Dramatización de cómo se intoxicó la mujer / Chubbyemu.

Dramatización de cómo se intoxicó la mujer / Chubbyemu.

Salud Dietas de riesgo

Una mujer, en estado crítico tras beberse un litro de salsa de soja para hacer 'detox'

Noticias relacionadas

Las dietas milagro, por su mero nombre, ya suelen despertar el escepticismo de muchos. Sin embargo, siguen siendo excesivamente populares a día de hoy. Eso supone un riesgo para la salud considerable, tanto si se siguen a largo como a corto plazo.

Algo así le sucedió a una mujer estadounidense de 39 años, según relata el canal especializado en información médica Chubbyemu. En este caso, la paciente ingirió más de un litro de salsa de soja de golpe para realizar una presunta "dieta extrema" de "detoxificación de choque". Aquello terminó por provocarle graves daños cerebrales.

Según el vlogger, especialista en casos médicos insólitos, la mujer acudió a una sala de emergencias del Distrito Médico de Illinois con síntomas de grave y rápido deterioro cognitivo. Según sus familiares, la paciente había ingerido un litro de salsa de soja ese mismo día.

Para hacernos una idea rápida, por cada 100 g de soja hay hasta 5.493 mg de sodio. Y un litro de soja pesa 1.200 g, lo cual significa que la mujer consumió 66 gramos de este elemento químico el mismo día. Según los estudios, el mero hecho de consumir 25 gramos de sodio de una sola vez puede implicar la muerte.

Pero la historia no termina aquí. Según el divulgador, la paciente, "CG", sufría algunos antecedentes médicos a tener en cuenta: llevaba consumiendo tan solo pescado enlatado y pan blanco desde hacía seis meses, y había perdido más de 11 kg en tres semanas. Además, había sido dada de alta de un hospital psiquiátrico a raíz de un trastorno de esquizofrenia paranoide resistente al tratamiento médico.

El mismo día que CG consumió la salsa de soja empezó a notar palpitaciones, pero no bebió agua porque temía, como confesaría después, que el "Gobierno" la hubiese "envenenado". Empezó a tropezar, perdió la capacidad de hablar correctamente y, finalmente, el conocimiento. Durante su traslado al hospital en ambulancia sufrió una parada cardíaca que pudo ser recuperada. A su llegada a urgencias, el diagnóstico fue el de hipernatremia grave aguda.

Hipernatremia, un grave y letal trastorno

La hipernatremia es un trastorno de los iones sanguíneos. Aunque existen varios tipos de sustancias fisiológicas fluyendo en el plasma sanguíneo, existen dos iones en concreto cuyo desequilibrio puede desembocar una emergencia: el sodio (Na) y el potasio (K). Aunque el primero de ellos puede solucionarse con los fluidos adecuados, una alteración del potasio puede provocar alteraciones cardíacas.

En este caso, CG sufría una hipernatremia grave, es decir, un exceso de sodio en sangre tras consumir la salsa de soja. Se trata de una situación inversa a la conocida hiponatremia del corredor: durante las carreras, los participantes poco entrenados suelen beber un exceso de agua que el cuerpo no sabe contrarrestar, dando lugar a una disminución del sodio en sangre por exceso de agua sin iones. En este caso, CG consumió un exceso de sodio que no contrarrestó con agua.

Por ello, CG recibió como tratamiento un suero especial: suero glucosado al 5%, es decir, "agua azucarada", un líquido cuya concentración de iones es más baja que la de los líquidos sanguíneos. Existen otros tratamientos, como el suero hipotónico 0.45%, el cual contiene menos sodio que el plasma sanguíneo de forma natural.

En ambos casos, dichos sueros buscan contrarrestar la situación que vivía CG: sus células digestivas empezaron a expulsar agua automáticamente para contrarrestar el exceso de sodio y equilibrar la situación. Cuando dicho exceso supera los límites del propio organismo humano, se llega a una deshidratación que puede llegar a ser letal. Cuando dicha deshidratación afecta al cerebro (algo común en las hipernatremias graves), el desenlace puede ser fatal.

Tras el tratamiento, la paciente comenzó a estabilizarse y llegó a recuperar la conciencia a los cuatro días de ser ingresada en el hospital. Sin embargo, no pudo mover las extremidades, y continuaba con dificultades para hablar y tragar: había sufrido un daño cerebral extenso a nivel del tronco cerebral, una mielinólisis central pontina.

Cuando CG empezó a recuperarse, reveló a los médicos que dentro de sus delirios paranoicos creyó que el Gobierno la estaba envenenando con sustancias en la comida y el agua para el control mental, y encontró por Internet que podía "desintoxicarse" si bebía salsa de soja como antídoto.

[Más información: Por qué tomar zumos detox durante un día no me ha servido para nada]