La edición 2018 del fin de semana de las estrellas NBA tendrá Los Ángeles como sede.

La edición 2018 del fin de semana de las estrellas NBA tendrá Los Ángeles como sede.

NBA

Los cambios de la NBA para hacer resurgir el All-Star

A un mes de la disputa de la edición más remozada de los últimos 66 años, EL ESPAÑOL desvela las novedades y conflictos que pretenden dar sentido a la fiesta del basket NBA tras su pérdida de caché reciente.

Tras la disputa del voluntarioso partido en el exilio londinense, la NBA se prepara para su siguiente gran cita internacional. La celebración de un All-Star lleno de novedades y con alguna controversia, como el rechazo de Kevin Durant a tener que elegir a sus compañeros de equipo: “Para mí, jugar el partido será un placer, pero prefiero limitarme sólo a eso. No quiero elegir a nadie”ha declarado recientemente. Aunque, de momento, está cerca de tener que hacerlo, ya que marcha segundo en las votaciones de su conferencia.

El 18 de febrero, Los Ángeles será la ciudad anfitriona de un evento que está tratando de reinventarse debido a un alarmante descenso de interés en las últimas ediciones. En un mundo definitivamente globalizado, ha sido un acierto eliminar la disputa Este– Oeste, aunque la decisión de hacer equipos con jugadores mezclados restará identificación a los aficionados. Una medida que, por desgracia, también está en sintonía con las nuevas coordenadas del baloncesto internacional.

Curry, como en el 'cole'

Por su parte, el líder en la Conferencia Oeste, Stephen Curry, sí que ha celebrado el nuevo sistema de elección de jugadores. Seré el primero en marcar el comienzo del nuevo sistema. Solía ir al patio de recreo todo el tiempo y tú querías ser el tipo elegido por los equipos. Eso significaba que eras alguien en la cancha ese día”, ha declarado tras su vuelta a las canchas en plena forma.

Stephen Curry tiene muchas posibilidades de ser el jugador más votado del Oeste.

Stephen Curry tiene muchas posibilidades de ser el jugador más votado del Oeste. Kyle Terada Reuters

Los 10 titulares (a repartir entre los dos equipos) serán elegidos por votación popular, mientras que los 14 suplentes dependerán de los entrenadores, quedando a criterio de los dos capitanes de cada equipo la tarea de distribuir a los jugadores disponibles en dos equipos. Estos deberán elegir una asociación benéfica de la ciudad anfitriona, Los Ángeles, donde irá a parar el bote que se jugaran en el partido.

"Adam, tenemos que arreglar esto"

Las votaciones de aficionados pueden realizarse a través de NBA.com, redes sociales o incluso de Google, con lo que la liga busca una mayor implicación del público. Los titulares serán anunciados el 18 de enero, los suplentes el día 23 y los equipos definitivos designados por los capitanes, el 25.

Un sistema que ha gustado especialmente al presidente del sindicato de jugadores, Chris Paul, quién llamó por teléfono a Adam Silver nada más concluir la última edición con un mensaje claro: “Necesitamos arreglar esto”. El comisionado desveló que “la idea de Chris pasó por reunir a los mismos que negociamos el convenio colectivo (Michael Jordan, Jeannie Buss, James Jones, Kyle Korver y LeBron James, entre otros) y encontrar una solución para esto. No va a ser como un partido de playoffs, pero al menos los chicos van a competir”afirmó el máximo responsable de la mejor liga del mundo.

Conflicto arbitral

Pero no sólo será un fin de semana festivo y cálido en febrero. El del All-Star será aprovechado por Adam Silver para intentar solucionar uno de los conflictos que más irrita a sus estrellas: la relación con los árbitros.

En la presente temporada se suceden las expulsiones, rajadas y multas consecuentes a diferentes emblemas de una liga que pretende convertirse en modelo de educación social gracias a la dimensión de sus jugadores. Algo que no está consiguiendo con este tipo de actitudes.

Chris Paul, como presidente de los jugadores, ha sido clave para cambiar el All-Star.

Chris Paul, como presidente de los jugadores, ha sido clave para cambiar el All-Star. Troy Taormina Reuters

Silver reconoció en Londres que hay una reunión propuesta entre jugadores y árbitros durante la semana del All-Star con, de nuevo, Chris Paul al frente. Una elección, a priori, acertada, aunque no podrá predicar con el ejemplo. Ya que él mismo fue multado recientemente con 3.000 dólares tras una técnica señalada por Scott Foster al que luego despreció públicamente: “Todos sabemos que él es el hombre. Es a quien los aficionados pagan para ver”, declaró. Si la NBA aprovecha el All-Star para solucionar este problema, definitivamente el fin de semana de las estrellas encontrará algún sentido en el baloncesto moderno.