El cuadro 'El nacimiento de Venus', de Botticelli.

El cuadro 'El nacimiento de Venus', de Botticelli.

Salud

La última víctima del síndrome de Stendhal: un infarto delante de un Botticelli

Noticias relacionadas

El pasado sábado sucedía una tragedia en uno de los lugares que más belleza acumula del mundo, la Galería de los Uffizi de Florencia. Un turista italiano de visita en el museo se empezó a sentir mal justo mientras contemplaba El nacimiento de Venus, el cuadro que Botticelli pintó en el siglo XV para representar cómo la diosa Venus emergía del mar. 

El hombre estaba sufriendo un infarto, pero la suerte hizo que cuatro médicos romanos se encontraran visitando la pinacoteca a la vez; uno de ellos, cogió con prestancia el desfibrilador automático -un aparato para aplicar descargas eléctricas y restablecer el ritmo normal del corazón- mientras desde el museo llamaban al 118, el teléfono de emergencias en Italia. 

El varón se salvó, pero el evento no llamó demasiado la atención del director de la galería, Eike Schmidt, que dedujo lo que había pasado: el hombre era la última víctima del Síndrome de Stendhal, un fenómeno que lleva el nombre del escritor francés del siglo XIX que describió las palpitaciones, el miedo a caer y "una especie de éxtasis" después de ver la "belleza sublime" de la Basílica de la Santa Croce, también en Florencia.

La enfermedad fue nombrada por una psiquiatra italiana, Graziella Magherini, quien recogió 106 casos en Florencia entre 1977 y 1986. Los síntomas pueden ir desde mareos hasta desmayos y alucinaciones. Los hospitales de Florencia están acostumbrados a la dolencia y los guardias de los Uffizi tienen dos desfibriladores.

Schmidt dijo que en 2016 un hombre tuvo un ataque epiléptico frente a la Primavera de Botticelli, y que este año un visitante se desmayó abrumado por la belleza de la Medusa de Caravaggio. "Esta es la prueba: el arte influye en la realidad", dijo.