Lionel Messi, durante la derrota del Barcelona ante el Levante en La Liga

Lionel Messi, durante la derrota del Barcelona ante el Levante en La Liga Reuters

Fútbol FC BARCELONA

El Barça, en su mayor crisis: Valverde sin crédito, Messi solo a ratos y el vestuario un polvorín

La derrota ante el Levante escenifica el mal momento del conjunto catalán y genera aún más dudas respecto a su futuro en la temporada. 

Noticias relacionadas

Siete minutos trágicos en el Ciudad de Valencia han provocado una de las mayores crisis de los últimos años en el Fútbol Club Barcelona. El Levante remontó en ese tiempo el tanto marcado de penalti por Messi con tres goles que retratan el mal momento culé y las vergüenzas de una defensa que parece ser el peor enemigo de Ter Stegen

Precisamente, el portero alemán fue el encargado de levantar la voz tras la sufrida victoria ante el Slavia de Praga en Champions. "Tenemos que hablar de algunas cosas", afirmó el guardameta. Sus palabras no cayeron bien en el vestuario e incluso le costó la reprimenda pública de Ernesto Valverde

El técnico afirmó que los problemas se tienen que "resolver dentro, no fuera". Una pulla a su pupilo que no hizo más que escenificar la división existente en el vestuario. Lo cierto es que el más cuestionado de la derrota contra el Levante es el propio Valverde. El entrenador fue salvado por Messi y los pesos pesados tras el mal final en la temporada pasada, pero su situación en el banquillo es crítica. 

El Barça ha perdido tres partidos en lo que va de Liga, de hecho el Real Madrid, con todas sus dudas, solo ha caído en un encuentro. Si Zidane era cuestionado hace tan solo unas semanas, Valverde está más en la cuerda floja que nunca. En Champions las sensaciones no son mejores a pesar de ser líder con siete puntos. Ter Stegen salvó un punto en Dortmund y los tres logrados de forma agónica contra el débil Slavia de Praga. 

Messi y Gerard Piqué, en la derrota del Barcelona ante el Levante en Liga

Messi y Gerard Piqué, en la derrota del Barcelona ante el Levante en Liga Reuters

En 11 partidos de Liga, el Barcelona ha recibido 14 goles. Ya no es aquel equipo que convirtió el Camp Nou en inexpugnable y sobre todo muestra sus vergüenzas fuera de casa. Perdió en Bilbao, en Granada y ahora en el Ciudad de Valencia. Además, empató contra Osasuna en El Sadar

Piqué, Griezmann y otros chicos del montón

Ese 1,27 goles encajados por partido señalan directamente también a la defensa y especialmente a Gerard Piqué. El central mostró un pésimo nivel contra el Levante en la semana que estuvo en Madrid promocionando su Copa Davis. Actualmente parece más preocupado por sus negocios que por el fútbol y eso se está notando en el nivel que esta mostrando esta temporada.

El Barcelona también echa de menos al mejor Messi. El argentino sufrió una lesión al inicio del curso y solo ha podido brillar en determinados partidos. Ante el Valladolid se vio la mejor versión del conjunto culé, coincidiendo con una exhibición del '10'. Sin embargo, solo cuatro días después fue un alma solitaria sobre el césped del Ciudad de Valencia. 

Antoine Griezmann, en el Levante - Barcelona de La Liga

Antoine Griezmann, en el Levante - Barcelona de La Liga Reuters

Tampoco ayuda la escasa aportación del gran fichaje de este verano. Griezmann no se ha adaptado al Barcelona y tampoco a Messi. El francés no es querido en el vestuario, ya que de hecho solo llegó por un acuerdo previo a que Neymar estuviera en el mercado. El brasileño es el deseado tanto por Leo como por todo el núcleo duro. 

De hecho, cada vez son más las voces que señalan a Griezmann. El ex del Atlético podría incluso tener un breve paso por la Ciudad Condal, ya que su caso recuerda al de Ibrahimovic. Sin feeling con Messi y con la rumorología situándolo ya fuera del Barcelona la próxima temporada. 

Valverde, contra las cuerdas

La crisis del Barça tiene varios padres, pero es Valverde el que queda en el precipicio. Ansu Fati salvó el inicio de Liga, aunque el joven jugador no ha sido más que una aparición fugaz hasta el momento. El entrenador tampoco demostró tener recursos tácticos para salvar a su equipo en una segunda parte para olvidar contra el Levante. 

Ernesto Valverde, en el Ciudad de Valencia

Ernesto Valverde, en el Ciudad de Valencia Reuters

Mientras el vestuario parece un polvorín a punto de estallar: Piqué liado con la Davis, Messi echando de menos a Neymar, Griezmann sin apoyos y Ter Stegen reclamando más actitud a sus compañeros. El ejército de Pancho Villa y cada uno a su guerra. El martes, ante el Slavia de Praga en el Camp Nou y en Champions, el foco estará sobre los jugadores y, especialmente, sobre un Valverde al que ya empiezan a buscar sustituto. 

[Más información: El Levante remonta en siete minutos y saca los colores al Barcelona]