Una pareja a la que sí le va bien en la cama.

Una pareja a la que sí le va bien en la cama. GTRES

Salud Sexología

La pasión sexual en las mujeres dura un año con su pareja: se aburren antes

La falta de competencia sexual, haber estado embarazada durante el último año o tener niños pequeños se encuentran entre los principales motivos.

Noticias relacionadas

La vida en pareja es el ideal de felicidad que la sociedad ha impuesto y al que la mayor parte de las personas aspiran. Sin embargo, la convivencia trae consigo toda una serie de problemas que no todas las parejas son capaces de sortear. De hecho, según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en los últimos 15 años el número de divorcios se ha triplicado en nuestro país. Los motivos que subyacen son diversos, pero uno de los más habituales suele ser la falta de sexo.

Un estudio llevado a cabo por investigadores de distintas universidades británicas ha analizado cuáles son los factores que llevan al hombre y a la mujer a perder el apetito sexual durante las relaciones de pareja. Las conclusiones, que acaban de ser publicadas en la revista British Medical Journal (BMJ), no dejan de ser llamativos.

Según los resultados de esta investigación, tanto ellos como ellas experimentan una pérdida del apetito sexual después de estar al menos un año con sus parejas o convivir con ella. Sin embargo, son las mujeres las que son más propensas a perder el interés por el sexo. En concreto, un 34% de ellas admitieron perder la libido durante este periodo de tiempo por sólo un 15% de los varones encuestados. Así, en los hombres, esta falta de apetito fue más acentuada entre los 35 y los 44 años; y en las mujeres, entre los 55 y los 64. La menopausia, según los investigadores, no fue un factor decisivo en este último caso.

La "falta de competencia"

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores del Centro de Investigación en Salud Sexual de la Universidad de Southampton (Reino Unido), encabezados por Cynthia A. Graham, se valieron de las respuestas de 4.839 hombres y 6.669 mujeres de entre 16 y 74 años que participaron en la Encuesta Nacional de Actitudes y Estilos Sexuales.

El estudio apunta que son las mujeres las que llegan a aburrirse antes de sus relaciones sexuales, a veces durante los seis primeros meses. La falta de competencia sexual de la pareja, haber estado embarazada durante el último año o haber tenido uno o más niños pequeños se encuentran entre los principales motivos para ello. Así, según este trabajo, las mujeres que habían tenido varias parejas durante el último año eran menos propensas a perder el apetito sexual.

Además de los factores que diferencian a ambos géneros, también encontraron algunos que tanto hombres como mujeres tenemos en común. Según estos investigadores británicos, la falta de comunicación, los bajos estados de ánimo, la monotonía o la falta de conexión durante el sexo son las principales causas que esgrimen hombres y mujeres para justificar su falta de interés.

En muchas parejas, el cuidado de los niños suele recaer en las madres. Esto, según los investigadores, podría además "desencadenar el estrés diario que parece afectar al funcionamiento sexual en las mujeres más que en los hombres".

Pero, ¿se puede remontar el vuelo?

Pese a que los psicólogos que han llevado a cabo este trabajo no apuntan posibles soluciones para abordar los déficits sexuales que se dan en una pareja, sí que señalan algo que suele ser el mejor de los antídotos: la comunicación.

"Nuestros hallazgos muestran la importancia del contexto de la relación en el deseo sexual, tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, en estas en particular, la calidad, la duración de la relación y la comunicación con sus parejas son importantes en su experiencia de interés sexual", se puede leer en el artículo.

Según Cynthia A. Graham, los resultados de este estudio podrían ayudar a tratar la falta de deseo sexual tanto en hombres como en mujeres a través de otros medios que no impliquen el consumo de fármacos con importantes efectos secundarios. "En el contexto de aprobación reciente de la flibanserina (un medicamento para tratar la falta de deseo sexual en la menopausia), estos hallazgos son relevantes para el debate actual acerca de si la búsqueda de una solución farmacéutica para los problemas sexuales de las mujeres es una meta factible", finaliza el estudio.