Una toalla, arena, gafas y una crema solar

Una toalla, arena, gafas y una crema solar Pixabay

Salud

Éste es el desconocido efecto secundario de las cremas para protegerse del sol

Aun así, los expertos recomiendan su utilización para proteger de la radiación solar y reducir el riesgo de cáncer. 

Noticias relacionadas

Las cremas de protección solar son un pilar clave en la batalla de la prevención contra el cáncer de piel, sobre todo en el caso del virulento melanoma. Teóricamente, las sustancias químicas usadas en dichas cremas no deberían traspasar las diferentes capas de la piel humana, y realizar un efecto local. Sin embargo, un nuevo estudio concluye que las cosas no son como se pensaba.

Según el nuevo trabajo, a cargo de los investigadores de la Foods & Drugs Administration (FDA) de los Estados Unidos, y publicado recientemente en la revista JAMA, al menos cuatro ingredientes activos de las cremas solares podrían llegar al torrente sanguíneo en niveles suficientemente elevados como para tenerlos en cuenta.

A pesar de estos resultados, los expertos en cáncer sugieren que será necesaria más investigación al respecto, pero por el momento no aconsejan interrumpir el uso de las cremas de protección solar, ya que se desconoce si realmente las concentraciones de estas sustancias que llegan a la sangre serían suficientemente elevadas como para provocar daños a los seres humanos.

Los componentes de la crema solar llegan a la sangre

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores analizaron la sangre de 24 individuos adultos, a los cuales dividieron en cuatro grupos, comprobando un tipo de protección solar diferente en cada uno de los grupos: loción, crema y dos tipos de aerosoles. Cada grupo se aplicó la fórmula en un 75% del cuerpo hasta cuatro veces al día, durante cuatro días.

Así mismo, se realizaron análisis de sangre regularmente, examinando las concentraciones de cuatro productos químicos clave que se incluyen en este tipo de cremas o lociones de protección solar: avobenzona, oxibenzona, octocrileno y ecamsula. Y, tras un solo día de administración de protección solar, en todos los participantes se pudo objetivar una concentración de 0.5 ng/ml o superior de todos los ingredientes, independientemente del tipo de formulación usado. 

Aunque el umbral del estudio fueron estos 0.5 ng/ml, esto no implica que concentraciones superiores a dicho umbral sean peligrosas. Dicho umbral ha sido sugerido por la FDA para actualizar los requisitos de los productos de protección solar en Estados Unidos como punto de partida para realizar pruebas más exhaustivas, pero nada más.

Así mismo, como puntualizan los autores del trabajo, detectar estas concentraciones en sangre no sugiere que el uso de protección solar sea algo inseguro. Tan solo se trata de datos preliminares de un estudio con un número escaso de participantes. Además, el volumen de protección solar utilizado para el estudio es excesivo en comparación al que se suele usar comúnmente por un individuo, aunque sí se siguieron los niveles de aplicación recomendados. Sin embargo, la mayoría de las personas suelen usar la mitad o menos de la cantidad recomendada y en una única ocasión, y no cuatro veces al día.

Limitaciones del estudio y preocupación

Por otro lado, además de la cantidad de protección solar utilizada, existen otras limitaciones en el estudio a tener en cuenta. Por ejemplo, el hecho de que el estudio se realizase en interiores, sin calor, luz solar ni humedad, factores que podrían alterar la absorción real de los productos químicos mencionados.

Por otro lado, la preocupación en la comunidad científica ha ido aumentando progresivamente. Si bien es cierto que los investigadores han puntualizado en diversas ocasiones que sus resultados no aconsejan cesar el uso de protección solar, los expertos en cáncer creen que este estudio puede causar confusión, provocando que algunas personas dejen de usar dicha protección. Por el momento no se sabe si los niveles de sustancias químicas detectados son peligrosos para la salud humana, pero tampoco sería aconsejable cesar absolutamente el uso de la protección solar, un hecho que sí se sabe que tiene beneficios preventivos frente al cáncer de piel y, hasta el momento, habría demostrado seguridad.

Por el momento, será necesaria más investigación al respecto para determinar si las concentraciones de sustancias químicas son peligrosas o no.

[Más información: El Sol será una estrella de cristal en 10.000 millones de años]