Lucas Hernández celebra la Supercopa.

Lucas Hernández celebra la Supercopa. REUTERS

Fútbol SUPERCOPA DE EUROPA

Lucas Hernández se desata tras la Supercopa: así fue la fiesta del francés

Noticias relacionadas

Ganar el Mundial con Francia en el pasado mes de julio y arrebatarle la Supercopa de Europa al Real Madrid es razón más que suficiente para dar rienda suelta a la locura. Es lo que hizo Lucas Hernández tras la victoria del Atlético de Madrid ante los blancos. Con el pitido final la fiesta comenzó en el vestuario del conjunto rojiblanco, donde el champán, los cánticos y bailes fueron la nota predominante. Griezmann, que tuvo un discreto papel en la final, quiso capturar el curioso baile de su compañero a ritmo de twerking.

Aunque no se ve en las imágenes, Lucas también mostró sus habilidades al abrir una botella de cerveza con la boca, "yo soy experto abriendo botellas", reconoció el jugador en los micrófonos de COPE.

En lo más puramente deportivo, Lucas Hernádez valoró tras el partido la victoria en la Supercopa de Europa y aseguró que el Atlético de Madrid "no tiene límites" esta temporada. "Estamos haciendo un trabajo muy grande y la verdad es que esperamos seguir así esta temporada, tenemos un grupo muy competitivo, cualquier jugador que salga lo va a intentar hacer lo mejor posible", reconoció.

Lucas espera cuajar un gran año con el Atlético de Madrid y considera que el ADN del equipo debe de ser el mismo que en los últimos años: "Somos un equipo muy competitivo, no nos salimos del partido a partido, este año podemos hacer un gran año. Empezar una temporada ganando al eterno rival... poco más se puede pedir", concluyó.

Lucas Hernández y Giménez, en Neptuno.

Lucas Hernández y Giménez, en Neptuno.

Celebración light en Neptuno

Tras la victoria en la Supercopa de Europa el Atlético de Madrid no tiene previsto acudir a Neptuno, que fue vallado por lo que pudiera pasar pero que finalmente no contará con la presencia de la plantilla rojiblanca. Aun así el propio Lucas Hernández y Gímenez no han querido perder la oportunidad de acercarse a la conocida fuente y hacerse un inesperado selfie.