Una mujer embarazada durmiendo de lado.

Una mujer embarazada durmiendo de lado. Archivo.

Salud Gestación

Si estás embarazada, duerme de costado: boca arriba, puedes dañar al feto

La posición supina incrementa en 2,3 el riesgo de dar a luz un bebé muerto, aunque éste sigue siendo muy bajo en términos absolutos. 

Noticias relacionadas

Siempre que sea deseado, un embarazo es una de las experiencias más bonitas que puede afrontar una mujer a lo largo de su vida. Sin embargo, también es una etapa delicada, en la que es muy importante tomar una serie de precauciones esenciales para que el bebé en camino nazca fuerte y sano.

Uno de los factores más conocidos es la dieta, pero también deben tenerse en cuenta otros muy diferentes, como la postura durante el sueño.

De hecho, un estudio publicado recientemente en The International Journal of Obstetrics and Gynecology  establece que dormir boca arriba durante las últimas semanas de embarazo puede generar un riesgo más de dos veces mayor de muerte del feto que dormir de lado. Sus responsables son un equipo de investigadores de la Universidad de Manchester y, si bien no han podido establecer las causas exactas del fenómeno, señalan que son datos suficientemente relevantes como para tenerlos en cuenta.

Dormir de lado, mejor para el feto

Estudios anteriores ya habían establecido una relación entre la muerte fetal y la postura de sueño de las embarazadas. Sin embargo, todos ellos se habían realizado con una cantidad muy baja de participantes, por lo que sus resultados no podían considerarse determinantes.

Por eso, la gran importancia de este estudio reside en que se ha llevado a cabo a partir de los datos de 1.024 mujeres, cuyos embarazos fueron tratados en 41 hospitales de todo Reino Unido.

De todas ellas 291 dieron a luz a un bebé muerto, mientras que las 733 restantes sí que parieron niños vivos. Las causas de estas muertes eran muy variadas, pero tras comprobar cómo dormían las madres durante el embarazo se observó que el 3’7% de los casos de muertes se podían relacionar con dormir boca arriba a partir de la semana 28.

Por otro lado, este vínculo no se ve afectado por otros factores, como la duración total del embarazo, la edad de la madre o el peso del bebé. Es por esto que los resultados deben tenerse en cuenta, a pesar de no saberse las causas exactas.

Varias hipótesis, un consejo

Entre las muchas hipótesis que se barajan, una de las más contempladas por los responsables del estudio es que al dormir boca arriba el útero presione los vasos sanguíneos que suministran oxígeno al bebé.

Ya sea por ese o por otro motivo, ya se ha empezado a hacer llegar la información a las embarazadas, avisándolas de la necesidad de dormir de lado.

De todos modos, también se evita que no cunda el pánico y que si una mujer despierta a media noche durmiendo boca arriba no se desespere por estar haciendo daño a su hijo. Simplemente se recomienda que actúen cuando aún están despiertas, colocándose de lado, con cojines detrás de su espalda, que impidan que  se giren durante la noche. Si aun así se despertaran mirando hacia arriba, sólo tienen que volver a colocarse de lado, manteniendo la calma. Al fin y al cabo, por hacerlo una sola vez el peligro no sería muy grande, pero sí podría ser preocupante si se toma como costumbre.

Con esta información los futuros papás tienen una herramienta más para velar por la llegada al mundo de sus bebés. Y esa sin duda es una noticia excelente.