Vanellope, antes de la operación y junto a sus padres al recibir el alta.

Vanellope, antes de la operación y junto a sus padres al recibir el alta.

Salud Neonatología

La primera bebé que nace con el corazón fuera y vive, dada de alta en Inglaterra

Tiene un primer nombre juguetón, Vanellope, y un segundo que atestigua su lucha por la vida desde el momento en el que llegó al mundo: Hope (Esperanza). La pequeña fue diagnosticada con un trastorno gestacional denominado 'ectopia cordis', que provoca que el corazón se desarrolle fuera de la cavidad torácica. Ocurre en muy pocos casos por cada millón de gestaciones y su desenlace más frecuente es la interrupción del embarazo.

Sin embargo, el feto no mostró ningún tipo de anormalidad genética cuando sus padres, Naomi Findlay y Dean Wilkins, recurrieron a un análisis de sangre por lo privado. Sabedores que su pequeña tenía menos de "un 10%" de posibilidades de salir con vida, se pusieron en manos de los cirujanos del Glenfield Hospital de Leicester (Reino Unido) para tratar de conseguir lo imposible: sacar adelante a un nenoato con este trastorno por primera vez en el país.

Vanellope Hope Wilkins nació el pasado noviembre mediante cesárea, y fue operada inmediatamente por primera vez. La operación estuvo dirigida por la doctora Frances Bu’Lock, que también diseñó el instrumental que mantuvo hidratado el corazón de la bebé mientras era intervenida. "No sabíamos ni siquiera si iba a ser capaz de respirar por sí misma fuera del vientre"- rememora la especialista. "Cuando Vanellope empezó a llorar, virtualmente toda la sala de operaciones lloró con ella".

Las siguientes operaciones han consistido en agrandar el orificio en el pecho de la niña y permitir que la gravedad coloque el órgano en su sitio por su propio peso. El agujero ha sido recubierto ahora con la piel, y el siguiente reto es el de reconstruirle un esternón, ya que Vanellope nació sin él. Mientras tanto, lleva un corsé especial diseñado en 3-D para que proteja su corazón como haría su caja torácica.

Aunque incómodo, el instrumental permitirá a la bebé irse a casa con sus padres por primera vez desde que nació hace casi un año. "Todavía sigo pensando en lo que podría haber pasado el primer día, cuando ella nació" -confiesa Naomi. "Eso es lo que me ha permitido seguir adelante, saber todo lo que ella ha luchado por estar aquí entra nosotros".