Un pequeño devorador de plátanos.

Un pequeño devorador de plátanos. Gtres

Salud Nutrición

El plátano es fenómenal, pero cómete los verdes, los pasados y hasta la piel

Prevenir enfermedades, levantar el ánimo o mejorar la vista son algunos de los efectos de esta fruta.

Noticias relacionadas

El plátano es una de las frutas más consumidas en todo el mundo. Su sabor dulce, la comodidad con la que se pela o su versatilidad para hacer todo tipo de recetas son algunos de los factores que lo convierten en la base de la alimentación para millones de personas de todo el mundo, cuando no uno de los postres favoritos.

Más allá de sus bondades gastronómicas, es una fruta cuyos beneficios van desde el nivel nutricional a la prevención de enfermedades. Lo cierto es que nuestros hábitos occidentales a la hora de consumirlo hacen que no le saquemos todo el potencial.

Bueno para adelgazar

Algunas personas temen comer mucho plátano por miedo a que su alto contenido en azúcares les ayude a engordar. Sin embargo, si la ingesta es limitada, se obtiene el efecto contrario; una sensación de saciedad que contribuye a evitar los antojos, con el consiguiente beneficio para las dietas de pérdida de peso.

Ayuda a fortalecer el sistema inmune

Aunque los plátanos muy maduros a veces resultan desagradables a la vista y el tacto, no deben ser menospreciados. Según un estudio de 2009, las piezas con más manchas oscuras potencian el papel de los glóbulos blancos en la defensa del organismo.

Verdes también son buenos

Pero no sólo los plátanos más oscuros resultan beneficiosos para la salud. Los que aún se encuentran muy verdes se asocian al control de problemas gastrointestinales como úlceras y diarreas e incluso a la reducción del colesterol y la presión arterial.

Un buen remedio para la depresión

Los plátanos tienen un alto contenido en triptófano, un aminoácido que actúa como precursor de la serotonina, por lo que tienen un papel muy importante en la mejora del estado de ánimo y el tratamiento de la depresión.

Además, también es precursor de la melatonina, por lo que resulta beneficioso para conciliar el sueño en personas con problemas de insomnio.

Contribuye a fortalecer los huesos

El contenido en calcio del plátano no es especialmente alto, pero sí que es cierto que ayuda a que el organismo lo absorba de otros alimentos, por lo que su consumo ayuda a tener unos huesos más fuertes.

Bueno para la vista

Aunque el vegetal más comúnmente vinculado a la salud visual es la zanahoria, el plátano también tiene unos niveles significativos de vitamina A. Así, ayuda a prevenir problemas de visión como la degeneración macular.

Beneficioso para el corazón

El plátano tiene altos niveles de potasio pero muy bajos de sodio, de modo que contribuye a tener una salud cardíaca plena.

Además, un estudio reciente de la Universidad de Alabama demostró que el potasio ayuda a mantener las arterias flexibles, evitando posibles colapsos vasculares.

Mejor que una bebida isotónica

En 2012 un equipo de investigadores españoles llevó a cabo un estudio en el que comparaban el rendimiento de un grupo de atletas, según si después del ejercicio reponían fuerzas con una bebida isotónica o con plátano y agua.

Curiosamente, los altos niveles de serotonina y dopamina favorecidos por el consumo de plátanos mejoraron claramente el rendimiento de los que lo tomaron, por encima de los que recurrieron a la típica bebida para deportistas.

Prevención del cáncer de riñón

Según un estudio sueco publicado en 2005, las mujeres que toman plátanos de forma regular tienen una probabilidad menor de padecer cáncer de riñón que las que no lo hacen.

Sobresale en este sentido por encima de esta fruta ya que posee un contenido muy alto de compuestos fenólicos antioxidantes.

Posee inconvenientes, pero sólo si se abusa

Como con casi todo en esta vida, abusar de los plátanos no es bueno. Y es que su alto contenido en vitaminas y minerales, que a dosis normales resulta muy beneficioso, a dosis muy altas puede dar lugar a problemas de salud.

Además, los aminoácidos que contiene propician una dilatación de los vasos sanguíneos que en primera instancia resulta beneficiosa, pero en altas cantidades puede dar lugar a dolores de cabeza.

En otro extremo estarían los problemas dentales que se podrían desencadenar si no se tiene una higiene bucal adecuada para los altos niveles de azúcar que contiene esta fruta.

Comer plátanos para tener hijos varones

Según un estudio de la Royal Society en el que se analiza la posible influencia de la dieta de las mujeres en el sexo de sus hijos, las mujeres que toman plátanos antes del embarazo tienen una mayor probabilidad de concebir hijos varones.

Puede que sea una simple casualidad, pero no deja de ser un dato curioso.

Se puede (y se debe) comer con cáscara

Aunque para muchos comer la piel del plátano puede parecer algo impensable, en realidad esta parte de la fruta es muy nutritiva, por su alto contenido en magnesio, vitaminas B6 y B12, potasio, fibra, proteínas, carotenoide y polifenoles.

Se puede comer tanto cocinada como cruda o licuada, pero en todo caso se debe lavar cuidadosamente, ya que puede contener restos de pesticidas u otros tóxicos.

Se han encontrado evidencias de la existencia de plantaciones de plátano ya en el año 8.000 antes de Cristo. Y si ha llegado hasta nuestros días con la popularidad que tiene en todo el mundo, por algo será.