Malú durante su visita al programa 'El Hormiguero' en septiembre del año pasado.

Malú durante su visita al programa 'El Hormiguero' en septiembre del año pasado.

Famosos SU LADO MÁS ÍNTIMO

Malú, gran desconocida pese a una vida de fama: la realidad tras el personaje

Se sabe más de la artista que de la persona. JALEOS hace un repaso de su vida, desde su más tierna infancia hasta sus últimos éxitos profesionales. 

La cantante Malú, una de las artistas más queridas del panorama español actual, ha vuelto a la primera línea mediática tras desvelarse que mantiene una relación con Albert Rivera (39), líder de Ciudadanos, según la revista Semana. Conocida por su derroche de voz y su pasión sobre el escenario, se sabe más de la artista que de la persona, pues ella siempre ha sido muy celosa de su intimidad. JALEOS hace un repaso de su vida, desde su más tierna infancia cuando "hacía lo que fuera" para no ir al colegio, hasta sus últimos éxitos profesionales. 

Una infancia muy artística

La joven nació en Madrid, aunque sus raíces se remontan a Andalucía: su padre era de Algeciras y su madre de Sevilla. Como muchos ciudadanos de provincias, el cantaor Pepe de Lucía y la bailaora Pepi Benítez se marcharon a la capital buscando un mejor futuro. "Mis padres se conocieron trabajando en Madrid, en el tablao Las Brujas", explicó la cantante en una entrevista con Bertín Osborne (64).

Malú con 16 años en uno de sus primeros eventos públicos.

Malú con 16 años en uno de sus primeros eventos públicos. Gtres.

De esa relación nació María Lucía Sánchez Benítez. Al segundo día, su tía Reyes le puso Malú porque decía que María Lucía era un nombre muy grande para una cosa tan pequeña. Sus primeros años de vida los pasó entre Sevilla y Algeciras. De pequeña "era muy preguntona, tenía que entenderlo todo, y aún me pasa (...) Era muy mala, creo que ahora soy más buena", aseguró.

Llevaba la música en las venas, siempre cantando y poco tiempo ante los libros: "Del cole era difícil que me gustara algo… Hacíamos majoret y era lo que más me gustaba. Luego quise entrar en el grupo de música, pero no me dejaron porque decía el profesor que no tenía voz para el coro", a lo que ha añadido en varias ocasiones que "con tal de no ir a la escuela era capaz de hacer cualquier cosa".

A pesar de lo que pudiera decir su antiguo maestro, el talento de la joven era innegable. Malú llevaba el "arte" en la sangre, y había bebido de grandes profesionales como sus padres o su tío, el legendario Paco de Lucía. Por eso no extraña que con solo 15 años el productor Jesús Yanes quisiera captarla tras escucharla cantar en una fiesta familiar. 

20 años sobre los escenarios

Su primer disco, La aprendiz, sería el pistoletazo de salida de una carrera apoteósica. Malú, todavía menor de edad, entró en el mundo de la música de la mano de un gran profesional que se encumbró como su padrino y con el que ha guardado una gran relación a lo largo de los años: Alejandro Sanz (50).

Como explicó en su momento la cantante, él fue el que le regaló su primer tema con el que saltó a la fama a los 15 años. "Yo iba al cole, y cuando mis amigas hablaban de Alejandro Sanz les decía que era mi sobrino. No lo era, pero yo realmente lo creía", dijo la madrileña mientras se reía en la entrevista con Bertín Osborne.

¿El resultado de todo este talento? Más de 20 años de carrera en los que la artista ha cosechado éxito tras éxito. Pudiendo presumir de más de 15 álbumes en su discografía, de haber conseguido llenar los estadios y los escenarios más importantes de nuestro país, Malú es una de las cantantes más reconocidas de España. Su experiencia le ha valido, entre otros méritos, ser jurado de La Voz, donde era una de las coaches más valoradas. 

Sin embargo, la fama desde que era solo una adolescente unido a la presión propia de una profesión como la suya han hecho que haya barajado en más de una ocasión dejarlo todo: "Me lo he planteado varias veces porque, al final, cuando eres tan asquerosamente exigente y cuando todo lo que estás haciendo ocupa el 100% de tu cerebro… ¿Realmente me compensa esto? Me preguntaba". Pero luego admitió, como la gran parte de los artistas, que lo suyo es pasión y la música es algo que no se puede abandonar de repente: "Cuando subes encima del escenario vuelves a comprobar que sí te vale la pena", aseguró. 

Merece la pena su pasión por la música, y el equipo que la acompaña en cada uno de sus proyectos profesionales desde que era solo una niña: "Es mi familia… si yo no estoy bien sé que puedo contar con ellos para cualquier cosa", dijo emocionada, reconociendo que es una cosa difícil de conseguir.

Más allá de la Malú artista, la madrileña tiene pasiones y aficiones entre las que se encuentran los animales (tiene varias mascotas); es muy supersticiosa (ha admitido que odia el número 13 aunque le dan suerte los gatos negros) y es una gran amante de los tatuajes. Puede presumir de tener varias obras de arte sobre su piel, desde textos árabes en su muñeca derecha y en los hombros, hasta un par de cerezas en el empeine del pie izquierdo. 

Sus parejas, todo un secreto

Sobre su infancia y sobre su carrera ha hablado sin reparos, pero lo que concierne a su vida personal es un caso diferente. La artista es muy celosa de su intimidad, y no le gusta que le pregunten por sus amores o sus relaciones. 

Lo máximo que ha llegado a decir respecto a su vida privada es: "Me han roto muchas veces el corazón". Sin embargo, que solo se le ha conocido una pareja: Gonzalo Miró. Fueron casi tres años de constantes idas y venidas desde 2015 hasta octubre de 2017, cuando trascendió a la prensa su separación. Aunque nunca se llegó a saber con certeza el motivo de su ruptura, fuentes cercanas a la expareja apuntaron a que hubo un distanciamiento debido al ritmo de trabajo de la cantante. 

Gonzalo Miró y la cantante Malú en un restaurante de Madrid en 2015.

Gonzalo Miró y la cantante Malú en un restaurante de Madrid en 2015.

Ahora parece que la situación es diferente con Albert Rivera. Según las imágenes que se han podido ver en la revista que ha desvelado la noticia, y las informaciones que han salido publicadas a lo largo de la semana, parece que se puede hablar de una relación. 

Fue el pasado 11 de diciembre cuando la relación entre Albert y Malú se hizo más evidente. Alejandro Sanz organizaba una fiesta en su casa de La Finca y entre compañeros de profesión, músicos y demás artistas, hizo su entrada la cantante acompañada del político. Solo tres días después, el político acudía a un concierto de la madrileña y compartió un bonito mensaje en el que alababa "la mujer con talento, arte, sensibilidad y energía" que es.

El pasado 14 de febrero, día de San Valentín, un chófer recogió a Malú en su domicilio y la llevó hasta el garaje de la casa de Albert, a las afueras de Madrid. 

El supuesto noviazgo ha sido comparado con el que vivieron hace más de diez años Nicolás Sarkozy (64) y Carla Bruni (51). En 2007 se conoció que el entonces presidente de Francia y una famosa cantante y modelo mantenían una relación. En ese momento los rumores surgieron de la misma forma: con unas fotografías en una publicación.

En los dos casos los personajes seguían patrones similares: una cantante de fama internacional, de gran belleza (Bruni trabajaba incluso como modelo) que termina relacionada con un hombre de poder. El francés era en su momento presidente de la República, mientras que Rivera es candidato a la presidencia. ¿Será Malú nuestra próxima Carla Bruni, toda una celebrity convertida en Primera Dama?

[Más información: Todos los datos que se conocen sobre la relación entre Albert Rivera y Malú]