Sándwich de mantequilla de cacahuete.

Sándwich de mantequilla de cacahuete. Gtres

Salud Trasplantología

El extraño caso del pulmón donado que volvió alérgica a su nueva dueña

Desarrollar una alergia tras un trasplante, especialmente si es de pulmón, es un caso extremadamente raro.

La mantequilla de cacahuete es un tipo de pasta para untar muy popular en los países anglosajones, especialmente en Estados Unidos. Y también se puede encontrar hoy en día en España, popularizada por innumerables películas y series. Aunque parezca evidente, no está de más subrayar que es un producto prohibido si se sufre alergia al cacahuete, altamente calórico y con propiedades nutricionales tan escasas como las de la mantequilla de toda la vida.

Los casos más graves se producen cuando la alergia a la también llamada crema de maní  sobreviene sin más, como le ocurrió a una mujer de 53 años en California. El problema en este caso fue que la mujer jamás había sufrido alergia a ningún ingrediente de la mantequilla de cacahuete, pero el donante de su trasplante de pulmón sí era alérgico.

En este caso, según el informe publicado en Transplantation Proceedings, la mujer precisó un trasplante de pulmón por sufrir enfisema pulmonar, una condición que puede llegar a destruir parcial o totalmente el pulmón. El tabaquismo y la enfermedad pulmonar crónica (EPOC) son sus principales causas. El órgano trasplantado procedía de un joven de 22 años.

Inicialmente, según el Dr. Mazen Odish, autor principal del informe, la mujer evolucionó adecuadamente tras someterse la operación. Sin embargo, el día anterior a su cita de control en el hospital, la mujer empezó a sufrir síntomas de dificultad respiratoria y opresión en el pecho.

Se descartaron todas las causas sospechosas de producir dichos síntomas, y los médicos seguían perplejos hasta que la mujer mencionó que se había sentido mal inmediatamente después de comer un sándwich de mantequilla de cacahuete y mermelada. Se sospechó de una alergia alimentaria, aunque la mujer no experimentó ningún otro síntoma más allá de la dificultad para respirar.

Dado que la mujer jamás había sufrido ninguna alergia, los médicos que la atendieron contactaron con la unidad de trasplantes, con el objetivo de conocer las posibles alergias de su donante, y descubriendo que este sí era alérgico a esta legumbre -que no fruto seco.

Según Odish, este caso es extremadamente raro, pero no imposible. De hecho, existen solo cuatro o cinco casos similares en la literatura médica actual. Según Odish, lo que habría ocurrido es que los receptores del trasplante pulmonar también habrían adquirido la alergia alimentaria del donante en cuestión, lo que daría lugar a que la paciente "se contagiase" de dicha alergia.

Casos muy, muy raros

Hasta el momento, según los autores del informe, se han descrito casos de alergias adquiridas tras un trasplante en casos de hígado, riñón, pulmón, médula ósea, corazón y riñón. Pero aún así son casos muy raros.

Además, se sabe que no todos los receptores de trasplantes que obtienen un órgano de un donante alérgico a algo acaban desarrollando dicha alergia. No todos los órganos tienen los mismos receptores y la misma sensibilidad, pero es posible que dicha alergia se desarrolle en días o incluso meses después.

En los niños y los receptores de trasplantes de hígado, por ejemplo, es más probable desarrollar alergias alimentarias similares a los donantes que en cualquier otro órgano. Así mismo, se ha sugerido que el tratamiento posterior con tacrolimus, un fármaco que suprime el sistema inmune tras un trasplante, lo vuelve más probable. Y precisamente en este caso, la mujer sí lo tomó.

Más tarde, las pruebas cutáneas confirmaron que la paciente también había desarrollado alergia a algunos frutos secos, como las almendras, anacardos y avellanas, además de otros alimentos como el coco. Por tanto, se le aconsejó evitar todos estos alimentos y se le recetó adrenalina por si sufría algún caso grave de alergia en el futuro.

Finalmente, el Dr. Odish también sugiere que estas alergias post-trasplante pueden llegar a desaparecer con el tiempo, por lo que no se sabe si en este caso sería algo permanente. Por tanto, esta mujer seguirá sometiéndose a pruebas cutáneas de alergia durante un tiempo, con el objetivo de saber si llega a desarrollar tolerancia a los alimentos anteriormente mencionados.

[Más información:  El caso del hombre que desarrolló una extraña alergia a las pieles de cebolla]