Los restos de uno de los dólmenes hallados en el Pirineo de Huesca.

Los restos de uno de los dólmenes hallados en el Pirineo de Huesca. Efe

Patrimonio Arqueología e historia

Descubren dos dólmenes prehistóricos en el Pirineo aragonés, a más de 2.100 metros

Las estructuras de ambos monumentos están desmoronadas pero los investigadores no descartan que se conserven restos humanos.

Noticias relacionadas

Un equipo de arqueólogos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Galicia han descubierto este verano en el Parque Natural de los Valles Occidentales, en el Pirineo de Huesca, dos dólmenes situados a más de 2.100 metros de altitud.

Según informa la delegación del CSIC en Aragón, el hallazgo de estos dólmenes, los localizados a mayor altitud en el Pirineo, pone fin al trabajo de investigación llevado a cabo por el Instituto de Ciencias del Patrimonio (CSIC, Santiago de Compostela) para completar el catálogo de monumentos megalíticos del parque.

La investigación, dirigida por Jorge Canosa, ha permitido incluir estos dólmenes, y otros cincuenta ya conocidos previamente, en el inventario arqueológico del Gobierno aragonés, convirtiendo el Parque Natural de los Valles Occidentales en una de las zonas del Pirineo con mayor densidad de este tipo de monumentos prehistóricos.

Según este investigador, los dos dólmenes se encuentran junto al puerto Vernera, en dirección a la zona de Aísa, a 2.120 y 2.117 metros de altitud, respectivamente, y están formados por un túmulo circular de unos 15 metros de diámetro y una cámara funeraria sencilla de grandes losas anaranjadas.

La estructura de ambos monumentos, destaca Canosa, "está completamente desmoronada, y ninguna de las losas sigue en pie, pero pese a todo no hay signos evidentes de saqueo, por lo que no se puede descartar la posibilidad de que todavía se conserven restos humanos y de ajuar en su interior".

Los constructores

La investigación se dirige a estudiar los grupos humanos del neolítico que poblaron con sus rebaños estas zonas de pastos y los dólmenes que levantaron para enterrar a sus difuntos en lugares cuya elección no fue casual, añade Canosa.

Según asegura, la necesidad de acreditar un derecho sobre los pastos tras las inclemencias del invierno en alta montaña pudo llevar a estos grupos a erigir estos monumentos para demostrar que en ellos estaban enterrados sus difuntos.

Las investigaciones llevadas a cabo muestran como estos monumentos megalíticos se distribuyen a lo largo de los límites de los distintos valles, situados muchos de ellos en caminos de acceso a collados o en los puertos de montaña y simulando, añade el experto, lo que serían las fronteras administrativas actuales.

El proyecto forma parte de la tesis doctoral de Jorge Canosa sobre el concepto de monumentalidad y configuración de los paisajes monumentales durante la prehistoria.