Juan Francisco García, en su etapa como presidente de Estudiantes.

Juan Francisco García, en su etapa como presidente de Estudiantes.

Baloncesto

Juan Francisco García, expresidente de Estudiantes y candidato a la ACB, en el centro de la trama de Zaplana

Malversación, prevaricación, blanqueo de capitales y cohecho. Estos son los tres delitos que se les imputan a los seis detenidos por orden del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia y de la Fiscalía Anticorrupción. Eduardo Zaplana, expresidente de la Comunidad Valenciana, acapara los titulares y los focos, pero uno de los nombres implicados es fundamental para el baloncesto español en la actualidad.

Zaplana, detenido por presunto blanqueo de capitales

Entre los seis detenidos se encuentra Juan Francisco García. En su día fue jefe de Gabinete de Zaplana en Valencia, pero también fue presidente de Estudiantes, el madrileño club de baloncesto al que estaba fuertemente unido. No tanto por su condición de antiguo alumno del colegio Ramiro de Maeztu, el corazón del equipo colegial, sino porque en 2005, en parte por ser exalumno del Ramiro, en parte por su carrera de abogado y en parte por ser presidente del patronato de la fundación del club estudiantil, se convirtió en presidente del entonces MMT Estudiantes.

Encargado de salvar al equipo de 'patio de colegio' de su interminable crisis en su primera etapa al frente del club, su gestión terminó con el primer descenso de la historia de Estudiantes a la liga LEB después de 64 temporadas jugando en la máxima categoría del baloncesto español. Aquel descenso, que no llegó a materializarse, se concretó con una enorme pitada a García en la última jornada de liga. Era la escenificación de una gestión que entonces se consideró pésima, ya que el club terminó en un concurso de acreedores del que aún hoy sufre secuelas. Sin embargo, volvería a ocupar el cargo entre 2008 y 2014.

Su vinculación al baloncesto siempre estuvo ahí y, de hecho, en la actualidad, junto al exseleccionador nacional Javier Imbroda y al exjugador de Fórum Valladolid o TAU Vitoria Miguel Juane, era uno de los tres candidatos a presidir la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB), puesto vacante desde que hace seis meses lo abandonase Francisco Roca. Es más, la Guardia Civil ha procedido a detener a García cuando se encontraba este martes en Barcelona para presentar su programa a la asamblea de la ACB después de no encontrarle en su domicilio de Valencia.

La relación de García con Zaplana, sin embargo, se retrotrae a varios años antes de su irrupción en el baloncesto profesional. El abogado fue jefe de gabinete de Eduardo Zaplana entre 1995 y 2002, cuando el político era presidente de la comunidad autónoma. Además, representó a la administración valenciana como consejero en varias empresas públicas, como por ejemplo Terra Mítica (patrocinó a Estudiantes con un acuerdo de 300.000 euros) y Aguas de Valencia. Precisamente en esta última intentó Zaplana situarle como presidente. Una empresa cuyas relaciones con el Canal de Isabel II sitúan en varias tramas de corrupción.

Carlos Jiménez y Juan Francisco García.

Carlos Jiménez y Juan Francisco García.

Al frente de una consultoría tras salir del gobierno valenciano en 2002, Juan Francisco García ocupó puestos de consejero en empresas como Aumar, una concesionaria de autopistas, o Acesa, que vendía sistemas de telepeaje. Algunas investigaciones también le han relacionado con otra empresa, Tecvasa, una asociada con el Canal de Isabel II en la compra de Inassa por 70 millones de dólares. De acuerdo a lo conocido de la 'operación Lezo', el objetivo de aquella compra con dinero público era gestionar el servicio público de aguas en Latinoamérica.

Además de Zaplana y el propio Juan Francisco García, la Guardia Civil ha detenido a otras cuatro personas, incluidos el empresario Vicente Cotino y su hermano José, ambos sobrinos de Juan Cotino, quien fuera director general de la Policía, presidente de las Cortes Valencianas y vicepresidente del gobierno autonómico junto a Zaplana. A todos ellos se les investiga por delitos de malversación, prevaricación, blanqueo de capitales y cohecho. Las investigaciones se centran en el posible cobro de comisiones a cambio de adjudicaciones en la época en la que Zaplana presidió la Comunidad Valenciana (hasta 2002) y por el blanqueo de ese dinero ya en la actualidad.