Carmen Martín dispara con España.

Carmen Martín dispara con España. EFE

Otros Deportes

Esta España sí merece estar en la próxima ronda

La selección de balonmano femenino necesitaba ganar por más de cinco goles para acceder a la segunda fase de grupos del Europeo de Suecia y arrasó en su partido contra Eslovenia (30-18). Se clasifica con cero puntos. 

David Palomo

España, por resumir, es así. Es capaz de lo peor, como dejó entrever en los dos primeros partidos de este Europeo, pero también de lo mejor, tal y como quedó demostrado ante Eslovenia (30-18). Lo bueno, y quedándose con lo positivo, es que el conjunto de Jorge Dueñas cumplió con lo que estaba estipulado: ganar para clasificarse y hacerlo por más de cinco tantos para no depender del otro partido de su grupo. Y, de hecho, lo hizo hasta por 12 goles. Una renta que le sirve a las ‘guerreras’ para estar en la segunda fase de grupos -o main round, por utilizar la terminología oficial-, pero no evita que lo hagan con cero puntos. Es decir, y en resumen, a pesar de lo ocurrido este jueves, si el objetivo es luchar por las medallas, debe ganarlo todo a partir de ahora. Pero ahora toca disfrutar, y luego ya se verá.

España, como decíamos, llegaba con dudas tras dos derrotas consecutivas ante Suecia (25-19) y Serbia (23-25) en el comienzo de este Europeo. Tenía, por tanto, que resucitar. Y lo hizo por todo lo alto, con fuegos de artificio y un baile de categoría. Saltó al campo y, como esas personas que llegan a casa ajena y se permiten poner los pies encima de la mesa, se adueñó del partido. Sin ceder un mínimo. Sumó, sumó y sumó. Arrancó con un parcial de 9-2 y dejó a Eslovenia en cinco goles al final de la primera mitad (14-5). ¿Cómo? En realidad, como lo ha hecho siempre en sus mejores días: evitando pérdidas de balón innecesarias y con Silvia Navarro estelar (8 de 13 en paradas en el primer tiempo, 62%). Pero también con una aportación conjunta -hasta siete jugadoras anotaron en los primeros 30 minutos- y Nerea Pena enchufada (cuatro tantos antes del descanso).

Ante ese arranque inicial nada podía ir mal. O quizás sí. A alguno, obviamente, se le pasó por la cabeza lo ocurrido en los Juegos, cuando España dejó escapar una renta de siete contra Francia. Pero no, no era el día. España no estaba por la labor y siguió sumando sin cesar ni ceder un balón. O, mejor dicho, buscando no perder su renta para certificar el pase a la próxima ronda sin depender del otro partido de su grupo. Y así fue. Las ‘guerreras’, esta vez, no iban a fallar. Y no lo hicieron. Controlaron a Eslovenia en el arranque de la segunda mitad, en el que Uzhma (3) y Masvar (2) se echaron a su selección a las espaldas, y no pararon de aumentar la distancia en el marcador hasta conseguir su objetivo.

En cifras, la victoria se personifica en tres ‘guerreras’: Nerea Pena (6 de 8), Sandy (5 de 8) y Silvia Navarro, un muro bajo los tres palos (18 de 34 en paradas, 53%). Pero sería injusto hablar sólo de ellas porque hasta 12 jugadoras anotaron contra Eslovenia. Esta vez, nadie se quedó sin aportar. Todas, cada una a su manera, pusieron de su parte. Incluso Zoqbi se sumó a la fiesta parando desde los siete metros. Por fin, España se quitó en su conjunto los complejos, olvidó las derrotas pasadas y, aunque pueda parecer paradójico, recuperó su versión más antigua, esa que la llevó a colgarse el bronce en Londres. Lo bueno, las guerreras conocen el camino. A partir de ahí, no hay nada malo. España está en la siguiente fase de grupos, y allí ya se verá. Ojalá y con esta versión.