Vicky Martín Berrocal y Jordi Cruz durante su enfrentamiento en 'MasterChef Celebrity'.

Vicky Martín Berrocal y Jordi Cruz durante su enfrentamiento en 'MasterChef Celebrity'. TVE

Televisión MINUTOSTV

Jordi Cruz vs. Vicky, MasterChef Celebrity sale ardiendo: ¡esto es una mierda y me ofende!

Cogiendo con cara de acelga el plato de Vicky, ha soltado el speech más grandioso de todos los tiempos. Ahí va, háganse palomitas si ven que tal: "Esto es una ofensa para mi oficio. Como me llamo Jordi que hoy te vas". ¡Booom!

Noticias relacionadas

Qué gustazo ver este miércoles MasterChef Celebrity; ha sido el broche de oro a un día trepidante. ¿No os ha pasado alguna vez que disfrutáis viendo sufrir al prójimo, que gozáis con la maldad, que os revolcáis en ella unos segundos y encontráis solaz? Pues eso me ha pasado a mí esta semana en las cocinas de TVE. Los que me leéis sabéis que no soporto a Vicky Martín Berrocal (46 años), que me parece una tía vaga, tóxica y sin aspiración alguna más allá de hacer lo que le da la real gana en todo momento. ¡Y por fin ha llegado su (mi) momento! 

Cómo he disfrutado viendo a Jordi Cruz (41) plantándole cara, parándole los pies a esa señora que solo sabe bociferar y quejarse de que ay, qué perra es la vida conmigo. Nunca entenderé cómo consiguió entrar en MasterChef; que recuerde, no ha presentado ni un solo plato decente desde que está en el concurso. Es un cero a la izquierda y lo único que sabe es frenar la creatividad y la producción de sus compañeros. Hasta este miércoles. Se te acabó el cuento, tía: Jordi le ha dicho lo que media España opinamos de ella. 

Jordi y Vicky en montaje JALEOS minutos antes de su disputa.

Jordi y Vicky en montaje JALEOS minutos antes de su disputa. TVE

Resulta que, si bien nunca se ha caracterizado la señora Vicky por demostrar un gran don y brío en la cocina, durante la primera prueba de este miércoles, ¡se ha coronado en su vaguedad! Tenían que cocinar cítricos mezclando ese género con cierta creatividad en el emplatado. Pues bien, Martín Berrocal ha presentado un triste trozo de naranja, con la piel sin pelar y emborrachada de chocolate por encima. Vamos, una leche de plato que ha intentado dignificar poniéndole cosas alrededor al tinglado. Ah, y todo ello sobre un abanico. Imagínense el percal. Y olé. 

Ya venía quejándose de que estaba bloqueada, de que cómo hago esto, no sé qué hacer ni por dónde empezar. Ay, de mí. Dando la nota, como siempre. Haciendo ruido y no produciendo. En su línea. Ha puesto la cabeza como un bombo a sus compañeras -hasta el punto de que Ana Milán (45) le ha rogado que dejara de quejarse- y el resultado no ha podido ser más desastroso. Eso sí, ¿autocrítica? ¿Eso qué es o dónde se estudia? Vicky se ha mostrado a la defensiva y prepotente: el mundo siempre contra mí. Y, claro, encima de la indecencia de plato que ha presentado lo hace de esos modos... ¡Jordi ha explotado! 

Cogiendo con cara de acelga eso que ha hecho Vicky, ha soltado el speech más grandioso de todos los tiempos de la televisión. Ahí va, háganse palomitas si ven que tal: "Esto es una ofensa para mi oficio. Como me llamo Jordi que hoy te vas". ¡Booom! ¿Entienden ahora el placer del que les hablaba antes? ¿Lo han notado, ese hormigueo que os sube desde las entrañas? ¡Esa algarabía, ese orgasmo! Dios, por fin se hace justicia. Y sigue mi Jordi, mi rey, mi guía: "Esto no me interesa nada, cero. Reúnes todo lo que no me gusta de un concursante; comes en la cocina, te ríes de todo... No tienes ideas. Sabes que nunca he hecho distinción con los vips y no lo haré jamás".

¡A tu casita, guapa! De nada han servido las palabras de consuelo de Mario Vaquerizo (45) -andaba por allí de invitado, no sé muy bien en función de qué- ni las caras de puñero de Vicky: ¡la ha destrozado y humillado! Sé que debería decir que eso es execrable, indecente, como he defendido en otras ocasiones en el programa! Lo sé, pero este miércoles me apetecía ser malo. Qué digo: ¡me lo merecía! Por cierto, otra cosa en la que las redes tienen toda la razón: encima de inepta, Vicky es mala. De mal fondo, y es que siempre se ríe de los nominados de la semana anterior. Ahí, Ana Obregón (64) y Los Chunguitos. Esta semana ha aparecido en el programa toda de negro, como una auténtica manola por la ausencia de Juan y José. Haciendo el "panoli", vaya. 

Eah, hablemos de otras cositas. En concreto, de dos. Una, la carpeta que se ha creado en su propia cabeza Boris Izaguirre (54) con Félix me provoca entre ternura y un poco de pena. Se nota a leguas, dentro del show, que a Boris le gusta de verdad y el otro pobre, hetero hasta la médula, ya no sabe dónde meterse. Para terminar, y hablando de carpetas imposibles, la de Tamara Falcó (37) y Jordi Cruz. Tamara, no se lo digas a nadie, pero creo que a Jordi le gustan más... brasileñas. Eso dicen esos que se dedican al corazón y esas cosas

Mini tirón de orejas a TVE

Quim Torra compareciendo.

Quim Torra compareciendo. TVE

Oye, yo os lo digo como dato y para que intentéis cada día mejorar; este miércoles habéis cabreado soberanamente a los espectadores de MasterChef Celebrity al cortar de súbito a las doce de la noche la emisión del programa para conectar en directo con los disturbios de Barcelona. Digo yo, ¿no hay ocasión de informar en otro momento y en otra franja? Poquito respeto, ¿no? El pueblo habla:

 

Expulsado: Álex Adróver

[Más información: MasterChef Celebrity, a favor del maltrato animal: "Apagón en TVE, esto es de vergüenza"]