Neymar, en un entrenamiento del PSG.

Neymar, en un entrenamiento del PSG. REUTERS

Champions League Octavos de final

Neymar, amenaza de hoy, deseo del Real Madrid post-Cristiano de mañana

El club blanco intentará el fichaje del brasileño este verano si el equipo es incapaz de eliminar al PSG en Champions League.

El fútbol siempre se ha construido de pequeños detalles que deciden proyectos muy grandes. Un gol puede cambiar un presupuesto y una parada. El Real Madrid de 2018, un equipo hundido en España, tiene este miércoles una cita vital para su futuro más inmediato. Vuelve la Champions.

Tras dos meses de dolor en Liga y Copa, el equipo de Zidane se reencuentra con su competición fetiche, aquella que le ha dado los momentos más felices de los últimos tiempos. La Copa de Europa es siempre el amor eterno de un equipo que, esta vez, se ha echado a las manos de ella. Solo le queda la Champions. Este miércoles, partido de ida de octavos ante el PSG (20:45 horas).

Y en esta cita de San Valentín, el Real Madrid se encontrará ante un viejo amor que no olvida. Además del también deseado Mbappé, que estuvo muy cerca de recalar en el Bernabéu el pasado verano y otra de las actuales amenazas del PSG, el ansiado Neymar volverá a pisar el césped del templo blanco. Puede ser la última vez que juegue como rival, ya que el Real Madrid volverá a intentar el fichaje de Neymar este año.

El Real Madrid irá a por Neymar en verano

Tras dos intentos previos en la última década, Neymar vuelve a estar en la mira del Real Madrid. El brasileño es el único objetivo de los blancos para la siguiente temporada, aunque toda planificación dependerá del papel que tenga el equipo blanco en la presente edición de la Champions League. Si se cae ante el PSG, en el club consideran que se necesita un cambio importante de rumbo también en la plantilla y ven en Neymar al futbolista que lidere esa nueva época.

Neymar, en una celebración de un gol del PSG.

Neymar, en una celebración de un gol del PSG. REUTERS

Desde el Real Madrid se considera que el fichaje de Neymar será un impulso deportivo y mediático para el club. No se duda de su profesionalidad pese a los numerosos escándalos extradeportivos que le han acompañado desde que llegó al fútbol europeo en 2013. En el Real Madrid son conscientes de la 'animada' vida del brasileño, pero confían en su buen comportamiento. 

Además, en el club blanco creen que será el propio jugador el que se canse de estar en la débil liga francesa, donde el PSG no tiene rival (saca actualmente 12 puntos al Mónaco) y el nivel está bastante lejano al que existe en España. También creen que un jugador de su estatus no podrá aguantar varios años en un torneo menor por mucho dinero que gane, aunque el Madrid no se acercará al sueldo que ahora cobra en el PSG, en torno a los 37 millones de euros anuales.

Heredero de Cristiano

En el Real Madrid también se contempla que Neymar sea el heredero de Cristiano Ronaldo, ya que en la entidad de Chamartín no se tiene el plan de que ambos coincidan. Si Cristiano Ronaldo no resulta decisivo en esta eliminatoria ante el PSG, el Real Madrid también tiene entre sus ideas que esta sea la última temporada del portugués como blanco, aunque todo dependerá de su final de curso, una época en la que Cristiano suele resurgir y ser relevante para los éxitos decisivos.

Neymar y Cristiano Ronaldo se dan la mano en un Madrid - Barça.

Neymar y Cristiano Ronaldo se dan la mano en un Madrid - Barça.

A día de hoy, la primera idea del club, y contando cÓmo está el equipo actualmente, es que Ronaldo, que tiene contrato hasta 2021, no siga la próxima temporada siempre y cuando se pueda llevar a cabo el fichaje de Neymar. 

Tercer intento

El Real Madrid ya estuvo cerca del brasileño a mediados de la década pasada, cuando Neymar, con 14 años, llegó a viajar a la capital de España, pasando varias pruebas con el club blanco y participando en algunos entrenamientos en la Ciudad Deportiva de Valdebebas. El Madrid, en una época de inestabilidad tras la dimisión de Florentino Pérez, acabó desechando el fichaje al pedirle Wagner Ribeiro, su representante, una cifra en torno a los 60.000 euros que desde el club blanco consideraron excesiva.  

Años después, y cuando el jugador ya había explotado en Brasil (ganó una Liga y una Copa Libertadores con el Santos) y era mundialmente reconocido, el Real Madrid también puso su foco en el jugador y llegó a enviar a varios miembros de su equipo médico a Brasil, donde Neymar pasó reconocimiento médico. Cuando prácticamente todo estaba cerrado, Florentino Pérez frenó el fichaje al ver el lío que suponía su contratación y que poco después se demostró cuando llegó al Barcelona.

Neymar saluda al público acompañado de Nasser Al-Khelaifi, dueño y presidente del PSG.

Neymar saluda al público acompañado de Nasser Al-Khelaifi, dueño y presidente del PSG. E. E. podium_ee

Ahora, ya lejos del club catalán, el Madrid recupera su intención de hacerse con los servicios de Neymar. En principio, la idea era ir a por el brasileño en 2019, cuando está previsto que sus problemas judiciales en España ya hayan acabado, pero la situación deportiva actual ha adelantado los planes: si el PSG elimina al Real Madrid, los blancos irán este mismo verano a por el brasileño.

Caja llena para un fichaje galáctico

En el Real Madrid harán un esfuerzo económico por Neymar, por el que el PSG pagó al Barcelona 222 millones de euros. El club blanco lleva tres años consecutivos sin hacer un gran fichaje, de los considerados galácticos, y ninguna de sus contrataciones en estas tres últimas tres temporadas ha superado los 30 millones de euros. Dinero hay en caja.

De todas formas, para fichar a Neymar el Real Madrid tendrá que negociar con el PSG, ya que en Francia no existen las cláusulas de rescisión y desde el conjunto parisino se niega que Neymar incluyera alguna opción de salida con preferencia al Madrid o a algún otro equipo.

Neymar, en un calentamiento previo a un partido con el PSG.

Neymar, en un calentamiento previo a un partido con el PSG. REUTERS

El futbolista brasileño y el Real Madrid vivirá este miércoles otro duelo más en su historia de amor y odio. El eterno aspirante a vestir la blanca volverá a pisar el Santiago Bernabéu con otra camiseta. Lo hará con la del PSG, el equipo al que se fue el pasado verano apostando más por el aspecto económico que por el deportivo. 

Con muchísimo en juego, nada menos que una temporada entera, el Real Madrid recibe al PSG en la ida de octavos de Champions League con el olor de los viejos tiempos. Unión en el madridismo para la cita más importante del año y aquella que determinará el futuro más cercano del actual campeón de Europa.