Los jugadores del Sevilla celebran el gol de Ganso.

Los jugadores del Sevilla celebran el gol de Ganso. Reuters

Champions League

Un Sevilla con oficio se clasifica para los octavos de final de la Champions

El conjunto hispalense empató ante el Maribor (1-1) con un gol de Ganso en la segunda mitad y pasa como segundo de grupo. El Liverpool avanza como primero tras golear al Spartak (7-0).

En Maribor, una música cansina, la que llegaba desde una grada fría pero con cuerdas vocales afinadas, sonó durante todo el partido. Pero no fue lo único. Al juego, paralelamente, también se le sumaron algunos gritos desde el banquillo. Todos, absolutamente todos, con un mensaje: gol en Anfield. Otro. Y otro. Y otro más. Hasta en siete ocasiones marcó el Liverpool, que certificó su pase como primero de grupo a octavos de final de la Champions League aplastando al Spartak de Moscú. Y, claro, con los ingleses confirmando su victoria, el Sevilla se sintió libre de hacer lo que quisiera. Empató, pero podría haber ganado o perdido. En realidad, daba igual [narración y estadísticas: 1-1].

La noche acabó para el Sevilla mejor de lo que comenzó. El conjunto hispalense se metió en octavos de final como segundo, consiguió su objetivo y cogió el avión para volver a España. Hizo los deberes y se fue con buen sabor de boca de Eslovenia. Eso sí, lo pasó muy mal en el arranque. No sufrió, por aquello de que el Liverpool goleaba en Anfield, pero sí se mordió las uñas durante buena parte del partido. De primeras, porque no jugó bien. Tocó, tocó y tocó, pero no creó ocasiones claras de gol ni peligro en toda la primera mitad. De hecho, se fue al túnel de vestuarios por debajo en el marcador tras encajar un gol de Tavares.

La tónica, sin embargo, cambió progresivamente en la segunda mitad. Entró Ganso en el campo y las posesiones largas terminaron en tiros a puerta u ocasiones. Lo intentó reiteradamente Escudero desde lejos, estuvo a punto de marcar Ben Yedder dentro del área después de hacer un buen control y errar frente a Handanovic, y, finalmente, Ganso hizo el gol del empate. El brasileño le pegó desde la frontal –muy mal, por cierto– y el guardameta del Maribor vio cómo el balón le pasaba por entre las manos y se metía dentro de la portería.

Tuvo una última Ben Yedder para dar la victoria a los sevillisas, pero su ocasión se perdió en el limbo de las jugadas sin gloria. Empató el conjunto hispalense y se clasificó como segundo de grupo. ¿Mejor o peor? Ya se verá. Lo cierto es que, terminada la jornada, igual no es mala opción. Los sevillistas se podrían ver en octavos con Manchester United, PSG, Roma, City, Besiktas y Tottenham.