Luka Doncic consuela a Felipe Reyes tras la derrota ante el Olympiacos.

Luka Doncic consuela a Felipe Reyes tras la derrota ante el Olympiacos. Juanjo Martín EFE

ACB BALONCESTO

El Madrid vincula la actividad sindical de Felipe Reyes con su calentón final ante el Olympiacos

Según ha podido saber EL ESPAÑOL, en el club blanco hay indignación por la imagen del capitán en el último partido europeo. Asocian la patada de frustración que propinó al balón a la desconcentración por la convocatoria de huelga del sindicato de jugadores (ABP), que preside su hermano Alfonso.

Noticias relacionadas

“Me siento culpable por mi técnica estúpida. Ha sido sin querer”. Felipe Reyes estaba visiblemente afectado el viernes en la zona mixta del Palacio de los Deportes. El Real Madrid acababa de caer derrotado por la mínima ante el Olympiacos en la Euroliga (79-80). Y un error del capitán blanco pudo ser clave en los últimos minutos: tras fallar los dos tiros libres de una técnica a favor, a Reyes se le señaló una en contra por pagar su frustración dándole una patada al balón. El gesto no pudo salirle más caro a su equipo… ni sentar peor a sus jefes.

Fuentes del Madrid han revelado a EL ESPAÑOL que la reacción de Felipe (“descontrolada e impropia de un jugador de su veteranía y madurez”) fue algo más que un calentón: tenía la cabeza en otra parte. En concreto, en la convocatoria de huelga del sindicato de jugadores que preside su hermano Alfonso, la ABP. Un paro que, de llevarse a cabo, obligaría a suspender la Copa del Rey de esta semana (la huelga empieza el miércoles y el torneo se disputaría desde el jueves hasta el domingo).

Según indican en el club blanco, Felipe llevó a cabo “una actividad sindical frenética” en las 48 horas previas al duelo europeo contra el Olympiacos. Hubo muchas llamadas y correos electrónicos por su parte para intentar coordinar la movilización de los jugadores: Reyes es uno de los enlaces con el sindicato más importantes, junto a otros nombres propios de la ACB como Fernando San Emeterio y Álex Mumbrú.

Ese papel de “activista sindical” de Felipe no ha sentado nada bien a los dirigentes del Madrid, ya que sus jugadores apoyan la huelga. También se considera “muy poco adecuado” que uno de los hermanos Reyes sea el presidente de la ABP y que el otro resulte uno de sus enlaces más importantes con las plantillas de la liga. La patada al balón del viernes fue la gota que colmó el vaso.

Felipe, a pesar de todo, fue uno de los mejores del Madrid ante el Olympiacos.

Felipe, a pesar de todo, fue uno de los mejores del Madrid ante el Olympiacos. Euroleague

Discrepancias sobre el conflicto ACB-ABP

El Madrid, como club, está a favor de la posición de la patronal. Esta quedó clara a partir de una imagen compartida por la propia ACB en Twitter. En ella, se resaltaba que la liga aceptó todas las reivindicaciones del sindicato de jugadores menos una: la referente al Fondo Social, el dinero con el que se financia la ABP. Lo cual significa que, según la liga, el único objetivo de la huelga es mantener e incrementar esa financiación. Y, por tanto, los sueldos de la cúpula sindical, encabezada por Alfonso Reyes y Rafa Jofresa.

La mediación del Consejo Superior de Deportes sirvió para proponer la solución de aportar una parte fija al Fondo Social del sindicato y otra variable en función de los ingresos televisivos. A esto se le añadiría una ayuda del CSD y la cuota pagada por los jugadores de los distintos equipos. Sin embargo, la ABP no aceptó la propuesta.

Tampoco lo hace el Madrid en lo que respecta a su plantilla. De ahí que, tras el episodio del balón y la actitud favorable a la huelga de Reyes, se convocase una reunión entre el equipo y la directiva de la canasta blanca. Se celebró antes del partido de liga contra el Iberostar Tenerife. Durante la misma, el capitán del equipo blanco se enfrentó a la posición de su club y de la liga, argumentando la importancia del Fondo Social.

Felipe llegó a acusar a los rectores de la sección de baloncesto madridista de querer la desaparición de la ABP. A lo que uno de ellos replicó que si fuera así no le habrían puesto en contacto con (Bostjan) Nachbar para montar el sindicato equivalente en la Euroliga. El tema se aparcó y el jugador concluyó que lo importante era concentrarse en el partido ACB de este domingo. A lo que uno de los directivos replicó que más hubiese valido estar centrado en el partido del Olympiacos.

El malestar de la gerencia del Madrid con los Reyes tiene como contraste el gran apoyo que recibe Felipe por parte de la afición blanca. La misma que nunca ha dejado de tener en cuenta lo representativo que ha sido y sigue siendo su capitán para el equipo, su valor incuestionable en los éxitos de estos años. Y que le aplaudió ante el Tenerife. Para dar a entender que, en lo concerniente a los hinchas, la patada del viernes fue un lance más del juego. Sin otra explicación ajena a lo deportivo.

Aun así, esa sintonía de Felipe con el sindicato de jugadores que tanto ha molestado a sus rectores destacó de forma pública justo después de esos aplausos. “La unión hace la fuerza #ABPEstamosUnidos”, tuiteó tras el partido. A su mensaje le siguieron unos cuantos más en la misma línea y con idéntica etiqueta: Rudy Fernández, Jaycee Carroll, Pierre Oriola, Joan Sastre, San Emeterio, Mumbrú, Carlos Suárez, Rodrigo San Miguel… Hasta Pau Gasol, Ricky Rubio y Nikola Mirotic lanzaron mensajes de ánimo a la causa desde Estados Unidos. Quizá el llamado “activismo” no sólo sea cosa de uno.