Imagen de la representación de Fausto, en el Teatro Real.

Imagen de la representación de Fausto, en el Teatro Real. Ruth Walz / Teatro Real

Escena FAUSTO

El Teatro Real inaugura su temporada con los sueños salvajes de Steve Jobs

  • Àlex Ollé, de la Fura dels Baus, firma la puesta en escena de Fausto, de Gounod, que verán los reyes Felipe y Letizia en la primera ópera de la temporada. 
  •  

Pocas cosas hay peores que llegar a viejo y descubrir que no se ha vivido. Pero en la ópera, todo es posible y, por ese motivo, Fausto, el viejo profesor que no tiene valor ni para matarse, logra una segunda oportunidad mientras trabaja en su laboratorio. Ese es el punto de partida de Fausto, de Charles Gounod, que este miércoles se presenta en el Teatro Real para la puesta de largo de su nueva temporada. Al acto se espera que acudan los reyes, Felipe VI y Letizia, y la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, entre otras muchas personalidades. 

El Real comienza su nueva temporada, la última dentro de la conmemoración del Bicentenario de la institución, con un clásico del Romanticismo basado en Goethe que reúne a Àlex Ollé, de la Fura dels Baus, creador del montaje, con un elenco de voces entre las que destaca el tenor Piotr Beczala en el papel protagonista. 

El Fausto que se presenta en el Real pretende ser una reflexión sobre la existencia humana con guiños a los avances científicos que convierten al hombre tanto en un dios que es capaz de proveer nuevas y excitantes posibilidades vitales como en un diablo que condena. De ahí la marca Steve Jobs, que los creadores citan como icono de la modernidad y relacionan con la inteligencia artificial. El resto de personajes, actualizados y exagerados, permiten llevar al siglo XXI la obra en medio de momentos divertidos y grotescos, según sus creadores.

Fausto es una coproducción con la Nationale Opera & Ballet de Ámsterdam que se estrenó hace ya cuatro años en Holanda y que sólo ahora llega al Real, con Beczala como gran atracción y el director Dan Ettinger al frente de la orquesta. 

Fiasco inicial

La ópera fue estrenada en París en 1859 pero entonces fue un fiasco. Su llegada a Alemania fue el trampolín que acabaría consagrándola como uno de los clásicos del género, también en Madrid antes del cierre del Real en 1925. 

El protagonista "es un sabio que llega a una edad avanzada y se da cuenta de que no ha vivido lo suficiente (...) la obra nos anima a vivir el momento, a no esperar a ser viejos para vivir lo que queremos", según explicó Ollé en un vídeo distribuido por el teatro.

Se estrena este miércoles y estará en cartel hasta el 7 de octubre. Al estreno acudirán los reyes, como viene siendo habitual desde hace varios años, pero también la vicepresidenta Calvo, exministra de Cultura, la mayor representación institucional desde hace años en una noche así. El ministro de Cultura, José Guirao, no tiene previsto asistir según su agenda oficial.