Sergio Llull, que regresa este miércoles, en un partido contra el Montepaschi Siena.

Sergio Llull, que regresa este miércoles, en un partido contra el Montepaschi Siena.

Euroleague REAL MADRID - PANATHINAIKOS (18:45)

Real Madrid 2018 - Montepaschi 2011: ¿dos historias con final feliz en Euroliga?

Nadie ha conseguido llegar a la Final Four europea tras perder el primer partido por más de 20 puntos salvo los italianos, tras un durísimo 89-41.

Marzo de 2011. Mientras el Real Madrid sufría lo indecible para acceder a su primera Final Four en 15 años (3-2 ante el Valencia Basket), un equipo italiano daba la gran sorpresa de los playoffs de la Euroliga. El Montepaschi Siena era capaz de eliminar al Olympiacos con factor cancha en contra y tras un primer partido en el que fue arrollado por los griegos (48 puntos de diferencia). ¿Les suena esta historia en pleno 2018? Merece la pena ahondar en el pasado ahora que el Madrid puede emular aquel 1-3 esta semana en la capital española ante el Panathinaikos (tercer partido este miércoles a las 18:45 en Movistar Deportes 1).

Si la derrota de los blancos en el estreno de la serie ya fue muy dolorosa (95-67), la que cosechó el Siena hace siete años en El Pireo aún resultó más contundente: 89-41, con un paupérrimo -2 de valoración para el Montepaschi en su conjunto. Aunque al Madrid no le fue mucho mejor en Atenas hace unos días en ese sentido (1)…

La paliza del Olympiacos al Montepaschi Siena en 2011

Mientras Spanoulis, Bourousis y Mavrokefalidis se salían en las filas helenas, sólo Ksistof Lavrinovic (su hermano jugó en el Madrid, por cierto) y Malik Hairston pudieron brillar, de aquella manera, en las filas visitantes. Seguro que el equipo más en forma de la canasta italiana recibió unas cuantas críticas después de recibir tal paliza. Y que muchos llegaron a pensar en una eliminatoria muy favorable al Olympiacos tras ver el debut de la serie.

Sin embargo, todo puede suceder en unos playoffs. Como se ha demostrado en incontables ocasiones, pero más que nunca en la temporada europea de 2011. Y no sólo en lo que respecta al Siena, único equipo de la historia que se clasificó tras perder por más de 20 puntos el primer duelo de cuartos: Maccabi y Panathinaikos también llegaron a la Final Four tras empezar por detrás ante Baskonia y Barça respectivamente… y sin factor cancha. No obstante, el del Montepaschi fue el 1-3 más sorprendente de los tres que acontecieron en esos cuartos de final.

Eran buenos tiempos, los mejores de la historia del equipo italiano. Con jugadores como Bo McCalebb, Nikos Zisis o Rimantas Kaukenas, la remontada empezó en el segundo partido con un 65-82. La victoria, más holgada que la del Madrid el pasado jueves (82-89), tuvo a Hairston como líder indiscutible: 19 puntos y 11 rebotes para un 32 de valoración (Felipe Reyes se quedó en 18 y 25 hace unos días). Con 1-1, la serie y la ventaja de campo se trasladaban al país de la bota.

Allí donde el Montepaschi, como el Madrid quiere lograr ahora en España, consumó su vuelta a la tortilla. En el tercer partido, 81-72, con un gran Marko Jaric (24 puntos para 27 de valoración). En el cuarto y último, un 88-76 en el que Hairston volvió a asumir la mayor cuota de protagonismo (25 puntos y 31 de valoración). Tampoco hay que olvidar, en esos dos partidos de casa, la aportación de Lavrinovic y David Moss, por ejemplo.

Un joven Calathes y McCalebb en la Final Four de 2011.

Un joven Calathes y McCalebb en la Final Four de 2011. Euroleague

Un dato que también guarda cierta similitud con la eliminatoria actual del Madrid es que McCalebb, base fundamental para los suyos, no disputó el tercer partido ni fue determinante en el cuarto. De hecho, no destacó en ningún momento durante la serie. Una 'ausencia' equiparable a la de Campazzo (en su caso, por lesión).

No le iría mucho mejor en una Final Four en la que el Montepaschi cayó en semifinales, primera curiosidad, ante el Panathinaikos (77-69), futuro campeón. Después, en el partido por el tercer y cuarto puesto (ese cuya desaparición debería plantearse algún día), se venció, segunda curiosidad, al Madrid (62-80).

No, el 1-3 que persigue el conjunto madridista para sellar su presencia en Belgrado del 18 al 20 de mayo dista mucho de ser habitual. Al menos, en los últimos años. Más allá de los tres casos de 2011, atención al historial: uno en 2012 (el Olympiacos se vengó del Montepaschi), otro en 2014 (el Maccabi eliminó al Milán) y un último en 2015 (Olympiacos otra vez, ahora ante el Barça). O lo que es lo mismo, tres años casi exactos sin que una eliminatoria de la Euroliga arroje este resultado final.

Lavrinovic ante Prigioni y Begic hace siete años: ¿emulará el Madrid al Montepaschi?

Lavrinovic ante Prigioni y Begic hace siete años: ¿emulará el Madrid al Montepaschi? Euroleague

Todo está por decidir ante el Panathinaikos, pero jugar los dos próximos encuentros en el WiZink Center madrileño podría dar una pequeña renta al Madrid. Además, con un factor Llull que resultará un gran empujón para Laso y los suyos en lo anímico. Quién sabe si su regreso no tendrá el mismo efecto a nivel deportivo.

Eso sí, aún hay mucha tela que cortar en esta serie. Ante un equipo tan físico y combativo como el de Xavi Pascual, pensar que las victorias de unos u otros llegarán sin sudor es inaceptable. Aunque el objetivo madridista está muy claro: ponerse el traje de aquel Montepaschi Siena y llegar a la Final Four por sexta ocasión en las últimas ocho temporadas.