La UCO descubre que el ordenador de la presidenta de la SGAE estaba hackeado

La UCO descubre que el ordenador de la presidenta de la SGAE estaba hackeado EFE

Cultura Derechos de Autor

La UCO descubre que el ordenador de la presidenta de la SGAE estaba hackeado

La Guardia Civil ha constatado que había sido intervenido y estudian de dónde vino el hackeo. Se ha suspendido de empleo al director de sistemas.

Noticias relacionadas

La presidenta de la SGAE ha sido espiada. El ordenador de Pilar Jurado ha sido hackeado, según ha constatado la UCO, que ha precintado inmediatamente el ordenador para investigar de donde venía el pirateo y que ha estado horas en su sede buscando información, tal y como han contado a este periódico fuentes de la entidad.

Jurado llevaba tiempo notando comportamientos extraños en su ordenador y sintiéndose observada, por lo que acudió a la Guardia Civil. Experimentaba fallos de seguridad en los equipos informáticos de presidencia y por ello decidió advertirlo y denunciarlo a las autoridades competentes.

Ahora la UCO le ha dado la razón tras estar toda la mañana y parte de la tarde en la sede e iniciar una investigación sobre los equipos. Aunque todavía no han podido descubrir quién sería el culpable de este ataque, un miembro de la entidad ha sido suspendido inmediatamente de empleo. 

Tras seis horas dentro de la institución, la SGAE ha mandado un comunicado interno al que ha tenido acceso este periódico en el que informa de lo acontecido: "queridos trabajadores, hace tiempo se detectaron fallos de seguridad en los equipos informáticos de presidencia que se pusieron en conocimiento de las autoridades policiales, Guardia Civil y UCO, que abrieron una investigación que sigue en curso".

"Como medida preventiva se ha tomado la decisión desde la dirección general de suspender de empleo por el periodo de un mes al director de sistemas de la entidad mientras se desarrolla la investigación sin perjuicio de la presunción de inocencia", zanja el comunicado. La UCO, continuará esta investigación que intentará determinar quiénes hackearon los ordenadores de presidencia y con qué motivación.

Este suceso llega tras el requerimiento hecho por Cultura exigiendo a la SGAE para permitir a los socios que habían pedido su baja votar en la asamblea general que se iba a realizar el 15 de octubre, algo que según la entidad contradice los estatutos vigentes.