Carla Simón, directora de Verano 1993, gran ganadora de la noche. EFE.

Carla Simón, directora de Verano 1993, gran ganadora de la noche. EFE.

Cine Cine y feminismo

‘Verano 1993’ arrasa en los Premios Feroz en una gala dedicada a las mujeres

El gran aclamado de esta edición ha sido un filme novel, catalán y dirigido por una mujer. La serie más galardonada, 'Vergüenza'. Todos los premios han sido entregados por mujeres como símbolo de protesta y reivindicación.  

Lorena G. Maldonado Javier Zurro

La prensa española se ha rendido a una película pequeña, de una directora novel y rodada en catalán. Un filme hecho sin ayuda de las grandes cadenas de televisión, sin promoción en marquesinas y que ha ido ganando el corazón de los espectadores, que con el boca a boca han hecho que supere el millón de euros de recaudación. Verano 1993 es la gran sorpresa del cine español de los últimos años, y los Premios Feroz se lo han reconocido con una victoria apabullante: película dramática, Mejor dirección y Guion para Carla Simón y Actor secundario para David Verdaguer.

El duelo de una niña en su primer verano sin sus padres, víctimas del SIDA en una sociedad que no afrontaba el problema, ha dejado a sus rivales tiritando. La película de Simón recupera aire después de que hace dos semanas perdiera el primer premio de la temporada, los Forqué que entregan los productores, frente a El autor y La librería. La primera, dirigida por Manuel Martín Cuenca, se ha tenido que conformar aquí con los galardones interpretativos. Javier Gutiérrez ha sido elegido Mejor actor (también en series por su papel en Vergüenza), y Adelfa Calvo ha dado una de las sorpresas de la noche al vencer a las chicas de La llamada en la categoría de Interpretación femenina.

Calvo dedicó su galardón “a todas las mujeres que han cumplido ya 50 años y quieren soñar”: “Sobre todo a vosotras, las actrices, porque no se nos juzgue por los años, ni por el peso, ni por el físico. Que se nos juzgue con igualdad, como a los actores”

Sobre todo a vosotras, las actrices, porque no se nos juzgue por los años, ni por el peso, ni por el físico. Que se nos juzgue con igualdad, como a los actores

El filme de Los Javis también ha cazado premio, el de Mejor película (comedia o musical) y el de Mejor tráiler. Otra ópera prima que triunfa en los Feroz. Es el segundo año que Javier Calvo y Javier Ambrossi suben al escenario de los premios que entrega la Asociación de Informadores Cinematográficos de España, ya que el año pasado triunfaron con su serie Paquita Salas, que ya prepara su segunda temporada de la mano de Netflix.

Su intervención al recoger el galardón ha sido una de las más emotivas de la noche: "La llamada habla del valor de ser tú mismo, de encontrar tu camino y de, pese a quien le pese, ser quien tú quieres ser. Yo soy gay, tengo un novio que me quiere, una familia que me apoya y estoy cogiendo este premio. Si alguna persona, si algún niño o niña me está mirando, y siente que tiene miedo, siente que está perdido… siente que no le van a querer, que sepa que le van a querer y que va a encontrar su sitio. Va a cumplir su sueño. Nosotros vamos a escribir historias para que tú te sientas inspirado. Siempre”, aseguró Javier Calvo, entre aplausos emocionados y alguna lagrimilla.

El equipo de La llamada. EFE.

El equipo de La llamada. EFE.

Otra favorita, Nathalie Poza, se ha hecho con el premio a la Mejor actriz por No sé decir adiós, película que los Feroz rescataron con cinco nominaciones. Handia, el filme de Aitor Arregi y Jon Garaño que se ha tenido que conformar con el de Mejor música (para la inconmensurable partitura de Pascal Gaigne) y Mejor cartel.

En las categorías televisivas se ha notado que este ha sido el año en el que Movistar+ ha desembarcado con su producción propia, ya que sus dos primeros títulos se han hecho con los premios a la Mejor serie dramática -para La zona- y Mejor serie cómica para Vergüenza. La serie de Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero es la otra gran triunfadora de la noche, ya que también ha conseguido los premios de interpretación para Javier Gutiérrez y Malena Alterio.

La vida y nada más fue galardonada con el Premio especial, hecho para “los raretes, los que no tienen muchos amigos… pero queda mejor decir que es especial”.

Feroces y feministas: minuto a minuto

La gala ha estado inundada de reivindicaciones feministas, casi en cada intervención femenina y masculina. Ni siquiera a Julián López, el presentador, le faltó un recadito. Avisó de que no era capaz de meterse con Woody Allen -tras la ola del Me Too, repudiado por todo Hollywood por las acusaciones de abuso sexual de Dylan Farrow-: “Es que a mí Woody Allen me flipa desde que tenía diez años. Como él mismo dice… la edad perfecta”. Bang.

Una de las presentadoras, Marian Gálvez, lanzó divertidos cuchillos en su intervención: “Me encantan las galas porque es el único sitio donde a las actrices nos pagan lo mismo que a los actores: nada”. Y continuó: “Cuando una está flácida y tiene el culo horroroso, no te llama nadie. Pero si eres hombre, estás flácido y tienes el culo horroroso, te llama Martín Cuenca y te hace un personaje”, guiñó, en alusión a Javier Gutiérrez, protagonista de El autor. Emma Suárez se hizo con el premio a Mejor actriz de reparto en una serie, por La zona. “Además de que todas las personas que presentan los premios hoy son mujeres, me gustaría que también quienes recogen los premios fuéramos todas mujeres”. Aplausos tímidos, cierta expectación. ¿Y el mejor actor de reparto en serie? Miguel Rellán, por Vergüenza.

Además de que todas las personas que presentan los premios hoy son mujeres, me gustaría que también quienes recogen los premios fuéramos todas mujeres

Sorpresa en el Premio Feroz para el mejor documental, que fue para La Chana, desbancando al aclamado Muchos hijos, un mono y un castillo. Lucija Stojevic, la directora, dedicó el galardón a “todas las mujeres que por circunstancias sociales no han podido perseguir su sueño”.

Pedro Vallín brindó “porque el año que viene levante esta copa una mujer, celebrando que hay, ojalá, muchas más cuentistas entre nosotros”. “Qué buena noche se ha quedado para salir de aquí teniendo testículos. Hay ahí un hombre, evacúenlo. No he venido aquí a perpetuar el patriarcado con mi mera existencia”, guiñó, ácido, Berto Romero. “Qué bonito, también, ver al mundo del cine y de la televisión en la misma sala. No se veía nada igual desde los juicios de la SGAE”.

Verónica Forqué, merecedora del Feroz de Honor, recordó que aún no ha hecho ninguna película dirigida por mujeres: “Me gustaría hacer una antes de morirme”, apuntaló. 

Los datos que hablan

La fantástica Leticia Dolera agradeció a la organización “el honor de hacer esta noche de azafatas; perdón, entregadoras”: “Nos ha sido negado durante años. Excepto en el Telecupón, el Un, dos tres, la vuelta ciclista a España, los shows de magia, las ferias, los congresos… salvo estas excepciones, estamos vetadas. Gracias a los Feroz por demostrarnos a las mujeres que somos capaces de realizar este trabajo”. Continuó: “Es difícil ser actriz. Pero si te da por estar viva y cumplir años, ¿de qué vas, tía? Y si además eres una actriz de más de 35 y feminista, pues claro. Y si tienes cuenta en Twitter, es lo peor que te puede pasar. Yo hablo desde el privilegio”.

Bromeó con que ella es “heteronormativa”, pero, ojo, “dentro de 10 años o 20 ya veremos qué pasa con mi carrera, a lo mejor tengo que empezar a escribir papeles para mí misma y dirigirme a mí misma… bueno, lo que estoy haciendo ya”. Subrayó Dolera datos cruciales para abrir mentes: “Este año las películas dirigidas por mujeres han sido el 7%, pero hay luz al final del túnel. Los nominados a mejor dirección: el 33% son mujeres. ¡Alguien lo está haciendo bien!”, ironizó. “El año que haya paridad harán de azafatos Antonio de la Torre, Álex de la Iglesia, Javier Gutiérrez… y nosotras encantadas de subir a recogerlos”. El año que viene, más y mejor.