Isco lanza una falta en el Bernabéu.

Isco lanza una falta en el Bernabéu. Reuters

Mundial RUMBO AL MUNDIAL

Cuatro razones por las que no es una buena idea que la selección tenga sede fija

España, después de la gran acogida en el Bernabéu, se debate entre designar un estadio permanente para todos los partidos de la Roja. 

Terminó la borrachera, la lluvia de goles, alabanzas e ilusiones renovadas. Público, jugadores, entrenador y aficionados quedaron contentos. Victoria de época ante Italia (3-0) y de rutina frente a Liechtenstein (0-8). Todo perfecto, ni aristas en el juego, ni en el estilo, ni en la convivencia. Toca volver al día a día, a los domingos de Liga y a las jornadas de Champions, pero antes es de recibo templar el tiempo y sacar conclusiones. Una de ellas concerniente a un nuevo debate nacional: ¿debe tener la Selección una sede fija tras ver la buena acogida del Santiago Bernabéu? “Todas las ciudades quieren ver a la Roja”, sentenció Juan Luis Larrea, presidente en funciones de la Federación Española de Fútbol, zanjando el tema, en declaraciones a Radio Marca. Y puede que lleve razón. ¿Por qué es una mala idea jugar siempre en el mismo lugar? A eso vamos... 

¿CÓMO ELEGIR UNA SEDE FIJA?

La Federación, en caso de plantearse la posibilidad, tendría primero que fijar unos criterios para que diferentes ciudades/estadios pudieran presentar sus candidaturas. ¿Y cuáles deberían ser estos requisitos mínimos? ¿De qué forma se aprobarían? Parece complicado llegar a un consenso sin herir sensibilidades. Máxime, en un país con reconocidos conflictos territoriales. Por ejemplo, en el caso de elegir Madrid, ¿por qué optar por el Bernabéu y no por el Wanda Metropolitano? O, si se decide que sea Sevilla, ¿por qué el Sánchez Pizjuán y no el Benito Villamarín? ¿Por qué en Barcelona y no en Valencia? La disyuntiva se antoja complicada y, en todos los casos, generaría más polémica que conformidad por parte de los aficionados.

GENERARÍA DESAPEGO

La Selección, al jugar en diferentes puntos de la geografía, consigue atraer a diferentes públicos y aficionados. Engancha a todos y permite que cualquier chaval, pongamos, de Gijón o de Cádiz pueda ver a sus ídolos y sentirse identificado con ellos. Es decir, recorrer España es positivo. Lo contrario generaría desapego en muchos lugares. De hecho, ya lo hace. La Selección, a día de hoy, no ha jugado en 20 provincias españolas, mientras que en otras lo ha hecho reiteradamente: Sevilla es la ciudad que más ha visto a la Roja con 28 encuentros, le sigue Madrid (16) y Valencia (12) cierra el top 3.

Los jugadores de la selección celebran un gol.

Los jugadores de la selección celebran un gol. Reuters

ESCASO PÚBLICO PARA RIVALES MODESTOS

Los aficionados, en ciudades grandes donde están acostumbrados a ver partidos de Primera, acuden a ver a la Selección de buena gana contra grandes rivales. Es decir, si el choque es contra Italia, llenan el Bernabéu, el Wanda o cualquier otro estadio. Pero, claro, ¿y cuándo la la Roja juega contra Liechtenstein o San Marino? En ese caso, es más fácil llenar estadios modestos en municipios más pequeños donde, a menudo, no están acostumbrados a ver a la selección o a un equipo de la máxima categoría.

EN INGLATERRA NO FUNCIONA

De entre los países con los que se puede comparar España, sólo en Inglaterra tienen una sede fija. Los Three lions juegan siempre en Wembley, pero no siempre con buenos resultados. Cuando juegan contra equipos grandes, cuelgan el ‘no hay billetes’; cuando lo hacen con pequeños, no es así. Por eso, a muchos les ha venido a la mente la época en la que no tuvieron sede fija y llenaban en todas las ciudades. ¿Y qué ocurre en el resto de Europa? En Alemania e Italia no hay un estadio de consenso y en Francia, aunque casi siempre lo hacen en París, utilizan un sistema mixto: el pasado domingo jugaron en Toulose frente a Luxemburgo (0-0).

DERECHO A VER LA 'ROJA' DE TODOS

La UEFA establece ciertos criterios para los recintos que acogen partidos de clasificación y, por tanto, casi todos ellos se juegan en estadios de primera. Sin embargo, no ocurre lo mismo en los amistosos. La Federación no tiene unos requisitos mínimos, pero sí intenta que los cumplan. Y, en orden a esa lógica, todas las ciudades o regiones merecen ver a la Selección cada cierto tiempo, siempre que tengan un estadio que cumpla ciertas garantías. ¿Por qué va a tener más derecho una familia de Madrid que una de Huelva? Pues eso.

Isco aplaude al público durante el España - Italia.

Isco aplaude al público durante el España - Italia. Reuters