Messi en el Girona - Barcelona

Messi en el Girona - Barcelona Andreu Dalmau EFE

Fútbol LA LIGA

Las cinco claves para entender la polémica del Girona - Barcelona en EEUU

Nunca antes un partido de La Liga había creado tanta polémica cuatro meses antes de su disputa, pero el Girona - Barcelona de la jornada 21 ha batido todos los récords. Todo a raíz de la propuesta de Javier Tebas, presidente de LaLiga, de que se celebre en EEUU tras el acuerdo alcanzado con Relevent Sports

Esta sería la primera vez que un encuentro liguero se jugaría fuera de España, aunque el gran revuelo se ha formado con la elección del derbi entre albirrojos y culés para representar a LaLiga. El tenso momento político que se vive en Cataluña y las habituales proclamas independentistas que se han visto tanto en las gradas de Montilivi como del Camp Nou amenazan con convertir el fútbol en un altavoz de los secesionistas para internacionalizar su mensaje. 

Tal y como publicó EL ESPAÑOL, el veto actual de Gobierno y Federación echan por tierra el sueño de Tebas de organizar el duelo catalán en Miami. Solo un cambio de postura de Luis Rubiales agitaría otra vez la coctelera. LaLiga sueña con convencer a la RFEF la próxima semana en una reunión definitiva. 

Cinco claves resumen lo ocurrido hasta la fecha y las posturas de todos los protagonistas en el conflicto del partido de La Liga en EEUU: 

1º Tebas y el acuerdo entre LaLiga y Relevent Sports

El pasado 16 de agosto se anunció que LaLiga se había asociado con Relevent Sports para "impulsar el fútbol en EEUU y Canadá". Según rezaba el comunicado de la patronal de clubes: "LaLiga North America, una joint venture a 15 años y participada al 50%, será el representante exclusivo de LaLiga en ambos territorios con grandes aspiraciones, entre ellas celebrar un partido de LaLiga Santander en EEUU".

Ese acuerdo no fue votado por la asamblea de LaLiga y ni lo clubes ni la Federación habían sido antes informados por Tebas. Relevent Sports es la empresa que ya organiza la International Champions Cup en verano con los mejores equipos europeos. Este torneo, que ha ido creciendo progresivamente y da generosos ingresos a los participantes, ha terminado con las antiguas pretemporadas en los territorios nacionales. Su dueño es Stephen Ross, un magnate inmobiliario que también es propietario de los Miami Dolphins -histórica franquicia de la NFL-. 

Tebas, presidente de La Liga

Tebas, presidente de La Liga Reuters

El llevar La Liga a EEUU es un viejo sueño de Tebas, obsesionado por conquistar mercado internacional después de que la Premier saque varios cuerpos de ventaja a la competición española tras la venta de sus derechos televisivos. El presidente se ha agarrado a este acuerdo y, a pesar de toda la polémica, sigue insistiendo en jugar el Girona - Barcelona el próximo 26 de enero en el Hard Rock Stadium

2º Por qué fueron elegidos el Barcelona y el Girona

Dentro de los 380 encuentros que forman La Liga 2018/2019, el seleccionado por Tebas fue el Girona - Barcelona. El acuerdo, antes explicado, con Relevent Sports impone que ese partido que se juegue en EEUU debe contar con la presencia de Real Madrid o Barcelona. El Clásico, por supuesto, quedaba fuera de la ecuación desde un principio. 

Sin embargo, el Real Madrid se ha mostrado en todo momento contrario a la idea de que se celebre un duelo liguero fuera de España. La entidad presidida por Florentino Pérez se enteró del proyecto una vez que fue publicado por los medios de comunicación y no consideran que sea una buena idea. De hecho, cree que perjudica al aficionado y que el fútbol español no tendrá un mayor impacto en el mundo por disputar un partido al año en el extranjero. 

Dentro de los argumentos del equipo blanco para estar en contra se destaca que se desvirtúa la competición. Ya que el no visitar un campo tan difícil como Montilivi para uno de los favoritos al título beneficia a dicho conjunto. Por tanto, una vez descartada la opción del Real Madrid, a Tebas solo le quedaba el Barcelona para hacer su sueño realidad. Bartomeu abrazó el proyecto y de esta forma LaLiga ya cumplía el primer requisito. 

Ahora faltaba buscar un rival del conjunto culé. Ahí entró en escena el Girona, equipo que mantiene una gran relación con Tebas. El conjunto gerundense es propiedad del City Football Group y Pere Guardiola, hermanísimo del actual entrenador del Manchester City y ex del Barcelona. Los cuatro millones de euros que recibiría en sus arcas y hacer crecer su reputación internacional, los motivos para ofrecerse como 'conejillo de indias' en este experimento. 

Otros muchos equipos pequeños se han mostrado partidarios con ese pellizco económico de recompensa, pero Tebas ya tenía desde antes al Girona a su socio perfecto. Una sociedad con arraigo y bases sólidas para acompañarle en la utopía de llevar un partido de La Liga fuera de España. 

3º La AFE y la amenaza de huelga

El primer gran motín en contra de la propuesta de LaLiga lo organizó la Asociación de Futbolistas Españoles. El sindicato, presidido por David Aganzo, recriminó a Tebas no haber contado con los jugadores para un acuerdo de tal magnitud. El enfado llegó a unir a todos los capitanes de Primera División y su clara oposición a que un encuentro se celebre en EEUU. 

"El problema es la falta de sentido común. Nos estamos acostumbrando a cosas que no son normales. Calendarios que benefician a que el fútbol se valore en Japón y Estados Unidos, que jugadores de Arabia Saudí lleguen a los clubes pagando... no son cosas naturales y hay que decir basta", afirmó Aganzo el 22 de agosto. 

David Aganzo, presidente de la AFE

David Aganzo, presidente de la AFE Kiko Huesca Agencia EFE

La AFE puso como fecha tope "finales de setiembre o principios de octubre" para decidir si acudir a la huelga. Es entonces cuando está pendiente una reunión con la patronal. Los futbolistas, además, recordaron que "la Federación puede tumbar el acuerdo" entre LaLiga y Relevent Sports. 

4º El veto del Gobierno y la Federación

La reunión a tres bandas entre Gobierno, Federación y FIFA dio como resultado dos grandes noticias: la posible candidatura de España para organizar la Eurocopa 2028 o el Mundial 2030 y el rechazo de todas las partes al derbi catalán en EEUU. Infantino, presidente del máximo organismo del fútbol a nivel mundial, cree que desvirtúa la competición y que, además, solo prima el negocio en esa medida perjudicando así al aficionado. 

Por su parte, Pedro Sánchez no cree que sea el momento para que un Girona - Barcelona se dispute en Miami. El presidente del Gobierno está preocupado por la posibilidad de que sirva como acto independentista en el extranjero. La tensión política en Cataluña desaconseja que este sea el primer encuentro de La Liga que se dispute en EEUU. El Consejo Superior de Deportes se opondrá así a la propuesta de Tebas.

Pedro Sánchez se reúne con Rubiales e Infantino

Pedro Sánchez se reúne con Rubiales e Infantino Fernando.Calvo Agencia EFE

Si alguien tiene en este momento la pelota en su tejado, ese es Luis Rubiales. La Federación está decidida a vetar el partido en EEUU y el presidente ya se mostró la semana pasada enfadado por la actitud de Tebas en una entrevista a The Guardian: "Dicho sin rodeos, es maleducado. Ha firmado un acuerdo que no le corresponde. Lo que ha firmado es inútil. No tiene significado sin nuestra autorización, así que vamos a ver qué pasa".

Rubiales está en sintonía con Pedro Sánchez y ha dado su palabra para tirar atrás la idea de LaLiga. Por ejemplo, los árbitros los pone la Federación y Tebas no contó ni con los colegiados ni con los jugadores antes de hacer público un acuerdo que crea un cisma en el fútbol español.

La próxima semana habrá una reunión en la que estarán presentes Tebas y Rubiales, siendo esta la última bala del presidente de LaLiga. Si el máximo mandatario no cambia de pensamiento, ese será el pitido final al Girona - Barcelona en EEUU. Pero claro, con el precedente del 'caso Lopetegui', con el presidente de la Federación todo puede pasar hasta el último momento. 

5º La sombra de un 'aquelarre independentista' en EEUU

El pasado 23 de septiembre de 2017, Girona y Barcelona se enfrentaron en Montilivi y el minuto 17 se convirtió en una proclama independentista con cánticos y cientos de esteladas al viento. También, el 24 de febrero de 2018, en el partido del Camp Nou entre ambos equipos ocurrió lo mismo. En esta ocasión, además, dos grandes pancartas amarillas con la leyenda 'Freedom' y 'Llibertat' ocuparon buena parte de un lateral del estadio culé. 

Por todos estos antecedentes, el Girona - Barça en Miami se convertiría en una amenaza independentista. Los secesionistas siempre han querido llevar su mensaje a otros países e internacionalizar el llamado 'procés'. Además, aquellos socios independentistas del club gerundés que quisieran viajar a EEUU tendrían los gastos pagados. 

Aficionados del Barcelona portando esteladas. Foto: fcbarcelona.es

Aficionados del Barcelona portando esteladas. Foto: fcbarcelona.es

Tebas, para frenar el temor de PSOE y PP, incluso propuso llenar de banderas españolas el Hard Rock Stadium. Además, indicó que toda la previa del encuentro se propagaría la Marca España en tierras estadounidenses. Sin embargo, la elección del derbi catalán cuenta con el rechazo del Gobierno al considerar que es el peor partido, y el más peligroso, para hacer un acto de promoción de imagen en el exterior. 

El Girona es uno de los clubes con más aficionados independentistas, de hecho solo hay que ver las esteladas y los cánticos de Montilivi en cada partido, mientras que el Barcelona siempre se ha mostrado de perfil. El propio Bartomeu ha llegado a "lamentar los encarcelamientos" en contra de lo que había decidido la Justicia