Antonio Carmona, en la presentación de su disco 'Obras son amores'

Antonio Carmona, en la presentación de su disco 'Obras son amores' GTRES

Salud Casos insolitos

La extraña infección que ha llevado al coma a Antonio Carmona tras un implante

La septicemia después de este frecuente procedimiento dental sólo se da en uno de cada 10.000 casos y es fácilmente prevenible. 

Ainhoa Iriberri

La hospitalización del cantante Antonio Carmona presuntamente tras la colocación de unos implantes es una situación extremadamente rara, según explica a EL ESPAÑOL el director médico de la clínica CIRO (acrónimo correspondiente a Centro de implantes, rehabilitación oral y ortodoncia), Vicente Jiménez.

El especialista reconoce que "existen casos de septicemia -infección generalizada- tras este proceso", pero que se trata de algo excepcional. Tanto, que cifra la incidencia de este problema en "como mucho" uno de cada 10.000 casos. Cuando se da una infección generalizada, comentan fuentes médicas a este diario, se puede producir un distress respiratorio que requiera de ventilación mecánica, con el paciente anestesiado.  

El dentista reitera que la colocación de implantes es un procedimiento extremadamente seguro aunque, eso sí, es importante que el paciente siga las indicaciones del profesional que lo va a llevar a cabo, y que escoja bien dónde hacerlo. 

Jiménez subraya que hay una serie de factores que influyen en la aparición de este gravísimo efecto adverso. "Es muy importante la calidad del implante, el material que se utiliza; existen casas de prestigio que te dan una seguridad importante pero, por supuesto, son caras", comenta a este diario. 

Otra circunstancia que influiría también en la posible aparición de septicemia es la esterilización, una parte fundamental del proceso. "Todos los componentes deben estar en bolsas cerradas aisladas con las que te asegures que no hay contaminación", destaca el experto. 

La profilaxis con antibióticos es también un aspecto clave en la prevención de este problema. "Normalmente basta con la administración de una dosis oral alta antes de la operación, de forma que nos aseguremos que, si sucede algo, el organismo está preparado para defenderse: con estos fármacos también prevenimos problemas de inflamación y pericarditis, que afectarían al corazón", resume Jiménez. 

Estos mismos medicamentos, junto con antiinflamatorios, también se prescriben tras la colocación de los implantes. "Por supuesto, el paciente se los tiene que tomar y hay veces que eso no sucede", comenta el especialista. 

Jiménez concluye afirmando que "no hay enfermedades, sino enfermos", refiriéndose con ello a que existen otras circunstancias que escapan al profesional y que también pueden afectar a la aparición de una septicemia, como su propia biología o el estado de su sistema inmunológico