Marc Bartra en el hospital tras el ataque al autobús del Dortmund.

Marc Bartra en el hospital tras el ataque al autobús del Dortmund. Instagram

Champions League

Bartra sale del hospital cuatro días después del ataque al autobús del Dortmund

Fue el único futbolista del Borussia que resultó herido, teniendo que ser operado de una fractura en el radio. Describió el altercado como "los 15 minutos más largos y duros de mi vida".

Noticias relacionadas

El defensa español Marc Bartra, único jugador del Borussia Dortmund herido en el ataque con explosivos dirigido al autocar del equipo, abandonó este sábado el hospital donde fue operado el martes, día del atentado. El jugador, de 26 años, dejó el centro sanitario, indicaron fuentes del club, en su cuenta en Twitter, donde se indica asimismo que se han reforzado las medidas de seguridad para el partido liguero que ya disputa el equipo contra el Eintracht de Fráncfort.

El viernes, el propio Bartra había colgado en su cuenta en Instagram una imagen suya, aún en la cama del hospital, y un texto en que describía su sensación durante el ataque, en el que dijo haber vivido "los 15 minutos más largos y duros de mi vida". "El dolor, el pánico y la incertidumbre de no saber lo que estaba pasando, ni cuánto tiempo duraría...", escribió el jugador. Pese a la conmoción, afirmaba que día a día nota cómo iba recuperando "las ganas de vivir, de jugar y de entrenar".

Hoy he vuelto a recibir en el hospital la visita que más feliz me hace. Ellas son mi todo, la razón por la que lucho para superar siempre los obstáculos y este ha sido el peor de mi vida, una experiencia que no desearía a nadie en este mundo. El dolor, el pánico y la incerteza de no saber lo que estaba pasando, ni cuánto tiempo duraría... fueron los 15 minutos más largos y duros de mi vida. A todo esto os quiero decir, que creo que el shock de estos días va disminuyendo cada vez más y a la vez se suman las ganas de vivir, de luchar, de trabajar, de reír, de llorar, de sentir, de querer, de creer, de jugar, de entrenar, de seguir disfrutando de mi gente, seres queridos, compañeros, de mi pasión, de defender, de oler el césped como hago antes de que empiece el partido y motivarme. De ver las gradas llenas de personas que aman nuestra profesión, gente buena que sólo quiere que le hagamos sentir emociones para olvidarse del mundo y sobre todo de este mundo en el que vivimos, cada vez más loco. Lo único que pido, LO ÚNICO, es que vivamos TODOS en paz y dejemos atrás las guerras. Estos días cuando me miro la muñeca, hinchada y malherida, sabéis qué siento? Orgullo. La miro orgulloso pensando en que todo el daño que querían hacernos el martes, se quedó en esto. Gracias a los doctores, enfermeras, fisioterapeutas y personas que me ayudan a recuperar y que la muñeca quede perfecta. A las miles y miles de personas, medios, organizaciones de todo tipo, el BVB y compañeros, que me habéis hecho llegar vuestro apoyo y cariño. Por pequeño que sea, me ha llenado increíblemente de fuerzas para seguir SIEMPRE adelante. Necesitaba escribir y desahogarme y así zanjar todo para ya solo pensar en ponerme al 100% lo más pronto posible! Un saludo muy grande! Marc 💛

Una publicación compartida de Marc Bartra (@marcbartra) el 14 de Abr de 2017 a la(s) 3:38 PDT

Las autoridades alemanas siguen investigando el ataque, sin descartar ninguna hipótesis sobre su autoría. Según el diario Die Welt, se investiga si los explosivos empleados procedían de algún almacén del Ejército alemán. De acuerdo con este rotativo, se está analizando tanto el material de los tres artefactos que estallaron junto al vehículo del equipo de fútbol como los detonadores empleados.

Estas informaciones siguen a las avanzadas por el diario berlinés Der Tagesspiegel, cuya redacción recibió un correo electrónico de signo ultraderechista en que se atribuye la autoría del ataque y se amenaza con otro atentado, esta vez en Colonia. En el mensaje recibido por ese diario se ataca el modelo de sociedad multicultural, se menciona a Adolf Hitler y se afirma que el ataque de Dortmund fue "una última advertencia".

Se anuncia un ataque en Colonia, a 60 kilómetros de Dortmund, el día 22, y supuestamente el objetivo son las marchas de protesta izquierdista contra la celebración en esa ciudad del congreso del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD). El atentado contra el Dortmund, cuyo autobús recibió el impacto de los explosivos camino al estadio para disputar un partido de la Liga de Campeones, sigue rodeado de enigmas.

La Fiscalía federal alemana reconoció el jueves que no ha podido probar una relación entre el ataque y el único detenido como sospechoso de implicación en éste, un iraquí de 26 años que presuntamente militó en el grupo terrorista Estado Islámico (EI) en su país.

En el lugar del ataque se hallaron tres escritos presuntamente yihadistas reivindicando su autoría, pero los expertos alemanes han cuestionado su autenticidad, ya que ni el contenido ni el proceder siguen los esquemas habituales del terrorismo islámico. Se sigue asimismo la pista de hinchas radicales del Leipzig, en venganza por las agresiones de hooligans del Dortmund contra sus aficionados en un partido disputado el pasado febrero.

Además de Bartra, que fue operado de una rotura en el brazo, en el ataque resultó herido un policía que custodiaba el vehículo. En el "Land" de Renania del Norte-Westfalia, donde se encuentra Dortmund, conviven otros cuatro equipos de la Primera división -Schalke, Colonia, Mönchengladbach y Bayer Leverkusen.