Julio Alberto, exjugador del FC Barcelona.

Julio Alberto, exjugador del FC Barcelona.

Fútbol DESAFÍO SECESIONISTA

Julio Alberto, señalado por sus opiniones sobre Cataluña: "Me vuelvo a Asturias"

El exjugador del Barcelona, con quien disputó más de 200 partidos, afirmó que la directiva azulgrana había politizado el club y propuso que sean los propios socios quienes voten si quieren seguir en la Liga española.

Julio Alberto disputó más de 200 partidos con la camiseta del FC Barcelona. Se convirtió en un mito del club azulgrana con aquella imagen junto a Diego Armando Maradona. Un  ídolo del Camp Nou hasta que ha hablado de la situación política en Cataluña. Con sus 9 goles como azulgrana protestó en un programa de televisión por cómo el club se ha politizado y ha politizado los encuentros y a sus aficionados. Unas quejas que le han valido, según confesó él mismo en Espejo Público, el rechazo del club: "Me voy a Asturias a buscar trabajo".

"Somos un equipo de fútbol, no somos un partido político", reconoció en un plural mayestático que le une al club desde que aterrizase allí en 1982 procedente del Atlético de Madrid. "Esta gente -en referencia a la Junta Directiva- ha politizado el club", insistió. De hecho, fue más allá, y tras reconocer que le ofenden los pitos al himno nacional en la finales de Copa del Rey, propuso que fueran los propios socios quienes decidieran el destino del FC Barcelona: "Propongo que pongamos las urnas para que el socio vote si quiere jugar en la liga española o no. Si tan incómodos estamos con lo que está pasando...".

No ha habido ninguna reacción pública ni oficial por parte del conjunto azulgrana o parte de grupos de animación o peñas, pero en otra intervención en el programa de Antena 3, Julio Alberto afirmó que se va: "Me voy a buscar trabajo fuera de Cataluña. Me vuelvo a Asturias". "No me han invitado a irme, pero ya sé que me tengo que ir", añadió, afirmando que esta situación se produce porque sus declaraciones políticas le han pasado factura: "Sím, por supuesto, eso es así".

"Por lo que ha sido mi infancia, mi vida, el único sitio en el que he tenido sentido de pertenencia ha sido en el club. Era mi casa, mi vida. [...] Cuando llegas ahí en el 82 y lo das todo por este club, lo das todo por esta gente, saber que ya no puedes llamar a la puerta porque nunca te la van a volver a abrir es muy difícil", confesó.