Carlos Sainz baja victorioso de su Mini tras concluir la última etapa del Dakar, en Qiddiya.

Carlos Sainz baja victorioso de su Mini tras concluir la última etapa del Dakar, en Qiddiya. ASO

Motor

Carlos Sainz agranda su leyenda: tricampeón y decano del Dakar

A sus 57 años, se convierte en el más veterano en levantar el trofeo del tuareg con tres marcas diferentes y junto con su copiloto Lucas Cruz.

Noticias relacionadas

Me gustaría elevar el récord del ganador más veterano dos años más arriba”, pronosticó Carlos Sainz (12 de abril de 1962, Madrid) antes de poner rumbo a su decimotercer Dakar y a una aventura desconocida en Arabia Saudí en la que se ha visto privado de su tapita de jamón al final de cada etapa y de la ventaja que acumulaba cuando restaban tres jornadas para el final del raid más difícil y peligroso que existe. A sus 57 años, con una hernia de disco y el tendón de Aquiles del pie izquierdo reconstruido, El Matador agranda su leyenda y se convierte en el más veterano en levantar por tercera vez el trofeo del rostro del tuareg con tres marcas diferentes y junto con su copiloto Lucas Cruz, la mejor brújula posible en el Dakar.

“Me siento muy contento. Es un montón de esfuerzo lo que hay detrás; muchísimo entrenamiento físico y con el equipo. Estoy muy contento por Red Bull, por Bahrein, por Lucas, por la familia y todos los que me apoyan. Para un piloto tan veterano como yo esto es fantástico porque tienes que trabajar muy duro para lograrlo. Sólo nosotros sabemos lo que hemos estado apretando desde el primer día. Ha sido casi a fondo desde los primeros días. Ha sido un rally muy difícil desde el inicio, con mucho riesgo y al máximo los tres [en referencia a Stéphane Peterhansel y Nasser Al Attiyah]”, fueron las primeras palabras de Sainz nada más bajarse de su Mini X-Raid buggy en Qiddiya, un lugar inhóspito a 50 kilómetros de Riad que el gobierno saudí quiere convertir en la futura capital del motor.

Carlos Sainz, tras ganar el Dakar 2020

El tándem Sainz-Cruz aglutina velocidad y unas excelentes dotes de navegación. Una combinación ganadora con la que han conseguido apenas cometer errores cuando los rivales pugnaban por el liderato obtenido en la tercera etapa. Sólo las cosas se complicaron cuando restaban tres jornadas para el final y su ventaja se vio reducida a 24 segundos sobre Al Attiyah, pero la experiencia de uno y la templanza de otro sirven para algo.

Al día siguiente, aprovecharon la dificultad de la especial para sumar su cuarta victoria de etapa y cobrar 18 minutos al frente de la clasificación general. A partir de ahí, se trataba de saber administrar su margen sin cometer errores de bulto hasta llegar a la meta de Qiddiya como victoriosos tricampeones del Dakar.

Meticuloso y autoexigente, el trabajo de desarrollo de Carlos Sainz ha sido clave para poder ganar el Dakar con tres marcas diferentes: Volkswagen (2010), Peugeot (2018) y Mini (2020).

El primer trofeo con el rostro del tuareg lo recogió en Buenos Aires con 47 años, pero después tuvo que esperar nada más y nada menos que ocho años para engrosar su palmarés y convertirse en el ganador del Dakar más veterano, con 55 años. Una victoria en Córdoba (Argentina) cargada de simbología, donde logró su última victoria en el Campeonato del Mundo de Rallys, donde debutó en 1987 y se proclamó bicampeón del mundo (1990 y 1992).

Su tercer Dakar ha llegado en Arabia Saudí con 57 años y sólo él sabe si volverá a sentir el gusanillo de la competición cuando se siente en su despacho del karting de Las Rozas, donde dos habitaciones custodian los trofeos acumulados después de casi cuatro décadas en la élite del automovilismo.