Son Heung-Min, en el pasado Mundial.

Son Heung-Min, en el pasado Mundial. REUTERS

Fútbol JUEGOS ASIÁTICOS

Son Heung-Min se la juega: a 90 minutos de la gloria o la 'mili' coreana

La historia de Son Heung-Min se dio a conocer en el pasado Mundial de Rusia. Si Corea del Sur pasaba a los cuartos de final el futbolista del Tottenham se libraría de cumplir el servicio militar en su país. Pero no fue así y la selección coreana fue apeada del torneo en la fase de grupos.

Aun así, el jugador asiático tenía una última bala en la recámara, los Juegos Asiáticos que se disputan desde el pasado 18 de agosto en Jakarta y en los que Son Heung-Min necesita colgarse la medalla de oro para no acudir a filas. Y está muy cerca de lograrlo, ya que Corea del Sur jugará la final del próximo sábado ante Japón, 90 minutos que separan al extremo asiático de la gloria o el deber con su país.

En el caso de los deportistas de élite coreanos, existen dos posibilidades para poder evitar el servicio militar: o ganar una medalla de oro en los Juegos Asiáticos o ganar una medalla, sea cual sea, en unos Juegos Olímpicos. De hecho, Son Heung-Min podría estar a día de hoy libre de toda preocupación si hubiera acudido a los Juegos Asiáticos de 2014 o a los Juegos Olímpicos de 2012, donde Corea del Sur logró la medalla de oro y bronce respectivamente.

Podría decir adiós a la Premier

De no lograr el oro frente a Japón, Son Heung-Min tendría que despedirse de la Premier League y del Tottenham, equipo al que llegó en 2015 y donde ha disputado un total de 133, marcando nada menos que 47 goles.

Pese a ello no todo está perdido para el coreano. Si su selección no logra el oro el jugador tendrá que vestir el uniforme militar, pero podrá seguir compaginando su carrera futbolística en el Sangju Sangmu, equipo que milita en la Primera División de Japón y que 'acoge' a todos esos futbolistas obligados a cumplir el servicio.