Raúl Bravo en una imagen de archivo con el Real Madrid

Raúl Bravo en una imagen de archivo con el Real Madrid EFE

Fútbol OPERACIÓN OIKOS

Familiares, corredores de apuestas y efectivo: así funcionaba la trama mafiosa de Raúl Bravo

El exjugador del Real Madrid era, supuestamente, el líder de una organización criminal que ha caído tras la 'Operación Oikos' llevada a cabo por la Policía.

Noticias relacionadas

La jornada 41ª de Segunda División del pasado año deparó un duelo, en teoría, desigualado entre Huesca y Nàstic. El conjunto oscense llegaba con el ascenso a Primera conseguido y el equipo de Tarragona se jugaba la permanencia. Este partido, denunciado por LaLiga, fue el inicio de la investigación que ha traído como consecuencia la 'Operación Oikos' que ya cuenta con once detenidos

Con 0-0 al descanso entraron grandes cantidades de dinero en las apuestas a la victoria del Nàstic. Finalmente, el conjunto grana se llevó el triunfo con un solitario gol de Uche en la segunda mitad. Aquel sospechoso resultado ha provocado que ahora, un año después, caiga una red de amaños que supuestamente estaba liderada por Raúl Bravo, exjugador del Real Madrid y de la Selección

La investigación, que sigue abierta, se centra ahora en las últimas jornadas de Primera y Segunda de la presente campaña. También, según informó la Policía, un encuentro de Tercera fue pactado aunque finalmente no se cumplió el acuerdo "comprometiéndose los jugadores implicados en compensar las pérdidas realizando otro en el futuro". 

Algunos de los detenidos son Raúl Bravo, Borja Fernández, del Valladolid y que se retiró hace escasos 10 días Carlos Aranda, exjugador de varios equipos de Primera División, e Íñigo López, actualmente en el Deportivo. También el presidente del Huesca, Agustín Lasaosa, y el jefe de los servicios médicos, Juan Carlos Galindo.

Dentro de los investigados se encuentran también familiares que utilizaban los futbolistas para apostar en su nombre. Estos, supuestamente, ejercerían el papel de testaferros e ingresarían grandes comisiones. El modus operandi de la red señalaba siempre los primeros y los últimos partidos de La Liga como los idóneos para poder realizar los amaños. 

Las apuestas que se realizaban eran combinadas (resultado al descanso y al final o resultado y córners, por ejemplo) para maximizar así los beneficios. En un partido de Segunda, según la Policía, "tuvo una fuerte incidencia en las apuestas al registrar las casas un volumen de dinero hasta 14 veces más elevado al normal para esta División".

El tanteo siempre se realizaba con los capitanes, ya que eran los que tenían el mando en el vestuario. Una vez el contacto fuera positivo, la red trazaba los términos del acuerdo. Los jugadores recibían un porcentaje, siempre en efectivo, como anticipo y el resto lo cobraban una vez se hubiera cumplido el amaño correctamente. 

Así ha sido la operación policial contra una organización de “amaños deportivos”

Además de familiares, la Policía investiga el uso de corredores de apuestas profesionales habituados a apostar en casas de Ucrania y Asia. Las redes mafiosas suelen utilizar estas empresas por la facilidad para apostar y la dificultad para estar bajo vigilancia. 

Para poder operar esta mafia necesitaba grandes cantidades de dinero, ya que además de la cuantía para la apuesta tenía que adelantar una suma importante a los jugadores involucrados como garantía del acuerdo. Además del fútbol, el tenis ha sido siempre otro de lo deportes en continua vigilancia por la Policía debido a que cuenta con una gran facilidad para poder amañar apuestas. 

La diferencia en esta ocasión con la red que, supuestamente, lideraba Raúl Bravo es que la trama mafiosa habría conseguido corromper a jugadores de élite. Incluso la detención del presidente del Huesca hace peligrar al club oscense, ya que, según el Código Disciplinario de la RFEF, de demostrarse que amañó resultados podría ser castigado con la pérdida de categoría. 

Por su parte, los futbolistas en activo, más allá de los castigos penales, se enfrentan a una inhabilitación de dos a cinco años. El amaño de las apuestas hace tambalear el fútbol de élite por primera vez con un escándalo que puede ser aún mayor según avance la investigación de la Policía y del Juzgado de Instrucción número 5 de Huesca. 

[Más información: Detenidos jugadores de Primera y Segunda por amaños en una trama liderada por Raúl Bravo]