Schmeichel dando órdenes. Foto: Twitter. (@kschmeichel1)

Schmeichel dando órdenes. Foto: Twitter. (@kschmeichel1)

Fútbol PREMIER LEAGUE

El dolor de Kasper Schmeichel: rompió a llorar tras el accidente del helicóptero

El Leicester ha copado las portadas de todos los medios este sábado por una trágica noticia. El helicóptero del dueño del conjunto inglés se estrellaba a la salida del King Power Stadium tras el partido contra el West Ham de la jornada 10 de la Premier League.

No se conocen todavía del accidente ocurrido en el parking del estadio del Leicester, aunque los medios ingleses aseguran que Vichai Srivaddhanaprabha, dueño del club, iba a bordo de la aeronave junto a su hija. Toda la ciudad se quedó en shock tras conocer la funesta noticia, sin embargo, uno de los que vivió más de cerca el accidente fue Kasper Schmeichel.

El guardameta del Leicester presenció muy de cerca el accidente y, según afirma el diario inglés The Mirror, no pudo contener las lágrimas al ver incidente. El portero, al escuchar las sirenas de las ambulancias y la policía, acudió corriendo al lugar de los hecho para ver qué había ocurrido y, al presenciar, la desoladora imagen, quedó abatido.

Schmeichel

Schmeichel

Sin embargo, Schmeichel no es el único futbolista que acabó en shock por el accidente. Peter Shilton, exjugador del Leicester, también estuvo muy cerca del lugar de los hechos. Su mujer, Stephanie, aseguró al mismo medio que "los dos estamos en shock. Sucedió justo frente a nosotros cuando salíamos". Además, afirmaba que "no sabemos qué ha pasado. Es horrible. Necesitamos saber si todos están bien. Eso es lo más importante. Deseamos que todos salgan bien".

El mensaje de Vardy tras el accidente

Otros jugadores de la actual plantilla del Leicester han querido mandar sus mensajes de esperanza tras el accidente del helicóptero de Vichai Srivaddhanaprabha. Vardy utilizó su cuenta de Twitter para expresar su deseo de que todo acabara bien.

Harry Maguire o Wilfred Ndidi publicaron en la conocida red social idénticos mensajes, esperando que todo el accidente se haya quedado en un terrible susto y las consecuencias sean las menores posibles.