Fernando Alonso Foto: Instagram (@fernandoalo_oficial)

Fernando Alonso Foto: Instagram (@fernandoalo_oficial)

Motor AUTOMOVILISMO

Fernando Alonso, el deseado: la Fórmula 1, el Dakar y la IndyCar llaman a su puerta para 2020

El piloto español continúa guardando silencio sobre sus proyectos de cada a la próxima temporada pero la rumorología no deja de intentar pronosticar su futuro.

Quedan cuatro días para que se cumpla un año del día en que Fernando Alonso anunció que dejaba la Fórmula 1. Aquel 14 de agosto de 2018, el piloto asturiano desveló lo que era un secreto a voces. El bajo rendimiento de McLaren y la ilusión por afrontar nuevos retos le impulsaron a dejar el Gran Circo al término de aquella temporada.

361 días después, Fernando Alonso ha conquistado las 24 Horas de Daytona, las 1.000 Millas de Sebring, las 6 Horas de Spa, las 24 Horas de Le Mans (por segunda vez consecutiva) y el Mundial de Resistencia (WEC), es decir, ha ganado todo en lo que ha corrido este año a excepción de las fatídicas 500 Millas de Indianápolis en la que la debacle de McLaren se lo llevó por delante.

A diferencia con el año pasado, el futuro de Fernando Alonso es incierto, aunque novias no le faltan. Tras acabar las 24 Horas de Le Mans, el asturiano reconoció que tenía en su agenda nueve pruebas para lo que restaba de año y que en 2020 estaba buscando un nuevo calendario apasionante. A día de hoy, y rumores al margen, no se conoce nada sobre que pruebas disputará tras su descanso veraniego ni tampoco lo que hará a partir de enero.

Así anunció Fernando Alonso su despedida de la Fórmula 1

La relación con McLaren

El fracaso de Indianápolis y la llegada de Andreas Seidl a la dirección del equipo de Fórmula 1 de McLaren supusieron un alejamiento entre la escudería de Woking y Alonso. El piloto asturiano no ha vuelto a viajar a ningún Gran Premio junto con la escudería británica y tampoco se la ha visto trabajando en la fábrica o en algún acto de la firma.

Ambas partes han negado en varias ocasiones que el acuerdo que nombró a Fernando Alonso como embajador del equipo sigue vigente y que nada ha cambiado. La realidad es que la primera decisión de Seidl fue la de nombrar al piloto ruso Sergey Sirotkin como piloto reserva, cargo que ocupaba el español, y confirmar a Sainz y Norris para la alineación de 2020, cerrando la puerta al regreso del asturiano.

La sabiduría popular dice que "donde una puerta se cierra, otra se abre", eso han debido de pensar en Woking. Alonso no se subirá al próximo McLaren F1 pero puede seguir ligado al equipo. La escudería británica ha anunciado este viernes su regreso a la IndyCar, esta vez para disputar la temporada completa y no como en las participaciones de 2017 y 2019 en las que se limitó a competir en la Indy500 con un solo coche.

Tras 40 años sin completar el calendario completo de la IndyCar, McLaren se ha aliado con Arrow Schmidt Peterson Motorsports (Arrow SPM) y del motorista Chevrolet, después de que Honda rechazara una nueva colaboración similar a la que tuvieron en 2017 junto con el equipo de Andretti.

El fracaso de McLaren y Alonso en la Indy 500, contado desde dentro

Actualmente los dos asientos de Arrow Schmidt Peterson Motorsports los ocupan James Hinchcliffe y Marcus Ericsson. Ambos no parecen contar para el futuro del equipo, en el caso del primero por su habitual alianza con Honda y en el caso del segundo por sus malos resultados esta temporada.

Los nombres que más fuerte suenan ahora para ocupar ambas plazas son los de Felipe Nasr, Nicholas Latifi o el de Colton Herta. Puestos que no serían incompatibles con que el equipo pudiera darle uno de los asientos a Fernando Alonso para que disputara solo las 500 Millas de Indianápolis, igual que Andretti o Carlin hicieron en 2017 y 2019, respectivamente, o poner en pista un tercer coche.

"La puerta siempre está abierta para Fernando. Es parte de la familia, es un piloto contratado de McLaren y, por primera vez en mucho tiempo, no tiene un calendario completo de carreras por delante", expresó Zak Brown en declaraciones a RACER.

La F1 siempre presente

Este verano, la silly season, nombre con el que se conoce en la Fórmula 1 a la época del año en la que se negocian los asientos de las diferentes escuderías para la siguiente temporada, está repleta de rumores sobre grandes fichajes.

Vettel, Bottas, Verstappen o Alonso han sonado con fuerza para ocupar algunos de asientos en las escuderías más importantes. "Fue una etapa excepcional, pero a día de hoy no encuentro en la F1 los retos que puedo conseguir fuera de ella", aclaró el piloto español.

Alonso ha sido el único que ha hablado claro sobre su futuro: "Tengo una idea clara de lo que voy a hacer, no dejo puertas abiertas ni estoy esperando o buscando que me llame nadie. Siempre he elegido dónde y cuándo quería correr, porque me muevo en base a lo que me hace feliz. Lo que haga en el futuro está en mi cabeza y se sabrá a su debido tiempo".

A pesar de sus palabras, los rumores le han puesto en Red Bull si la firma austríaca llevara a cabo una compleja operación en la que darían la espalda a Honda en busca de un nuevo motorista que le ofreciera más competitividad. Más factibles son los habituales rumores que le sitúan junto a Charles Leclerc debido a que Vettel anticiparía su salida de Ferrari un año antes de que acabe su contrato con la escudería italiana.

Rosberg y Fernando Alonso

Rosberg y Fernando Alonso EFE

Por último, Nico Rosberg, campeón del mundo de F1 en 2016, sorprendió a todos con una propuesta a su exequipo. "Creo que deberíamos iniciar una petición de firmas para colocar a Alonso en el segundo Mercedes. Hay que sacarle de la retirada, traerle de vuelta y ponerle en el maldito Mercedes junto a Lewis Hamilton... ¿Y lo guay y épico que sería?", declaró el alemán.

Queda claro que Fernando Alonso tiene seguro su futuro y verle incumpliendo su promesa de no estar en la Fórmula 1 en 2020 se aventura complicado. Historia bien diferente será 2021. El nuevo reglamento que entrará en vigor dará la oportunidad a más escuderías de competir por las carreras, es decir, escuderías como McLaren tienen la oportunidad de dar un paso adelante que con el reglamento actual se aventura casi imposible.

De no ser en 2021, el regreso de Fernando Alonso a la Fórmula 1 comenzaría diluirse y a ser cada vez más improbable puesto que ya serían tres temporadas lejos de los circuitos. Aunque hay casos como el de Michael Schumacher, dejó Ferrari en 2006 y regresó en 2010 de la mano de Mercedes, parece complicado imaginarse algo así en el piloto asturiano.

El reto del Dakar

Lo único que tienen en común todos los rumores sobre Fernando Alonso y 2020 es el Dakar. La prueba de rallies más dura del mundo se disputará el próximo mes de enero por primera vez en Arabia Saudí. Un gran cambio en el trazado, con respecto a los últimos años, que el piloto asturiano quiere aprovechar para entrar a competir en la prueba con menos desventaja de la que tendría en un año normal.

Giniel de Villiers y Fernando Alonso

Giniel de Villiers y Fernando Alonso

Hasta ahora, Alonso siempre ha competido en pruebas en circuito y la aventura del Dakar 2020 supondrá que tenga que trabajar duro los próximos meses compitiendo en diferentes pruebas de rallies para adaptarse a la categoría. El piloto asturiano probó hace unos meses el coche del actual campeón del rally, el Toyota Hilux que pilotó el catarí Nasser Al-Attiyah y lo hizo junto a otro hombre fuerte en la prueba Giniel de Villiers.

Los buenos resultados obtenidos entre Alonso y Toyota en el WEC parecen haber animado a ambas partes a probar suerte en el Dakar 2020. Junto al asturiano la firma japonesa tendría pensado poner tres coches más pilotados por: Al-Attiyah, De Villiers y Ten Brinke.

La llegada de Alonso al Dakar supondrá seguro un impulso en el seguimiento del Rally aunque para otro español podría suponerle un escollo. El fichaje del asturiano por Toyota complica otro fichaje: el de Carlos Sainz por la misma marca japonesa. "Si al final llega Fernando, como se está diciendo, veo muy complicado que haya cinco coches oficiales para 2020", explicó el piloto madrileño hace unas semanas.

Las opciones más probables de Carlos Sainz de cara al Dakar 2020 son regresar a Peugeot o repetir con Mini, aunque este último caso parece también complicado puesto que BMW ha retirado su apoyo y el equipo pasaría a no ser un equipo de fábrica sino un equipo privado, con los problemas y las limitaciones económicas que ello conlleva.

Fernando Alonso prueba el Toyota ganador del Dakar 2019