Una ensalada de McDonald's.

Una ensalada de McDonald's.

Salud Alimentación

Más de 500 personas con diarreas por unas ensaladas contaminadas de McDonald's

McDonald’s se encuentra desde hace un mes en el ojo del huracán. Según la FDA (la Administración de Alimentos y Medicamentos del gobierno de Estados Unidos), las ensaladas del gigante norteamericano de comida rápida son las causantes de un brote de ciclosporiasis, una enfermedad intestinal causada por un parásito microscópico llamado Cyclospora, que ha afectado desde el pasado mes de julio a un total de 507 personas y que han sufrido fuertes diarreas líquidas y vómitos.

Los primeros casos de ciclosporiasis fueron detectados por las autoridades sanitarias entre el 20 de mayo y el 21 de julio, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Fue entonces cuando se pudo confirmar que la lechuga romana que incluían algunos lotes de ensaladas de McDonald’s estaba contaminada con Cyclospora.

"Por precaución hemos decidido voluntariamente dejar de vender ensaladas en los restaurantes afectados, hasta que podamos reemplazar al proveedor de lechuga utilizaba", aseguraba la cadena a través de un comunicado firmado por su portavoz Terri Hickei. Según la empresa, en aproximadamente 3.000 restaurantes del Medio Oeste, en el norte central del país, y centros de se habían retirado las mezclas de ensalada a la venta.

Desde entonces, los casos no han hecho más que aumentar. La FDA ha reportado episodios de ciclosporiasis por lechuga contaminada en un total de 15 estados además de en la ciudad de Nueva York. "La evidencia epidemiológica indica que las ensaladas compradas en los restaurantes McDonald’s son una fuente probable de estas infecciones. La investigación está en curso, y la FDA está trabajando para determinar las fuentes de los ingredientes que eran comunes a las ensaladas servidas en McDonald’s", apunta fuentes de la CDC a CNN.

El parásito Cyclospora provoca una enfermedad intestinal que se caracteriza por fuertes diarreas y que puede llegar a prolongarse durante todo un mes. Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, el parásito, además de diarreas, puede llegar a provocar falta de apetito, pérdida de peso, y cólicos estomacales. La enfermedad puede incubarse durante toda una semana y hacer su aparición días después.