mucho que los menores de 16 años estén percibiendo ingresos por arbitrar partidos en plena formación de su personalidad y no estén tributando por esas cantidades”. Además, añade que "un menor que no tenga una relación laboral especial –como por ejemplo los artistas- no podría percibir esos ingresos”.

En su opinión, "para tener árbitros de élite que compitan o puedan hacer una buena función a nivel internacional, no es necesario que empiecen con menos de 16 años, ya que sobre ellos recae una presión impropia para su edad”. 

Hecha la Ley, hecha la trampa

Existe una parte en la redacción del texto legal que es a la que se podrían acoger las federaciones realizando una pequeña trampa. Solo "cuando los árbitros perciban una retribución por su labor y no un simple reintegro de gastos por desplazamiento, estancia u otro concepto”, deberán tributar por esas cantidades. 

Hasta que cumplan los 16 años, los árbitros podrían recibir ingresos en concepto de dietas, traslados a realizar su función y resarcimiento de gastos –por los que no se pagan impuestos- reduciendo al mínimo posible los derechos percibidos por partido, con el fin de seguir percibiendo ese dinero sin dar cuenta de ello a la Seguridad Social, o aportando la menor cantidad posible.

[Más información: Rubiales: "La Federación no permitirá que se presione a los árbitros"].